Medio Tour, medio sueño amarillo

El “sueño amarillo” de Nairo Quintana lo va portando el campeón Chris Froome pero el Tour de Francia apenas ha cumplido la mitad de su recorrido y los días que vienen invitan a Nairo Quintana a confiar en que llegará a París en lo más alto del podio.

Es cierto que por un descuido se perdieron 23 segundos el sábado en los Pirineos tras el ataque sorpresivo de Froomy en el descenso del Col de Peyresourde hacia Bagnères de Luchon. Pero los Pirineos tradicionalmente no han sido el fuerte de los colombianos.

De las 14 victorias colombianas en el Tour, únicamente Oliverio Rincón en 1993 en Andorra y Félix Cárdenas en 2001 en Ax 3 Domaines, coronaron en sus cimas. El territorio predilecto de los escarabajos son los Alpes, en los que se definirá la carrera en la tercera semana.

Las dos estrellas del Tour cierran la mitad del Tour con mínima diferencia

Ahora ha llegado el descanso esperado y necesario después de 1.769.5 kmts recorridos -más de la mitad del Tour que tiene 3.535- y nueve etapas en las que no ha habido realmente ataques de los favoritos sino una tarea de demolición por parte de sus equipos que ya cobró las primeras víctimas importantes: Alberto Contador (abandonó desgastado por dos caídas), Vincenzo Nibali (bajo de forma trás el Giro d’Italia) y Thibaut Pinot (exceso de kilometraje), mientras que deja “tocados” a otros llamados al Top-10 y el podio.

Como le comenté a mi gran amigo y colega experto en ciclismo, Pablo Arbeláez, quien durante más de 30 años fue el redactor estrella de ese deporte en el diario El Colombiano de Medellín, a estas alturas en 2015 Nairo perdía 1.59″ debido al corte y los ábanicos en la segunda etapa en el mar del Norte, en las planicies holandesas de Zelanda. Froome le dió un zarpazo inesperado en la décima etapa -trás el primer día de descanso- en La Pierre Saint- Martin al comenzar los Pirineos y aumentó su diferencia a 3.09″. Al final de los Alpes, Nairo perdió el Tour por 1.12″. En ellos le descontó casi dos minutos.

Pero esta vez las condiciones en las que llega Nairo a la segunda parte del Tour son más favorables, con menor desgaste y quedan por delante más de 850 kilómetros de montaña, de ellos dos terceras partes a través de los Alpes.

En Andorra esperando el Mont Ventoux

Después de la granizada infernal del domingo, que ayudó a decantar la carrera y exigió varias veces a Chris Froome trás los repetidos ataques del irlandés Dan Martin y de su amigo Richie Porte (más en ayuda que rivalizando con él), los principales favoritos están cada vez más claros: Chris y Nairo. Los demás, tienen una tárea muy ardua para desequilibrar a las dos estrellas del Tour y buscarán el podio.

Hay que recordar que el año pasado el descanso fue antes de la gran montaña y después de la contra-reloj. En 2016 es después de los Pirineos y en altura. El año pasado el descanso fue en Pau, a 200 metros sobre el nivel del mar y a 100 kmt del océano atlántico, después de un largo transbordo en avión hasta los pirineos.

El mítico Mont Ventoux será de nuevo definitivo en el Tour

No olvidemos que esos largos transbordos en avión o en tren pesan fisiológicamente en los ciclistas y a veces los descompensan. Este año el Tour es continuo, y eso es una ventaja. El único transbordo será de Morzine -el sábado 23 cuando se habrá definido el Tour- a Chantilly para el paseo de la victoria a Paris el domingo y ese no afectará.

El primer descanso es en cambio en Andorra, que tiene la capital más alta de Europa (Andorra la Vieja) a 1.023 metros de altura, en plenos pirineos, sin neutralización previa y con la perspectiva de una etapa siguiente en bajada y relativamente plana.

Sigo creyendo que el “gigante de Provenza”, el Mont Ventoux (después de más de 520 kilómetros casi planos entre martes y jueves) y la contra-reloj al día siguiente (viernes 16) serán claves porque habrá que dosificar fuerzas en los ataques. Al mismo tiempo se sabrá quienes tienen piernas para la tercera semana y la batalla alpina por el Tour.

Serán 60 kilómetros muy definitivos, los 22 desde la base del Ventoux a su cima y contra el viento Mistral y los 37,5 de la contra-reloj a La Caverne du Pont d’Arc. De allí en adelante se sabrá quienes son los verdaderos gallos. Nairo tiene una revancha pendiente con Froome en el Ventoux y tendrá que saber atacar y aprovechar que no es el único que quiere destronar al británico. Según se salga de esas dos etapas, el panorama estará más despejado.

En el tablero de ajedrez del Tour, Nairo está corriendo en desventaja, con menos peones y alfiles que Froome. Por ello no debe apresurarse a vestirse de amarillo. El equipo Sky es más sólido y fuerte que Movistar y su director Sir David Brailsford, se ha mostrado incluso confiadamente desafiante al señalar que los demás equipos deben atacar pero que si ello no ocurre Sky vino a ganar, trabajará para ello y tiene otras sorpresas preparadas.

Baraja reducida

Chris Froome ya atacó. Nairo no lo ha hecho aún y ha reservado sus fuerzas simplemente para responder a las escaramuzas del líder de Sky. Ha corrido el Tour pegado a su rueda y sólo ha parpadeado dos segundos, en los que perdió 23″. Pero al parecer llega más entero, la montaña es su terreno y está ávido de gloria trás 772 días -más de dos años- sin triunfar en una de las tres grandes vueltas. Su última victoria fue el 30 de mayo de 2014 en la contra-reloj en montaña del Giro d’Italia entre  Bassano del Grappa y la Cima Grappa.

El Sky ha trabajado bastante y tendrá que seguir haciéndolo para defender a su líder, y ahora, además de Froome, tiene una segunda carta definida y es colombiana: el debutante Sergio Luis Henao, octavo en la general y totalmente compenetrado con su líder, quien ya dijo que Sergio es la otra opción para victorias y la camiseta amarilla. Pero Geraint Thomas, Mikel Nieve, Mikel Landa y Wouter Poels son escuderos de lujo.

El colombiano Sergio Henao busca el podio y es la segunda carta de Sky

Movistar sólo tiene a Nairo. Alejandro Valverde mostró los síntomas de fatiga luego del Giro y tendrá que trabajar como capitán de campo y punta de lanza para organizar las fichas de la escuadra española; los hermanos Izaguirre, Jesús Herrada y Winner Anacona, quien será clave en los Alpes al lado de Nairo. Winner corre totalmente reservado, a excepción de este domingo en que buscó la etapa en Andorra (al final fue 5°), donde había vencido hace 23 años otro boyacense, Oliverio Rincón, el único ciclista colombiano junto a Luis Herrera, que ha ganado etapas en las tres grandes carreras (Tour, Giro y Vuelta).

Pero Nairo tendrá otros aliados que pueden aportarle; los descartados para la victoria final: Wilco Kelderman (Lotto-Jumbo), el francés Pierre Rolland (Cannondale) con quien trabajó en la etapa clave del Giro d’Italia 2014, y eventualmente en carrera, Tejay Van Garderen (BMC) y Vincenzo Nibali (Astana). Tejay trabajará para el australiano Richie Porte quien atacó en Andorra mientras su líder perdía tiempo en un movimiento que favoreció a su amigo Froome, con quien preparó la pre-temporada en Tasmania.

Los rivales de Froome y Nairo no presentan tanta competencia como pareciera en el papel y según la ajustada clasificación actual con 11 corredores separados por 1.01″. El joven Adam Yates está aún muy verde para una carrera de tres semanas (fue 50 el año pasado en el Tour) y buscará con un equipo débil (Orica) la camiseta blanca para la cual el favorito es el surafricano Louis Meintjes del Lampre (9°) quien fue  décimo en la Vuelta a España el año anterior. Meintjes, a quien olvidé mencionar en mi Blog inicial del Tour, tiene mejor equipo y se muestra incluso más fuerte que el francés Warren Barguil, quien ya ha perdido 2.51″ en la general y casi dos minutos frente al surafricano.

Dan Martín, el tercero en la general, es apenas un buen rodador cuya mejor ubicación ha sido un séptimo lugar en la Vuelta a España 2014. En el Tour siempre ha quedado retirado (33 en 2013, 39 en 2015), no tiene equipo (Ettix) para pelear el título y el podio es difícil. Lo mismo le ocurre al veterano Joaquim “Purito” Rodríguez, quien a pesar de ser consistente, a sus 37 años no tiene tanque para ganar el Tour y probablemente culminará su carrera con podio en las tres grandes vueltas pero sin ganar alguna (subcampeón del Giro 2012 y de la Vuelta 2015 y 3° en el Tour 2013).

El francés Romain Bardet es sexto pero hay un hecho que no debe pasar desapercibido. De todos los favoritos al iniciarse el Tour es el que más días de competencia acumulaba (42) y sin victoria alguna. Ha hecho buenos Tours (6° en 2014 y 9° el año pasado), pero ese kilometraje extra pesará en la tercera semana. Su compatriota Thibaut Pinot (39 días) los está pagando ahora, igual que Tejay Van Garderen (35) y pronto Richie Porte (40 días).

Doble podio colombiano?

Así las cosas, a mi juicio sólo los jóvenes Sergio Henao (Sky) y Fabio Aru (Astana) representan competencia y peligro para Nairo. Para Froome, Sergio es un aliado con grandes posibilidades de podio y seguramente el equipo lo va a reservar para ello. Se ha convertido en la mano derecha del líder y este reconoce gallardamente las posibilidades del antioqueño. Aunque ha mejorado, el punto débil de Henao es la contra-reloj, en la que Nairo muestra verdaderos progresos.

Aru tendrá que atacar en algún momento y mostrar que vino a ganar y que tiene la misma condición física que el año anterior cuando se coronó campeón de la Vuelta a España. Es otro de los que tiene poco rodaje (31 días antes del Tour) y cuenta con Nibali como escudero de lujo, junto al kasajo Tanel Kangert, el español Luis León Sánchez, el italiano Diego Rosa y el tanque noruego Jakob Fuglsang.

El italiano Aru sigue en la baraja de favoritos y puede ser un apoyo para Quintana

A ellos se pueden unir el holandés Bauke Mollema que corre su sexto Tour y acumula tres Top-10: 6° en 2013, 10° en 2014 y 7° el año pasado, y el checo Roman Kreuziger, promovido a líder del Tinkoff trás el abandono de Alberto Contador y quinto en el Tour 2013. Mollema, en el equipo Trek-Segafredo (al que irá Alberto Contador la próxima temporada), sólo cuenta con los veteranos Frank Schleck y Haimar Zubeldía para respaldarlo, mientras Kreuziger tiene apenas al polaco Rafael Majka quien busca la camiseta de la montaña en cerrado duelo con el francés Thibaut Pinot.

Será necesario empezar a trabajar con ataques combinados para debilitar al Sky y destronar su hegemonía y el dominio que muestra. Es el único equipo con suficientes “soldados” fuertes y su maquinaria está aceitada. Froome tiene además una bicicleta especialmente diseñada por Pinarello para la contra-reloj, en la que aspira a aumentar la ventaja; la Pinarello Bolide TT con menor resistencia aerodinámica y 350 gramos más liviana gracias a un refinado marco de carbono. Es otra de las armas secretas de Sky.

La decantación de favoritos en el Tour ya comenzó. Teóricamente 23 segundos antes de la gran montaña no son una ventaja insuperable considerando la calidad de Nairo, pero…un Tour se puede perder por 8 segundos (como le ocurrió al francés Laurent Fignon en los Campeos Elíseos en 1989) y hasta por menos. En 2012 Warren Barguil le ganó el Tour de l’Avenir al colombiano Juan Ernesto Chamorro por apenas un segundo!

Movistar debería olvidarse de la clasificación por equipos y concentrarse en ganar el Tour con Nairo. Hace 10 años su técnico Eugenio Unzúe no consige que un ciclista suyo triunfe, desde Oscar Pereiro en 2006 tras la descalificación de Floyd Landis por dopaje. Ya es hora. Sky puede ganar por equipos y tiene de sobra con qué hacerlo, pero la cereza del pastel es el campeón del Tour. Lo demás son arandelas.

Falta mucho Tour y hay que esperar, tener paciencia y confiar en Nairo. Este lunes de descanso será clave para ver como se recuperan los favoritos y a quien le afecta mas para el Mont Ventoux el jueves y la contra-reloj del viernes. Luego, los favoritos se reservarán para los Alpes.

Soñando: Desde niño escuché MORZINE y algo me dice que tendremos fiesta en esa estación de Sky el sábado 23 de julio. Pero me estoy adelantando mucho. Mi próximo Blog estará publicado el lunes 18 de julio, dos días antes del día nacional de Colombia y de mi cumpleaños, a la llegada a los Alpes. Tengo el pálpito de que el Tour se nos va a dar esta vez y pareciera que las condiciones apuntan a que los dioses muiscas y el espiritu del último Zipa, Tisquesusa, nos acompañarán esta vez. La tercera semana será, como siempre, la definitiva

 

 

“Froomy” vs Nairo: el Tour de France del siglo

Reza el adagio que “soldado advertido no muere en guerra”. Y esa máxima popular vale por igual para el bicampeón Chris Froome y su equipo Sky, como para su principal retador, Nairo Quintana y la escuadra Movistar.

Hace cuatro años, el 9 de junio de 2012, en su debut como neo-profesional en el World Tour con el equipo español, el “Águila de Cómbita” voló subiendo en los Alpes el Col de Joux Plane, y luego descendió como los dioses hasta Morzine, sin caídas y sin temor, con la sabiduría de arriesgar lo preciso. Ganó la etapa reina del Dauphiné Liberé con un categórico ataque en solitario contra la maquinaria completa del Sky, integrada entonces por Bradley Wiggins, Chris Froome, Richie Porte y Michael Rogers.

Froome, que había sido compañero en 2007 en el equipo surafricano Barloworld de otro gran escalador colombiano, Juan Mauricio Soler (el ídolo de Quintana), jamás olvidó ese momento como támpoco Alberto Contador. Ambos supieron quien era el enemigo del futuro, despuntando a los 22 años; la misma edad de otra estrella boyacense en ascenso, Miguel Angel López (Astana), reciente vencedor de la Vuelta a Suiza.

En Morzine, mundialmente conocida por su famosa estación de esquí, los ciclistas colombianos han escrito algunas de sus páginas más gloriosas, desde los tiempos de los precursores en los años 80: José Patrocinio Jiménez, Luis Herrera y Fabio Parra, quienes estamparon victoriosos su nombre e hicieron retumbar los Alpes con sus pedalazos y los acordes finales del himno nacional colombiano.

El próximo sábado 23 de Julio, 36 años después de la primera victoria colombiana en los Alpes, Morzine puede ser el escenario ideal de la coronación final de Nairo Quintana (dos veces subcampeón del Tour) aunque la carrera podría haberse definido en cualquiera de las tres jornadas montañosas anteriores que hacen parte de esa última “semana infernal” en los Alpes. También dice otro adagio que “a la tercera va la vencida”.

Todos contra Froome y un Sky de lujo

Los dos bicampeones del Tour, Froome (2013-2015) y Contador (2007-2009), son mayores de 30 años y acumulan más kilómetros, experiencia y victorias que el pequeño escalador colombiano, la gran esperanza de toda Latinoamérica y del llamado “tercer mundo” para conseguir el que se ha bautizado “el sueño amarillo”; el triunfo final el domingo 24 de julio en el mítico bulevar parisino de Champs-Élysées, los famosos Campos Elíseos.

Tanto Nairo como Froome han conseguido sus principales victorias en los Alpes y sus rutas y cimas no les son extrañas. Ambos despegaron al tiempo, en 2012, aunque el británico nacido en Kenia mostró su calidad en la Vuelta a España 2011 (2°). Ese año, Nairo, fue campeón de montaña en la Vuelta a Cataluña. Sus carreras ciclísticas van paralelas, pero Nairo es cinco años más joven y está en pleno ascenso.

Duelo de titanes en el Tour desde 2013. Fromme vs Quintana

“Froomey”, como le llaman jocosamente los australianos, defiende el título en su madurez ciclística y es consciente de que será el Tour más difícil “por la calidad de sus rivales”. Aparte de Nairo, hay que contar con Alberto Contador, que a los 33 años y próximo a su retiro busca despedirse con el nivel que tuvo antes del 2010, cuando el escándalo de la “Operación Puerto” y un controvertido dopaje con clembuterol, frenaron en seco su carrera y se le retiraron los títulos del Tour 2010 y del Giro d’Italia 2011. Después de ello, el español no ha vuelto al podio del Tour y su carrera parece en declive.

Fabio Aru, Vincenzo Nibali, Tejay van Garderen, los franceses Romain Bardet y Warren Barguil, al igual que el suizo Mathias Frank, y los holandeses Wilko Kelderman y Tom Dumoulin, son otros pedalistas que tendrán palabras en este Tour de 3.535 kilómetros y 21 etapas, 9 de ellas de montaña con cuatro finales en cumbre.

Esta vez para Quintana y los demás candidatos será mucho más dura y disputada la carrera francesa porque Sky ensambló un equipo de escaladores y rodadores superior al de Movistar, todos en momento ideal de preparación para apoyar a Froome, quien en lo que va del año acumula apenas 27 días de competencia y bastantes menos kilómetros que cualquiera de sus rivales directos. El keniata no se ha exigido, excepción del Dauphiné Liberé y su preparación ha estado centrada en conseguir su pico en la tercera semana de Tour y no sufrir como en los dos años en que triunfó sobre Nairo, en los que fue rescatado en l’Alpe de Huez por su amigo Richie Porte (2013) -hoy en BMC- y el gigante holandés Wout Poels (2015).

Sin duda alguna es el equipo más fuerte en la historia de Sky, y ello muestra la importancia que le han dado al desafío de Nairo quien adora los Alpes porque en ellos ha conseguido sus mayores victorias.

De todos los favoritos, Nairo es quien en 2016 ha ganado mas títulos y carreras previas al Tour.

Con los españoles Mikel Nieve (dos Tours a cuestas) y Mikel Landa, quien debuta en la prueba junto al escalador colombiano Sergio Luis Henao, Sky se muestra sólido para la montaña. A ellos se agregan tres rodadores de lujo como el galés Geraint Thomas, el bieloruso Vasil Kyrienka y de nuevo Poels, todos gigantes de más de 1,80 metros y ex-pisteros, quienes impondrán el ritmo en las primeras rampas. Casi pueden disponer de un corredor fuerte a sacrificar por cada etapa de montaña. Es un equipo que realmente inspira temor, y más cuando se conoce la eficiencia del método Sky y su dieta cetónica.

Golpes de mano y alianzas tácticas

Nairo en cambio llega al Tour con 32 días de carrera y victoria general en la Vuelta a Catalunya, el Tour de Romandia y La Ruta del Sur, donde se exigió en escapada larga y contra-reloj dentro de su esquema de preparación porque a diferencia del año pasado, en 2016 hay dos etapas a cronometro que serán claves para el resultado final. Nairo ha sido el más victorioso y activo y prueba de ello es su cuarto lugar en el ranking mundial de la UCI (Unión Ciclística Internacional). En el mismo ritmo de actividad están los otros dos candidatos principales de la baraja; Alberto Contador (33 días) y victoria en la Vuelta al País Vasco (Nairo fue tercero), y Fabio Aru con 31 días, pero sin victoria relevante y en un estado de forma que inquiera después de terminar 45 en el Dauphiné.

Movistar tendrá pués en Sky, otra montaña a escalar; contra la escuadra británica, llamada a controlar la carrera desde la quinta etapa el miércoles 6, entre Limoges y Le Lioran, al final de la cual aparecen los primeros repechos y premios montañosos de segunda categoría. Antes serán los equipos de pasistas los que llevarán el peso, pero a partir del 14 de julio en la etapa a Mont Ventoux, será Sky el protagonista enfrentado a todos.

El 14 de Julio de 2013 Froome venció a Nairo en el Ventoux. Este 14 de julio habrá desquite del colombiano?

Hasta el momento definitivo, igual que Nairo, Chris Froome es hombre de pocos esfuerzos, de no desperdiciar energías y realizar ataques explosivos y repetidos. Además, es un estratega que aparece sorpresivamente para dar golpes psicológicos certeros contra sus rivales. Lo hizo el 14 de julio de 2013 en Mont Ventoux cuando doblegó a Nairo en la parte final y el año pasado consiguió su solitaria victoria en La Pierre Saint-Martin, en la única etapa en que atacó. En ambos casos fue un ataque físico y mental en la montaña y antes de los Alpes, para mostrar su potencia a los rivales. Este año de nuevo el 14 de Julio es el Mont Ventoux y sus rivales ya le conocen.

Pero ahora el ataque sorpresa será otro día y sus enemigos no podrán esperar hasta la última semana para tratar de vencerlo y disminuirlo en sus fuerzas. La séptima etapa entre L’Isle Jourdain y Lac de Payolle es propicia para un golpe de mano y la primera prueba de piernas de los candidatos. Es un tramo corto de 162 kilómetros en los que la montaña aparece en los últimos 55 y tiene la difícil cumbre del Col d’Aspin y un descenso corto de 7 kilómetros. No muchos esperan un ataque cuando al día siguiente se tienen cuatro pasos montañosos de primer nivel, incluyendo el Tourmalet.

Esta vez, Quintana tendrá que escoger bien sus ataques sorpresa y no podrá dejarlos para el último día. Froome cree que Quintana se está reservando para la última semana, tal como el colombiano ha repetido, pero puede ser estrategia. A pesar de que la última semana tiene cuatro días de montaña, incluyendo la contra-reloj del jueves 21, las diferencias claves deberán haberse establecido antes y decantado los candidatos firmes entre el Mont Ventoux y el Grand Colombier, en la etapa 15 que llega a Culoz el domingo 17. A partir de allí se jugará el Tour entre los pocos llamados a la victoria y las alianzas serán fundamentales.

Movistar tiene que atacar, saber escoger sus aliados y no desperdiciar el Tour como el año pasado cuando en vez de lanzar a Nairo con Vincenzo Nibali en la penúltima etapa hacia l’Alpe de Huez, prefirió aguantarlo y garantizar el podio a Alejandro Valverde (contra Nibali) en vez de ganar el Tour. Nairo y Nibali (Astana) trabajando por la victoria hubieran hecho la diferencia necesaria, con la ayuda de Winner Anacona que esperaba en la subida final. Nairo no ganó la etapa y sólo consiguió descontar 1.20″ sobre Froome mientras Valverde llegó con el campeón, que además le ganó a Nairo la montaña. Movistar triunfó por equipos pero perdió el Tour por 72 segundos!

Froome puede contar en algún momento con el aporte del BMC donde ahora milita su amigo Richie Porte, con quien hizo la pre-temporada invernal en Tasmania. Pero ello dependerá de la situación de su líder, el estadounidense Tejay Van Garderen, dos veces quinto en el Tour y quien el año pasado tuvo que abandonar por enfermedad en la última semana cuando era tercero en la general. Porte no es una amenaza para los primeros de la tabla general pero si un super-gregario. A su turno, Nairo y Movistar eventualmente podrían contar con Katusha (Joaquim Rodríguez), IAM (Jarlinson Pantano), Lampre (Rui Costa) y los equipos franceses, que preferirían una victoria del colombiano antes que del británico. Pero tal vez habrá que atacar de lejos, como en los tiempos dorados de Fausto Coppi, Eddy Merckx, Bernard Hinault, “Lucho” Herrera y Marco Pantani, cuando el ciclismo era más de corazón y esfuerzo individual que planificación y estrategia científica.

Y será la ruta y las circunstancias en carrera, las que darán el tono de las alianzas de equipos o de ciclistas. Habrá de nuevo que cuidarse de los ábanicos, otra lección que se espera hayan aprendido los Movistar de Quintana. Por lo pronto, cada una de las 22 escuadras cuenta en la busqueda de las victorias, aunque menos de la mitad de ellas para el triunfo final en Paris.

Poker de ases colombianos

Desde este sábado 2 de julio cuando se de la partida del Tour en la bella e histórica Abadía de Mont Saint Michel (patrimonio histórico de la humanidad), habrá cuatro colombianos en competencia con aspiraciones y metas distintas: Nairo Quintana, Jarlinson Pantano, Sergio Luis Henao y Winner Anacona. Cada uno de ellos puede ganar una etapa y lo intentarán, pero el único candidato al título es Nairo Quintana.

Patrimonio de la humanidad en la largada del Tour-2016

El ““Águila de Cómbita” parece estar en un punto formidable de preparación y en mejor forma que el año anterior. Ha mejorado notablemente en la contra-reloj gracias a un trabajo de aerodinámica y posición, y este año el Tour tiene 54.5 kmts de esfuerzo individual; poco más de una hora que pueden representar minutos claves en la clasificación general.

Si su ex-líder Alejandro Valverde (3° en el Giro d’Italia detrás de Nibali y de Esteban Chaves) conserva sus fuerzas para apoyarlo a partir de la etapa 14 (julio 15) y controlar la carrera junto con el veterano Dani Moreno, esa experiencia podrá inclinar la balanza en favr del colombiano. Además, están en plena forma y concentrados para entregarlo todo en la parte final de los ascensos, su amigo y escudero personal Winner Anacona y los hermanos Ion y Gorka Izaguirre, su angel guardián en la etapa clave del Paso Stelvio en el Giro 2014 que ganó el colombiano.

Jarlinson Pantano es otra de las buenas sorpresas del ciclismo colombiano este año y luego de la experiencia del Tour anterior en que terminó 19 en su debut y casi gana la etapa 16 en le Bourg le Peage (fue 3°), el caleño del equipo IAM, tiene como meta defender a su líder Mathias Frank, ganar una etapa, quedar entre los 10 primeros y asegurar su contrato para los próximos años en una escuadra de primer nivel. La desbandada por el fin del equipo suizo IAM, obliga a Jarlinson a darlo todo y aprovechar el Tour y su experiencia formativa bajo la dirección del forjador de campeones, Luis Fernando Saldarriaga, para seguir su ascenso gradual.

Gran temporada cumple Pantano

Forjado en la misma escuela del equipo “Colombia es Pasión” junto a Nairo Quintana, Esteban Chaves, Darwin Atapuma y Sergio Luis Henao, Jarlinson consiguió su primera y ansiada victoria en el World Tour hace dos semanas en la última etapa de la Vuelta a Suiza y terminó 4° en la prueba. Un excelente augurio para un ciclista atípico que no creció en las montañas de Boyacá, Antioquia, Nariño o del centro del país, sino que ha hecho la progresión de pasista a rodador. Su esfuerzo,  disciplina, sacrificio y las amarguras en el equipo Colombia-Coldeportes que llegó a adeudarle -al igual que a los demás pedalistas- hasta cuatro meses de salario, se compensan hoy con el respaldo del equipo suizo y los mejores vientos que están por venir.

En Sergio Luis Henao tendrá Christopher Froome el mejor aliado y escudero en la montaña. El antioqueño debuta en el Tour después de cinco años con Sky, en un gran momento de forma después del serio accidente del año anterior en la Vuelta a Suiza y de las angustias por los cuestionamientos de la UCI sobre su pasaporte biológico. Nuevamente subcampeón de la Vuelta al País Vasco (lo perdió con Contador en la prueba contra reloj que era la última etapa) y 13° en el Dauphiné Liberé, donde defendió a Froome en las montañas, se ganó el puesto para el Tour. Pero su misión es ser guardia del líder y será enemigo de Nairo. Sergio Luis tiene ante si no sólo el Tour sino la encrucijada de seguir con Sky siendo un buen gregario, o cambiar el año siguiente a otra escuadra donde tenga mayor campo y en la que pueda aprovechar mejor su talento. Su contrato termina este año, no ha sido renovado y con la llegada de Mikel Landa y Mikel Nieve, su espacio se redujo. Igual que para Jarlinson, el Tour será su vitrina y un lugar entre los 15 primeros está al alcance.

Y el poker lo cierra el boyacense Winner Anacona, amigo y escudero personal de Nairo Quintana, quien lo llevó a Movistar después de tres años con el Lampre italiano. Winner es el primero de los ciclistas boyacenses que emigró de Colombia (a los 20 años) y se forjó en Italia donde fue subcampeón del Girobio, el equivalente del Tour del Porvenir en Italia. Es el más alto de los ciclistas colombianos (1,79 cms) y su objetivo es claro: ganar una etapa si es posible (ganó una en la Vuelta a España 2014) y ser el guardian de su líder. Es el gregario de lujo que tiene Nairo para el Tour y en el cual puede confiar ciegamente porque lo dará todo para ayudarlo en la victoria. El año anterior fue su locomotora en las primeras rampas de l’Alpe de Huez y este año lo será donde Nairo lo necesite. Entrenaron juntos en Colombia y ya recorrieron varias de las rutas de montaña que tienen para vencer a Froome.

 ”Cochise”, “Patro”, Lucho”, Parra, Botero, Soler y Nairo

Han transcurrido ya 41 años desde que Martín Emilio “Cochise” Rodríguez cumplió la primera participación de un ciclista colombiano en el Tour de Francia en 1975. Fue el pionero  y terminó 27, pero llegó tarde a la élite profesional, a los 33 años.

"Lucho" ha sido el mejor escalador colombiano

Hubo que esperar hasta 1983 para la llegada de los “escarabajos” cuando el Tour decidió mundializar el ciclismo e invitó a la escuadra aficionada Colombia-Pilas Varta. José Patrocinio Jiménez fue su gran estrella, subcampeón de la montaña y 17 en la general detrás de un juvenil de 23 años, Edgar “Condorito” Corredor. El “viejo Patro” tenía 30 años.

Y llegó la primera victoria y el comienzo de una historia que Nairo Quintana quiere redondear a partir de mañana. Los “escarabajos” de los Andes llegaron para conquistar los Alpes y Pirineos. El  lunes 16 de julio de 1984, Luis Alberto “Lucho” Herrera, después de una escapada de más de 70 kilómetros triunfó en el Alpe d’Huez, a los 23 años. Nacía la leyenda del “jardinerito” y la primera de las primeras 14 victorias colombianas en el Tour, 9 de ellas conseguidas en los Alpes.

El primer podio lo consiguó Fabio Parra en 1988 corriendo para la escuadra española Kelme, en el único Tour que ganó el español Pedro Delgado, bajo la sombra del dopaje. Antes del tercer lugar de Parra, la mejor ubicación de un ciclista colombiano era la de Luis Herrera, quinto en 1987 y por segunda vez campeón de la montaña (1985,1987).

Tres años después, en 1991, el risaraldense Alvaro Mejía del equipo profesional colombiano Ryalcao-Postobón fue el mejor jóven del Tour ocupando el puesto 19 y luego en 1983 con la escuadra estadounidense Motorola pellizcó el podio y terminó cuarto. Hubo que esperar hasta el año 2000 para volver a brillar. El antioqueño Santiago Botero fue campeón de montaña, ganó la etapa más larga del Tour en Briançon sobre 249,5 kmts y fue séptimo en la clasificación final corriendo con la escuadra española Kelme. Dos años después fue protagonista mayor al ganar dos etapas, una de ellas la contra reloj individual sobre 52 kmts la contrarreloj individual sobre 52 kilómetros en la tierra de Bernard Hinault (Bretaña) entre Lanester y el puerto de Lorient, venciendo a Lance Armstrong, a la postre campeón y luego descalificado.

La montaña volvió a ser ganada por un colombiano en 2007 cuando el debutante Juan Mauricio Soler, el “escarabajo” más alto que ha dado Colombia (1,90 mt) conquistó la famosa camiseta de pepas rojas y el martes 17 de julio -al día siguiente de  la primera jornada de descanso– ganó en Briançon la novena etapa, la más dura de los Alpes, con los techos del Tour en las cimas fuera de categoría del Col de l’Iseran y del Galibier (2.646), que coronó primero.

Corriendo para el equipo surafricano Barloworld, ese día derrotó con 38” de ventaja a Alejandro Valverde, Cadel Evans, Alberto Contador y el líder danés Michael Rasmussen, quien luego fue retirado por dopaje. Un año después, un desconocido Christopher Froome se unió a la escuadra y terminaría 83 en su primer Tour (2008). Como dato curioso, Soler -hoy retirado del ciclismo por un grave accidente en la Vuelta a Suiza de 2011 cuando corría para Movistar- terminó 11 en la general en 2007 y fue el mejor novato a los 24 años, pero la camiseta del mejor joven la recibió el campeón, el español Alberto Contador, quien a pesar de que corría su segundo Tour, es 39 días menor que el colombiano.

Traspaso de poder

Soler tuvo que dejar el ciclismo a los 28 años pero antes del accidente había conocido a su coterráneo Nairo Quintana, sabía de sus victorias y veía que era una promesa, se habían encontrado y compartido en Pamplona y pensaban correr juntos. Para Nairo, Mauricio era su ídolo. Hoy es su relevo en Movistar y la continuidad de los escarabajos colombianos.

El “Águila de Cómbita” ha corrido dos Tours (2013, 2015), fue campeón de montaña en su primera participación a los 23 años  y ha sido subcampeón en ambas ocasiones detrás de Chris Froome y mejor joven. Ganó la etapa de montaña en el inédito ascenso a Semnoz, el 20 de julio de 2013 en su debut. Como hecho curioso, los ciclistas colombianos contabilizan tres de los 14 triunfos en el Tour, con final en cumbre el 20 de Julio, día nacional de Colombia. Nelson “cacaito” Rodríguez en 1994 en Val Thorens (Alpes), Felix Cárdenas en 2001 en Ax 3 Domaines (Pirineos) y Nairo en Semnoz (Alpes) hace tres años, su única victoria hasta ahora en La Grand Boucle. Este año, el miércoles 20 de julio, después del último día de descanso en Berna, el Tour de Francia recorre Suiza y el hermoso cantón vinícola del Valais y la etapa termina en cumbre en Finhaut Emosson, junto al inmenso lago y reserva de agua, a 1.960 mts de altura, en los Alpes. Al día siguiente será la contra reloj de montaña sobre 17 kilómetros en el macizo del Mont Blanc; la primera del Tour en esta modalidad desde 2004 cuando se realizó en el ascenso al Alpe de Huez.

La rivalidad de Froome y Nairo se acerca al famoso duelo de la Fórmula Uno en los años 80-90 entre el francés Alain Prost y el brasileño Ayrton Senna, o los combates históricos de boxeo en los 70′s entre Muhammad Ali y Joe Frazier; son de aquellos que acaparan la atención mundial y resaltan el deporte.

En la casa de Nairo se aprecian sus victorias. Llegará el amarillo a sus paredes?

A partir de este sábado, Quintana buscará destronar a Froome y alcanzar el “sueño amarillo”. Ya se vistió de rosa en Italia y ganó el Giro en 2014, y también de rojo ese mismo año liderando la Vuelta a España, de azul en 2015 al ganar la Tirreno-Adriático, y de blanco al triunfar este año en la Vuelta a Catalunya.

Pero de amarillo también se ha vestido ya, al ganar el Tour del Porvenir (2010), la Vuelta al País Vasco en 2013 y el Tour de Romandia este año. El “sueño amarillo” lleva seis años. Le queda la cereza del pastel: el Tour de Francia.

Nairo tiene sed de victoria. No el Tour ni etapa el año pasado y también era uno de los favoritos. Luego de cuatro violentas etapas de montaña a través de los Alpes suizos y franceses, en tres semanas, el sábado 23 de julio, habrá terminado la función. Y el domingo siguiente será la fiesta final del Tour 2016.

Cuando llegué a Europa en 1989, después de mi afición de niño y luego de practicar el ciclismo como aficionado en mi juventud,  yo también llevaba 6 años acariciando ese “sueño amarillo” cuando seguía cada año la presentación de los “escarabajos” colombianos en el Tour de Francia y las emocionantes victorias de “Lucho” Herrera y Fabio Parra. Nairo Quintana no había nacido.

Hoy, el menudo portento de las cumbres andinas encarna la esperanza real de victoria en el Tour, para un país en el que la bicicleta es el símbolo nacional. No será fácil y los próximos 23 días serán de infarto y ojalá la culminación de una epopeya que para nosotros lleva cuatro décadas, 714 etapas y más de 122.ooo kilómetros recorridos con millones de pedalazos colombianos.

MI SUEÑO AMARILLO: Me encantará volver  el 24 de julio a los Campos Elíseos para disfrutar con millones de personas el triunfo de Nairo Quintana en el Tour, igual que hace 27 años cuando viví la increíble victoria por 8 segundos del estadounidense Greg Lemond contra el francés Laurent Fignon, trás dos años de ausencia de las carreras por un accidente de caza que le dejó la espalda y varios órganos vitales incrustados con perdigones.

Pero esta vez la ocasión será infinitamente mas especial, por la gesta cumplida y el recuerdo agradecido a mi padre, quien me inculcó su amor por el ciclismo desde niño cuando lo acompañé varias veces en Cali a llevarle alimentos y apoyo a sus paisanos boyacenses que corrían la Vuelta a Colombia.

A sus 94 años recién cumplidos, el seguramente estará viendo por televisión en su casa en Boyacá el premio a su gesto solidario, medio siglo después.

En ese momento el Tour de Francia era un sueño difuso que ningún ciclista colombiano había intentado y ningún colombiano había imaginado que era posible llegar a conseguir.

El sueño de Nairo Quintana no sólo tiene el color emblemático del Tour de Francia, sino además el mayoritario de la bandera y el de nuestras camisetas deportivas: el amarillo.

El fútbol llegó del ártico

Islandia reescribió la historia del fútbol mundial y “congeló” al inventor del balompié, al derrotarlo 2-1 y eliminarlo de la Eurocopa 2016.

El pequeño país de volcanes, aguas termales, un verano corto y fresco de apenas 14° centígrados, y nieve y hielo cuasi-permanente, le dio una lección de humildad y disciplina futbolística al lejano Campeón Mundial de 1966, en la mayor sorpresa de este deporte en lo que va del siglo XXI. En Inglaterra, la derrota fue considerada una “verguenza nacional”.

Este lunes 27 de junio, en Niza, en la costa azul francesa bajo un calor húmedo de 24°, los vikingos llegados del círculo ártico dieron un concierto de fútbol con organización táctica, disciplina y técnica, que Inglaterra no supo descifrar y jamás olvidará. Islandia puso el fútbol e Inglaterra la historia…pero no le alcanzó.

Islandia fue un "viento del ártico" que congeló a Inglaterra

La derrota causó la renuncia inmediata del director técnico Roy Hodgson, después de cuatro años en el cargo y dos fracasos estruendosos. En la Copa Mundo en Brasil 2014, el equipo fue último de su grupo en la fase eliminatoria con apenas un magro empate, y ahora fue noqueado en octavos de final en la Eurocopa por un “underdog” (desvalido).

Hace 44 años el mundo se paralizó para seguir “la partida del siglo” entre el soviético Boris Spassky y el estadounidense “Bobby” Fischer por el campeonato mundial de ajedrez en Reikiavik, que puso a Islandia en el mapa del mundo moderno. Ahora los  futbolistas islandeses le dieron Jaque Mate a la encopetada Inglaterra y pusieron de nuevo a la isla en primer plano.

BREXIT 2

Apenas cuatro días después del referendo que determinó la salida (Brexit ) de Gran Bretaña de la Unión Europea, otro “terremoto” sacudió la isla y la joven y renovada selección inglesa sufrió la mayor humillación de su historia, equiparable a la derrota y eliminación en la Copa Mundo de 1950 cuando cayó 1-0 ante Estados Unidos.

Esta vez, la selección nacional del país que tiene la Liga Profesional de Fútbol más cotizada y rica del mundo, la Liga Premier, cayó vencida por la de un país de 330.000 habitantes que no tiene liga profesional y cuyos futbolistas de cantera practican en canchas cubiertas, climatizadas y con gramilla artificial, porque el país permanece cubierto de nieve la mitad del año. Pero las carencias logísticas, las suplen con técnica y ciencia futbolística.

Islandia tiene 330.000 habitantes, 30.000 de ellos están en Francia apoyando su equipo

Islandia, que llegó como “cenicienta” a la Eurocopa, se erigió en un Goliat infranqueable y a punta de estrategia y coraje puso el fútbol y dominó a un rival que se vio impotente y atrapado en su ineficacia, hasta el punto que Inglaterra sólo exigió al guardameta islandés Hannes Halldórsson en dos ocasiones. Islandia en cambio pudo haber aumentado la cuenta de no ser por la suerte de Joe Hart al detener tres opciones claras, una de ellas una hermosa “chalaca” de Ragnar Sigurðsson en el área inglesa.

Islandia ha forjado su camino gracias a un equipo compacto, con gran estado físico, técnicamente dotado, homogéneo y con una disciplina defensiva digna de un gran maestro de ajedrez. Nunca domina la posesión del balón, pero controla el campo e impide a sus rivales la cercanía del área. Verla jugar es recordar que la optimización de recursos es clave y sus jugadores pueden ser tanto peones como piezas maestras para lograr tablas o vencer.

Contra Inglaterra, la dupla técnica de Islandia (el equipo tiene dos entrenadores; el sueco Lars Lagerbäck y el islandés Heimir Hallgrímson) revalidó el sistema táctico 4-4-2 que permite una ocupación más racional del terreno, consigue un mejor reparto del esfuerzo y aumenta la eficacia del juego defensivo al juntar más las líneas.

Vuelven los vikingos

La actuación y el invicto de la selección de Islandia en la Eurocopa 2016 me ha hecho recordar la inolvidable gesta de 1992, cuando Dinamarca, contra todo pronóstico, se coronó campeón gracias a la más dotada generación futbolística que ha producido hasta ahora ese país nórdico con Schmeichel en el arco, Nielsen y Olsen en la defensa, Vilfort, Jensen, Larsen, Povlsen y el genial Brian Laudrup (su hermano Michael no disputó el campeonato por diferencias con el entrenador Richard Moller-Nielsen).

Esa selección danesa, fue convocada a última hora (15 días antes) debido a la disolución política de Yugoslavia. Sus jugadores estaban de vacaciones en las playas de España y Francia cuando fueron llamados de emergencia. Y ganaron la Eurocopa dejando en el camino a la Francia de Platini, a la Holanda campeona de Van Basten y en la final a la Alemania de Klinsmann. Sin embargo el formato tenía dos partidos menos porque el torneo lo disputaban 8 equipos en 2 grupos y no 24 divididos en 6 grupos como ahora.

Icelandic Football ‏@icelandfootball  23 jun

HAHAHA! How the Icelandic national team was picked, this is absolutely hilarious!! #football #Iceland #Euro2016

Ciertamente que Islandia no tiene una plantilla tan estelar como aquella Dinamarca, pero fue segunda en la fase de grupos clasificatorios detrás de la República Checa y con la valla menos vencida; apenas 6 goles en contra. En el camino dejó a Holanda, campeón europeo en 1988 y tercero en el Mundial 2014 en Brasil.

Su nómina está integrada por una diáspora europea que incluye a su estelar portero Hannes Halldórsson, un director de televisión y cine que juega profesionalmente apenas desde 2010 y actualmente es titular en el club noruego Sandnes Ulf. Todos los 23 seleccionados juegan fuera de Islandia; en Italia, Francia, Alemania, Rusia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Suiza, Bélgica, Gales e Inglaterra.

El capitán Aron Gunnarson está en la nómina del Cardiff de la segunda división del fútbol inglés al igual que el delantero Jóhann Guomundsson que juega con el Charlton en la misma liga. Por su parte, Alfred Finnbogason, quien habla español y cuyo pase pertenece al Real Sociedad, juega en el Ausburgo de la Bundesliga, mientras que otro delantero, Jón Boovarsson (hizo gol a Austria), es del Kaiserlautern de la segunda division alemana.

Los jugadores estelares de Islandia son su número 10, el mediocampista Gylfi Sigurtsson, quien del Tottenham pasó a jugar en el Swansea de la Liga Premier Inglesa y el centro delantero Kolbeinn Sigthórsson, autor del gol de la victoria contra Inglaterra, quien jugó en el Ajax en remplazo del uruguayo Luis Suarez en 2011 y ahora está en el Nantes francés.

El verdugo de Inglaterra juega en Francia. Repetirá la dosis el domingo en Paris?

Kolbeinn, es el cuarto goleador de su país y de anotarle a Francia el domingo, seguirá ascendiendo. Con apenas 26 años, es una estrella naciente a la que comparan con Eidur “el bacalao” Gudjohnsen -el anotador histórico con 24 dianas- quien fuera figura en el Barcelona de Pep Guardiola y hoy a los 37 años sigue activo en el modesto Molde de la liga noruega y está como reserva en esta selección sorpresa de la Eurocopa.

Islandia ya no es una sorpresa ni un rival a menospreciar como hizo el “niño mimado portugués” Cristiano Ronaldo, dolido por el empate inicial de la selección del ártico. Es un rival serio, disciplinado y entregado, con un sistema táctico que aunque por momentos deje solos a los delanteros trabaja como un bloque, asociando parejas de jugadores que trabajan escalonadamente tanto en ataque como en defensa.

El entrenador islandés Heimir Hallgrimsson afirmó tras la victoria que “ahora ningún obstáculo es muy grande para este equipo. Si usted quiere lo mejor de su vida debe estar listo cuando la oportunidad llega y mis jugadores están listos para aprovechar esa oportunidad increíble que puede cambiar nuestras vidas. Somos optimistas, tal vez demasiado optimistas, pero tenemos un plan de juego”.

Mi plan es menos confidencial. Me reuniré de nuevo con la colonia islandesa en Londres en el restaurante Tommis Burger Joint para disfrutar el encuentro y acompañar su sueño, que es el mío. Será además la ocasión de encontrar nuevamente a mi amigo director del Departamento de Gastroenterología del Hospital Kings College, el renombrado profesor Ingvar Bjarnasson, gran amante del vino y del whisky de malta como yo, y un islandés genial que es mi contacto más cercano con esa isla misteriosa y mágica.

Dicen que soldado avisado no muere en guerra y Francia debería haber aprendido la lección. Su constelación de estrellas enfrentará este domingo a un David convertido en Goliat que se ha ganado el cariño de miles que como yo, aman lo insólito e inesperado, los cuentos de hadas; como el “verano de ensueño” de esta selección llegada del círculo polar ártico que puede emerger como una aurora boreal y conquistar la gloria en París.

 

El último verano de David Cameron

Sin tener un As bajo la manga, un jugador experto no hace una apuesta tan riesgosa y definitiva.

Si el primer ministro británico David Cameron hubiera aprendido el arte de jugar Blackjack, jamás hubiera convocado en un momento de debilidad política dentro de su partido el referendo en el que sus conciudadanos decidieron este jueves 23 de junio, retirarse de la Unión Europea y le dieron la espalda a su gobierno después de seis años.

Cameron equivocó la mano y víctima de su error anunció su inevitable dimisión temprano en la mañana del viernes, menos de tres horas después de confirmarse la victoria del Brexit.

A las 4.40 de la madrugada las proyecciones daban una ventaja decisiva que llevaron a la BBC a anunciar la victoria del Brexit, la cual se confirmaría matemáticamente a las 6.00, cuando aún faltaban resultados de 8 de los 382 consejos electorales.

By by británico a la Unión Europea

Premonitoriamente, la violenta tormenta de lluvia y ráfagas de viento que azotó Gran Bretaña desde la madrugada del jueves -causando inundaciones en varias partes del país- se convirtió en el presagio del terremoto político que significa para su país y la UE la victoria del Brexit con un 51,9% conseguido en la consulta democrática.

Es casi incomprensible que sólo un año después de haber logrado una arrasadora victoria en las elecciones generales y conseguido por primera vez en 27 años la mayoría conservadora en el Parlamento, David Cameron, salga noqueado de su campaña por mantener a Gran Bretaña en la UE.

La baraja de su póker tenía cartas medianas y difusas recibidas en febrero en Bruselas de sus colegas líderes de los otros 27 países de la UE, cuando negoció las condiciones que presentó a los británicos para convencerlos de lo esencial y positivo de votar en favor de seguir en el proceso de integración. Pero no supo jugarlas bien ni explicarlas a sus compatriotas.

La democracia es la voz del pueblo

Al declarar su renuncia, lógica y honorable, Cameron dejó en claro que el proceso de retiro de su país de la UE debe ser encabezado por un nuevo Premier defensor del Brexit, quien deberá ser escogido en la conferencia del partido conservador en octubre. No convocó a elecciones porque no se trata de una derrota estrictamente electoral sino en un referendo, y dio el banderazo a la carrera por el nuevo liderazgo.

Cameron adelantará la primera parte del retiro, informando oficialmente la decisión de los británicos a los países de la UE la semana próxima en un Consejo Europeo extraordinario. Además empezará las conversaciones informales mientras se define el nuevo gobierno que debería invocar el Artículo 50 del Tratado para iniciar el proceso.

Hace 41 años, dos tercios de los británicos habían ratificado en otro referendo la adhesión de su país a la Comunidad Económica Europea, fundamento de la UE de hoy. El jueves 17’410.742 ciudadanos dijeron no a seguir en el proceso integracionista; una mayoría superior en 1.2 millones a los defensores de continuar en el grupo económico-político, encabezados por el Primer Ministro y apoyado por el Jefe de la oposición laborista Jeremy Corbyn, que hoy enfrenta una moción de confianza del partido.

Las consecuencias próximas y futuras de la victoria del Brexit son incalculables para Gran Bretaña, su sociedad y su economía, y para la propia Unión Europea en la que varios países con gobiernos de derecha hay descontento con el proceso y se habla de convocar referendos (Hungría, Holanda y Dinamarca). El efecto contagio que puede generar el retiro de Gran Bretaña, la quinta economía mundial y uno de los tres motores de la UE, es insospechado.

El primer impacto ha sido la caída de la poderosa libra esterlina, que ha perdido más del 9% en la apertura de las bolsas asiáticas y se cambia a 1,34 dólares; niveles que no se veían desde septiembre de 1985. Ayer se cotizaba a 1,50.  Igualmente han bajado las principales bolsas europeas, pero este período de volatilidad de los mercados era un efecto previsible por el Banco de Inglaterra, que anunció que está siguiendo los desarrollos para intervenir si no se consigue una pronta estabilidad.

Mis temores sobre el nuevo “Día D” británico tristemente se confirmaron y el presagio que me asustaba desde hacía varias semanas luego de decenas de conversaciones con británicos de todos los niveles y sectores, se cumplió. Hoy recuerdo claramente las palabras de mi amigo Neil, un joven de 34 años que quiere a Europa, cuando me dijo “nosotros somos una isla que nos gusta mantener nuestra individualidad e identidad, y no que nos dicten nuestro destino desde afuera”.

División y fractura

La lectura de los resultados muestra claramente una desconexión del gobierno central con el sentimiento del país, que se refleja en los niveles de respaldo al Brexit y muestra la fractura interna de la sociedad británica.

El Brexit ganó Inglaterra con un 53% gracias a la fuerza en el norte y el centro del país, y sorpresivamente consiguió la victoria en Gales, con igual porcentaje. Allí radicó su ventaja.

Escocia quiere otro referendo de independencia. Hay que esperar al menos hasta 2020.

Escocia, como se esperaba, votó por seguir con una mayoría de casi 2/3 (62%) y ha llevado a la líder del Partido Nacionalista (SNP) Nicola Sturgeon a reclamar que “Escocia ve su futuro como parte de la Unión Europea” y oportunísticamente a hablar de la necesidad de un nuevo referendo independentista “porque hay un cambio significativo en las condiciones de 2014 que afectan a nuestro que votó por seguir en la Unión Europea”.  Sin embargo, la participación fue del 57%, inferior al promedio del país.

En Irlanda del Norte un 56% votó por quedarse y el Sinn Fein, que ganó la mitad de los consejos electorales, dijo que hay que pensar en la independencia. Lo cierto es que esta nación británica tendrá en el futuro próximo que restablecer sus fronteras con Irlanda, su vecino de la Unión, con el que comparte la isla.

Y Londres, la capita multicultural y reflejo de la integración de Gran Bretaña con el mundo, fue la única región donde ganó sólidamente el consenso por seguir en la Unión. Un 60% votó en favor, pero esa fuerza no alcanzó a remolcar la victoria del “Remain”.

Algunos analistas consideran que los británicos votaron “emocionalmente” instigados por los discursos de la migración incontrolada y el recuperar la soberanía del país. De visita en Escocia, Donald Trump, el controvertido candidato presidencial republicano en Estados Unidos, dijo que la victoria del Brexit era una buena cosa, “histórico. Básicamente reconquistaron el país”, dijo.

Boris en Pole position

El líder visible del Brexit, conservador y amigo personal de David Cameron, surge ahora como el principal candidato al liderazgo del partido. Es el más mediático de todos, probablemente el más “euroescéptico” y además está muy bien relacionado dentro de los círculos políticos desde su época de estudiante en Oxford, al igual que con la clase empresarial y el sector judicial. Como hecho inusual, de ser escogido por su partido, será el primer Primer Ministro de Gran Bretaña nacido en Estados Unidos (Nueva York).

Como buen animal político, Boris guardó prudencia durante todas las angustiosas horas del conteo y después del anuncio de dimisión de Cameron. Habló más de tres horas después del Premier y sus primeras palabras fueron para agradecerle su contribución al país, a la economía y a los británicos. Junto al otro líder del Brexit, el Ministro de Justicia Michael Gove, afirmó que “no le estamos dando la espalda a Europa. Somos parte de ella, de una civilización común y seguiremos interactuando y siendo una potencia europea”.

Boris siempre defendió la fuerza de Gran Bretaña para seguir adelante sin la UE

El tono de Boris reflejó la gravedad del momento histórico y del desafío futuro, pero al mismo tiempo destacó que en el referendo que “ganó el principio democrático; el derecho de todos de elegir y retirar a quienes toman las decisiones que afectan nuestras vidas. La Unión Europea es remota y no responde a la gente a la que sirve”, afirmó.

“No es necesario hacer parte de de sistema federal de gobierno con sede en Bruselas. Fue una idea noble pero no es viable hoy. Hay que tomar el control democrático de nuestro país y de nuestras leyes. Podremos controlar nuestras fronteras sin ser discriminatorios, y por encima de todo podremos conseguir nuestra voz de nuevo en el mundo. Somos la quinta economía del mundo y la cuna de la democracia parlamentaria. Creo que los británicos hablaron por la democracia en Gran Bretaña y en Europa”, puntualizó.

Muy al contrario, el fogoso líder del Partido Nacionalista Británico, Nigel Farage, cual “paracaidista político” salió a capitalizar la victoria del Brexit, del cual no era líder. Boris ha guardado distancia de Farage, pero este asumió como propia la convocatoria del exalcalde de Londres a que el 23 de junio fuera el “día de independencia” británico. Habló tres veces y afirmó que se trata de una victoria contra las amenazas y el miedo creado por el gobierno, del fracaso de la Unión Europea y de un nuevo día soleado.

Y contrario al tormentoso jueves, este viernes es soleado en Londres. La tempestad es de otro tipo. Es el efecto de la histórica decisión de los británicos y sus consecuencias, en un proceso que empezará a negociarse en unos meses, puede tardar mucho más de los dos años considerados en el Artículo 50 del tratado de Lisboa, y será una “pesadilla legal” desmontando más del 60% de la legislación común y negociando nuevos términos comerciales fuera del mercado único.

Pero después de la tempestad viene la calma y ese es el consenso y llamado de los principales líderes, incluso del Brexit, para mantener la estabilidad y superar el shock.

Por ahora todo sigue igual a nivel de derechos ciudadanos, libre circulación, migración, reglas tarifarias y comercio, legislación laboral y los principales aspectos de la vida normal.

Lo que es claro es que una mayoría de los británicos han elegido dejar de ser ciudadanos de la Unión Europea en una consulta absolutamente democrática (un ciudadano un voto), con una participación record del 72%: más de 33.5 millones de personas.

Yo, que recibí el beneficio de adquirir la ciudadanía británica y de la UE, creo en la integración y voté por seguir. En 2018, cuando tengo que cambiar mi pasaporte comunitario, veré el primer efecto del referendo en una primera página diferente. Pero siempre seguiré siendo y sintiéndome europeo.

——

IMPACTO: Vivo en Europa desde hace 27 años y después de la caída del Muro de Berlín el 9 de Noviembre de 1989, creo sin lugar a dudas que este es el momento histórico más crucial y significativo de este continente milenario que me acogió, me terminó de formar intelectual y espiritualmente y me dió su ciudadanía, gracias precisamente a Gran Bretaña. De Berlín a hoy, nos separan años de construcción, de temores, divisiones y altibajos, en una relación ambivalente entre Gran Bretaña y la Unión Europea, un proyecto integracionista en el que siempre he creido y del que he recibido sus beneficios. Pero la Unión Europea a la que llegué tenía 12 países y hoy son 28 (pronto 27 cuando se complete la salida británica en unos años), sus cambios han sido acelerados y ha alcanzado la dimensión que mi profesor en la maestría de estudios europeos, Claude Roosens, empleaba para definirla: OPNI (Objeto Político No Identificado). Y el retiro británico tendrá un impacto en su fuselaje que nadie puede todavía valorar e imaginar.

El nuevo “Día D” británico: el referendo europeo

Pocas veces en la historia de una Nación con tanta influencia positiva en la construcción del mundo -desde la época medieval hasta hoy- un referendo democrático decide el futuro de generaciones y aclara la realidad de un vínculo difuso y a veces antagónico con el continente; lo que los británicos llaman Europa.

Pero no deja de causar sorpresa que la campaña electoral para una decisión tan definitiva en la vida de un país, haya sido de apenas dos meses; más corta que la planeación de Glastonbury , el festival musical y de rock más importante de Gran Bretaña que comienza hoy miércoles y vivirá al ritmo de las guitarras eléctricas el desarrollo del referendo este 23 de junio sobre la permanencia en la Unión Europea (UE).

La consulta democrática fue anunciada por el Primer Ministro David Cameron el 19 de febrero de este año y la campaña se abrió oficialmente el 15 de abril y terminó ayer martes 21 de junio. Pero en realidad, la cruzada de los partidarios del retiro de la Unión Europea, el llamado Brexit, lleva muchos años latente en el inconsciente colectivo de una parte de los británicos, incluyendo laboristas, conservadores y la minoritaria derecha nacionalista.

Los británicos en general, tal como lo escribí en la edición dominical del diario nacional de Colombia El Espectador, del que soy corresponsal hace más de 25 años en Europa, no se sienten “europeos”: To be or not to be…Europeo.

Siempre he agradecido a Europa por mi experiencia vital en ella. La considero mi “tierra de promisión” y de desarrollo personal e intelectual, y me siento orgulloso de ser ciudadano europeo y portador de un pasaporte británico, hasta hoy país miembro de la Unión Europea. He vivido, estudiado y trabajado en sus dos orillas, en el continente (España, Francia, Bélgica y Holanda) y en los últimos 15 años en Gran Bretaña. Conozco la idiosincracia particular de sus países, tuve novias de varios de ellos -incluyendo de Gran Bretaña- y creo en los valores y principios de la integración, que ciertamente no es un proceso perfecto.

He trabajado dentro de la UE como periodista y corresponsal y también como experto, en el departamento de información para América Latina en los años 90 en Bruselas y como Director Regional de Información para América Latina de su agencia humanitaria, ECHO, durante 2010. Mi visión es producto del estudio y la experiencia, del seguimiento continuo de su integración, incluyendo sus fracasos, errores y guerras internas como la desmembración de Yugoslavia, sus crisis políticas y migratorias, sus parálisis, el nacimiento de la moneda única y sus asimetrías políticas y sociales.

Ayer martes me ví completo el ultimo debate antes del voto en las urnas (Yo ya voté por correo y confieso que como pro-europeo convencido, lo hice en favor de seguir en la UE) y aunque no fue claro en la definición de aspectos claves como el empleo y el comercio, en el tema migración los partidarios del Brexit superaron al panel del Remain (seguir).

Un euro-escéptico convencido lideró la campaña del Brexit

Un "euroescéptico" convencido lideró la campaña del Brexit

De hecho, el líder del NO a la UE, el periodista y ex-alcalde de Londres Boris Johnson, sorprendió por su tranquilidad y manejo frente a los ataques de su sucesor Sadiq Khan, y además su cierre arrancó una ovación impresionante en el auditorio.

El llamado a que el 23 de junio sea el “Independence Day” de Gran Bretaña de la Unión Europea, fue profundo. Ya antes había defendido la democracia británica como la más antigua del mundo (de hecho nació aquí hace más de 800 años con la Carta Magna) y la necesidad de “liberarse” de los burocratas de Bruselas. Incluso agradeció la migración y había hablado de Amnistía para los ilegales, como antes en Alemania, Francia y España.

Personalmente, creo que su mensaje puede calar mucho entre los británicos mayores de 40 años -suman casi la mitad de la población- que están cansados de aceptar las reglas de Bruselas y del flujo brutal de migración de los últimos cinco años, casi imposible de controlar debido al principio fundamental comunitario de la libre circulación de personas.

Es ciertamente un contrasentido que un país de migrantes con un ADN histórico que según reveló un trabajo del Centro de Estudios Genéticos de la Universidad de Oxford en 2015 comporta un 40% francés, un 30% alemán y un 11% danés en sus origenes, y que se ha nutrido de migración de todo el mundo a lo largo de su historia, quiera hoy frenarla.

Antiguos amigos, hoy en orillas opuestas por el liderazgo británico.

En la madrugada del viernes se sabrá parte del futuro, pero yo seriamente tengo el temor de que triunfará el Brexit, así ahora las encuestas den paridad e incluso una ligera ventaja al quedarse (45% a favor y 44% en contra). Los indecisos serán la clave y una victoria del No, cambiará muchos escenarios.

Otros países como Noruega y Suiza, dijeron No anteriormente a la UE. Dinamarca, cuando nadie lo imaginaba, rechazó en 1992 en un primer referendo después del tratado de Maastricht su ingreso. Un año después, cerradamente un segundo referendo validó su permanencia gracias a claúsulas de exclusión ofrecidas por Bruselas. Hoy, una parte de los daneses piden un Danexit después del referendo británico que será el único.

El peso político de Gran Bretaña es muy grande y de ganar el Brexit, el efecto dominó en varios países de la UE será incalculable debido a las tensiones internas del bloque.

En realidad, el gobierno dió la sensación de estar asustado y su campaña se basó en el peligro de salirse y no en los beneficios que ha representado hacer parte de la UE y de seguir en ella. En cambio el Brexit hizo campaña sobre las posibilidades y lo positivo de volver a ser britanicos manejando su destino, el presupuesto y los beneficios. Esta mañana, el premier Cameron, recalcó de nuevo lo negativo en su última intervención en el programa nacional de televisión BBC Breakfast, mientras que Boris defendió el regreso de la democracia y de la identidad británica.

Desde el punto de vista emotivo, el gobierno creó temor y dibujó un escenario apocalíptico mientras el Brexit defendió la esperanza y la fuerza de ser la quinta economía mundial y su capacidad histórica de ser autónomo.

David Cameron aceptó una apuesta arriesgada

Un Primer Ministro temeroso y en apuros

Creo que David Cameron se equivocó y Boris, en una campaña de apenas dos meses logró consenso en el descontento. Sería algo histórico conseguir en tan poco tiempo ese respaldo triunfador y aunque Cameron dijo en BBC Breakfast que seguirá de Primer Ministro, si pierde el referendo no le quedará otra alternativa que renunciar porque la democracia es la voz del pueblo y los británicos le habrán dicho no. Además, Boris surgiría como el nuevo líder de los conservadores, agravaría la divisón en el partido gobernante y forzaría a elecciones en un momento clave en que el líder de los laboristas Jeremy Corbyin no convoca y se muestra débil.

De otra parte, también sería histórico y de cierta manera surrealista que la campaña del “Remain” del gobierno conservador de Cameron, la defienda y salve un alcalde musulmán y del partido laborista, precisamente cuando la Union Europea, aunque está negociando oficialmente su ingreso, lleva casi 30 años rechazando a Turquía por el temor de una oleada de migración musulmana.

El trasfondo político es muy complejo y Cameron no aclaró su posición sobre las actuales negociaciones para el ingreso de Turquía a la UE. Pero lo cierto es que la UE y Europa continental necesitan de Turquía como tapón a la amenaza rusa y freno a los flujos migratorios del medio oriente que hoy presionan las fronteras de Europa.Turquía es además un aliado miembro de la OTAN, la organización militar para la defensa europea, y en su territorio hay mísiles nucleares estadounidenses apuntando a Moscú desde la época de la guerra fría. Pero Turquía es un país -constitucionalmente laico- de 75 millones de habitantes de mayoría musulmana, con una democracia muy imperfecta y criticada, y no hay que olvidar además que la Unión Europea, está fundada sobre principios democráticos judeo-cristianos.

Así las cosas, creo que contra mi voluntad personal, hay que estar preparados para un nuevo escenario en la madrugada del viernes. Tal vez las poquísimas banderas de la Unión Europea que apenas se aprecian en las dependencias oficiales británicas -principalmente en Escocia y Galés- dejarán de ondear para siempre.

Sábado de pasión y bielas

A la Vuelta a España 2015 le queda por delante un 20% del recorrido y después de cumplidas las principales etapas claves, el título sigue en veremos.

Faltan todavía 664 kilómetros para cruzar la meta en Madrid y entre ellos está el trayecto montañoso y definitivo del sábado 12 de septiembre por la vecina Sierra de Guadarrama, entre San Lorenzo del Escorial y Cercedilla, en las faldas del mítico puerto de Navacerrada.

Los cuatro premios de montaña de primera categoría que se recorrerán ese día -repartidos en 175.8 kilómetros- sellarán la suerte de la Vuelta; especialmente los últimos 60 kilómetros, a partir de los cuales se pueden esperar ataques de todo tipo si se quiere ganar la carrera y destronar a los dos favoritos y candidatos: Fabio Aru y Tom Dumoulin, enfrascados en su propia batalla y separados por 3 segundos.

Líder inesperado y contundente rodador, Tom Dumoulin está a cuatro días de la gloria

Fabio Aru era desde antes de la largada -lo sigue siendo- el gran favorito mientras Dumoulin es la revelación de la carrera, hasta el punto que Euzebio Unsué -el Director general del equipo Movistar- ha dicho que en él gigante holandés (1,86ms, 71kgs) “encuentra ciertas similitudes con Miguel Induraín” a quien dirigió en la década del 90. El sorprendente contra relojista es sin embargo 8 kilos menos pesado que el navarro y dos centímetros más pequeño.

Esperar hasta el último ascenso al Puerto de Cotos con una pendiente máxima del 8,5%, no reportará dividendos a los otros que aspiran a ganar la carrera porque pretender conseguir entre 2 y 3 minutos en las últimas rampas y con las fuerzas al límite después de tres semanas, se antoja imposible. Si se quiere realmente hacer diferencias los otros líderes de equipo, “Purito” Rodríguez, Rafal Majka, Nairo Quintana, Alejandro Valverde y la “confirmación” de la prueba, Esteban Chaves, deberán “mover” la etapa con decisión para castigar las piernas de Aru y Dumoulin.

Entre el líder Dumoulin y Esteban Chaves (7º) hay 3:30″ de diferencia. No es definitiva con la perspectiva de una etapa montañosa final a las puertas de Madrid y de la camiseta roja de campeón de la edición 70 de la Vuelta, pero el holandés se ha mostrado muy fuerte y resistió las anteriores etapas de montaña siguiendo un ritmo regulado.

El Director General de Movistar, Eusebio Unzué ya predijo que la etapa del sábado a través de las montañas de las Sierras de Madrid “puede ser la gran etapa de la Vuelta 2015. La batalla por la general va a ser muy cerrada”.

RELEVO GENERACIONAL

Una primera lectura de la carrera cumplida es la renovación del pelotón ciclístico y la confirmación del arribo de la nueva generación: Aru, Dumoulin, Majka, Nairo, Esteban Chaves, Louis Meintjes. Todos ellos (6) entre los 10 primeros, son menores de 26 años; la generación 90′.

Por su parte, los “veteranos” de la tabla; “Purito”, Valverde, Dani Moreno, Mikel Nieve y Pozzovivo, ya doblaron la treintena e incluso la barrera de los 35 años en el caso de las dos figuras españolas. Su futuro es bastante corto, aunque sus equipos Katusha y Movistar los sostengan contra viento y marea.

Con su gran presentación en la contra-reloj "Chavito" confirmó que es uno de los grandes

Mi segunda lectura es que el podio está lejos de haberse definido. Mientras la lucha por la corona acapara la atención y parece confirmarse entre Dumoulin y Aru, el tercer lugar del podio será una batalla campal entre un desgastado Joaquim “Purito” Rodríguez que en la contra-reloj cedió mucho tiempo y piernas, el polaco Rafal Majka que también perdió ante los grandes, Nairo Quintana en pleno proceso de recuperación, Valverde -quien como se anticipaba- ejecutó una excelente contra-reloj en Burgos, y Esteban Chaves, al acecho y en busca de su oportunidad final.

Después de la dura etapa de Andorra y ya recuperado de la gripe que lo afectó durante la definitoria segunda semana, Nairo Quintana trazó el Podio como su nuevo objetivo y está cerca de conseguirlo. Si las fuerzas le responden el sábado y consigue explotar el desgaste físico del veterano Joaquim “Purito” Rodríguez, eventualmente podría descontar el 1:38″ que lo separa del tercer lugar del barcelonés. Difícil pero no imposible.

El problema será su compromiso de respaldar y defender a su compañero Alejandro Valverde (ahora sexto y a 22″ del colombiano) quien aventaja por escasos 15″ a Esteban Chaves, que se muestra más fuerte y constante, a pesar de no tener un equipo sólido que lo respalde en la montaña. La dualidad de Movistar y el favoritismo de Unzué por Valverde serán un factor clave a la hora de las definiciones, que podría beneficiar a Chaves en la batalla final.

¿ Alianza Colombo-Australiana ?

Al igual que Dumoulin, el colombiano es el único de los candidatos que no tiene respaldo en la montaña y debe correr con mucha inteligencia para aprovechar las oportunidades de la carrera y del ritmo que impondrán Astana, Saxo-Tinkoff, Katusha y Movistar. El colombiano se ha preparado a conciencia y aún no ha dicho su última palabra. Como objetivo primario debería “seguir” a Aru y luego intentar una estocada en la última cima. Podría intentar un ataque desde lejos, pero aunque está sólo y sin equipo, no le darán mayor márgen y puede ser suicida excepto si tiene ayuda de una alianza en carrera, por ejemplo del Team Colombia que sigue buscando su primera victoria de etapa en 2015.

El director de Orica Green-EDGE, Neil Stephens, cree ciegamente en “Chavito” y ya advirtió que aunque lo realizado hasta ahora es superior a las expectativas de la escuadra australiana, después del gran resultado de la contra-reloj “vamos a evaluar la situación y prepararnos para nuestro asalto final en la última semana de la Vuelta”. Son palabras firmes y optimistas, y a pesar de haber pérdido (por caída) al excelente rodador australiano Cameron Meyer, los otros 6 del equipo lo darán todo por Esteban.

DOS COLOMBIANOS EN EL TOP-5 ?

Hace 30 años, al escocés Robert Millard y al colombiano Francisco “Pacho” Rodríguez, se les escapó la Vuelta a España por 36″ en la penúltima etapa en la Sierra de Guadarrama, donde Pedro “Perico” Delgado lanzó un ataque frontal en los altos de La Morcuera y de Cotos y llegó a Segovia descontando lo imposible; 6 minutos 47″ para ganar la carrera con un golpe táctico magistral del ex-ciclista y técnico vasco Domingo Perurena.

El líder Millar y Rodríguez estaban separados por 10″ y no se preocuparon del ataque de “Perico” (estaba a 6:13″) pensando que no lograría descontar tamaña diferencia. La etapa de este sábado en las Sierras de Madrid tiene un corte similar, con más candidatos y separados por menor tiempo.

"Lucho" Herrera, campeón de la Vuelta en 1987, es la referencia del ciclismo colombiano en España

En ese 1985 en que triunfó “Perico” Delgado, por primera vez un colombiano subió al podio de la Vuelta. “Pacho” Rodríguez fue tercero (también en la montaña y en la clasificación por puntos) corriendo para el equipo español ZOR que dirigía Javier Minguez (el maestro de Eusebio Unzué), mientras que su compatriota debutante Fabio Parra, concluyó 5º. Por primera vez dos colombianos figuraban entre los cinco primeros.

El Top 5 se repitió otras dos veces; en 1987 cuando el histórico triunfo de Luis “Lucho” Herrera (además campeón de montaña) como líder del equipo Café de Colombia,  con un 5º puesto de Oscar de Jesús Vargas, del equipo Ryalcao Postobón.

Luego en 1989, Fabio Parra fue subcampeón a 36″ de “Perico” Delgado, en una edición en que las motos jugaron en favor del segoviano, quien consiguió derrotar al líder del equipo Kelme y al colombiano Oscar de J Vargas, de Postobón (tercero y además campeón de montaña y de la camiseta combinada) por 3:09″.

En el caso del Podio en la Vuelta, hasta el momento cuatro pedalistas colombianos lo han conseguido: Francisco “Pacho” Rodríguez fue 3º en 1985, Luis “Lucho” Herrera es el campeón de 1987, Fabio Parra fue segundo y Óscar de Jesús Vargas 3° en 1989. Oliverio Rincón fue cuarto en 1993 y después se conoció que los suizos Tony Rominger (campeón) y Alex Zulle (2º) corrían con ayudas “Epo” administradas por el médico Michele Ferrari, del que los pedalistas eran “clientes” preferidos.

Lo cierto es que los impares; 85,87,89 y 93, han sido buenos años para el ciclismo colombiano en la Vuelta y

OBJETIVOS CUMPLIDOS

Pero los 90 fueron “los años dorados del dopaje” europeo y las victorias de los escarabajos colombianos se redujeron considerablemente hasta ésta nueva era, en que han vuelto a brillar gracias a sus condiciones y a una “limpieza” -aún incompleta- del ciclismo mundial.

Desde la gloriosa década de los 80, una pareja de pedalistas colombianos no figura entre los cinco primeros de la Vuelta a España. Pero ahora Nairo Quintana y Esteban Chaves tienen nuevamente esa posibilidad, separados por 1:38″ y 2:15″ del tercero, respectivamente. Naito ya es quinto y Chaves figura 7º pero no se conforma con ese lugar.

Líder por un día, el catalán parece que tendrá que esperar otro año para ganar la Vuelta.

El propio Rigoberto Urán, advirtió el primero de septiembre antes de las etapas clave de Andorra, de la Ermita de Alba, y de la contra-reloj en Burgos, en que Chaves realizó una excelente presentación terminando 20º y delante de “Purito”, que el joven bogotano aún puede dar más sorpresas y quedar entre los cinco primeros de la Vuelta.

Igual que éste periodista, “Rigo” considera que lo realizado por Esteban Chaves no es una sorpresa sino la confirmación de una promesa. “Ya había ganado varias etapas importantes en Europa. Es un corredor muy explosivo. Recordemos que venía de un accidente y venía trabajando. En el Giro estuvo muy bien, así que para mí no es una sorpresa. Es un ciclista muy inteligente y lo que hizo en la Vuelta se esperaba. Es un pedalista que tiene un arranque muy fuerte y ya lo había demostrado. Aunque ya pagó el esfuerzo que realizó en los primeros días y la emoción de llevar la camiseta, creo que aún tiene por dar muchas emociones y así como está, puede quedar dentro de los cinco mejores corredores de la competencia”.

El objetivo de Chaves de terminar entre los 10 primeros practicamente ya se cumplió. Pero además ganó dos etapas, fue líder durante 6 jornadas, ha corrido con gran sabiduría en todos los terrenos, cumplió una decorosa contra-reloj (apenas perdió segundos con rivales más experimentados; 50″ con Aru y 1:10″ con Quintana) y su equipo australiano hará lo imposible para cuidarlo y llevarlo a mejorar su actual séptimo lugar en la general.

Por su parte Nairo Quintana, quien partía como uno de los favoritos, buscará el podio en lo que queda de la Vuelta, pero su quinto lugar trás haber corrido a fondo el Tour de France y superado una fuerte gripe que lo tuvo a punto de abandonar, es un excelente cierre de temporada. Los puntos que consiga serán importantes al final del año para su clasificación UCI World Tour, en la que actualmente es quinto pero podría ascender incluso hasta el segundo lugar trás su compañero Alejandro Valverde.

CIERRE DE LUJO: El martes se anunció oficialmente y se confirmó un secreto a voces; la renovación hasta 2018 de Esteban Chaves con su nueva “familia” australiana; el equipo ORICA-GreenEDGE, el único del pelotón mundial que confió en él y le dió la oportunidad de demostrar sus condiciones. Neil Stephens apuesta por el menudo bogotano para ganar las carreras Gran Tour y después de la Vuelta 2015, “Chavito” ya está entre la élite. Los años próximos serán para confirmar su poderío.