El Tour 2019 habla francés antes de la gran montaña

Cumplidas 10 etapas y más de la mitad de su recorrido, el Tour llega por primera vez en cinco años a la alta montaña -su terreno históricamente decisivo- con un sorprendente líder francés, un colombiano en el podio provisional y otro en el Top-10.

Julian Alaphilippe, uno de los más promisorios y apreciados pedalistas galos -nacido en pleno centro de Francia- inicia en amarillo la conquista de la cadena montañosa de los Pirineos en la frontera sur del país, con una ventaja cómoda de 1.12” sobre el campeón Geraint Thomas, de 1.16” sobre el tercero, el prodigio colombiano de 22 años, Egan Bernal (revelación del año anterior y de esta temporada) y de 2.04” sobre el líder indiscutido de Movistar,  Nairo Quintana, octavo en la tabla.

Después de cinco años, un francés lidera el Tour.

A pesar de su gran presentación con una victoria de etapa y el liderato, los especialistas todavía no le conceden opción a Alaphilippe, pero la camiseta amarilla “da alas y energía suplementaria”. A los 27 años y en su tercer Tour, ha confirmado que es un ciclista a tener en cuenta para ganar pronto una gran vuelta. Si al terminar los Pirineos sigue líder, habrá que pensar a muy corto plazo.

Sin duda, el gran ganador en la primera parte del Tour es de nuevo el equipo británico Ineos. Aunque esta vez no ha asumido el liderato desde temprano como es habitual, ha colocado a sus dos líderes en el podio temporal y en posición ideal para el ataque después de que los gregarios impongan el ritmo de crucero en las montañas. En esa tarea de “demolición” serán de nuevo fundamentales después del descanso de este martes,  Michal Kwiatkowski, Wout Poels, Gianni Moscon, Jonathan Castroviejo y el capitán de la escuadra, Luke Rowe, dirigiendo la estrategia en carrera.

Las diferencias aún descontables y no definitivas, surgen de la contra-reloj por equipos en Bruselas, de la primera toma de contacto con la montaña, las bonificaciones, las caídas y el corte al final de la décima etapa que involucró a varios líderes y los obligará a replantear su estrategia durante el día de descanso.

Esos minutos son si embargo el indicador inicial para algunos favoritos damnificados de la primera parte del Tour, entre ellos los franceses Thibaut Pinot (11°)y Romain Bardet (15°), el colombiano Rigoberto Urán (13°), el danés Jakob Fuglsang (16°) y el australiano Richie Porte (20°), quienes tienen la difícil tarea de descontar más de 2.30” al líder Alaphilippe. Por su parte el español Mikel Landa (21°), deberá trabajar para Quintana y junto con Alejandro Valverde y Marc Soler, ser su gran apoyo en la montaña.

Entre Alaphilippe -líder sorpresivo pero hasta hoy sólido y sereno- y Richie Porte, hay 3.59” de diferencia. Entre ellos debería estar el Top-10 de la carrera, mientras que los siguientes clasificados (después del 20°) ya no cuentan para la victoria pero serán piezas claves en el apoyo a sus líderes tratando de recuperar tiempo y llegar a la tercera semana en los Alpes con una ventaja más reducida y una general más clara. Tampoco aplican para el podio en París pero si para triunfos de etapa y ataques en su terreno predilecto, los italianos Fabio Aru, a casi seis minutos,  y el campeón del Tour 2014, Vincenzo Nibali (a 14 minutos). Los dos equipos World Tour financiados por los árabes (UAE-Emirates y Bahrain-Merida) ya poco cuentan.

Ahora es el momento de evaluar fuerzas y el desgaste del intenso ritmo en carretera (superior a los 42 kms/hora), recuperar energías y preparar nuevas tácticas para el segundo tiempo de un Tour que se muestra inicialmente favorable al ciclismo colombiano y francés, dos países que desesperadamente buscan la esquiva victoria desde los años 80.

Terreno propicio

La semana de cinco etapas tiene 706 kilómetros de recorrido; de ellos 512 en altura que constituyen el 45% de toda la montaña del Tour! El banquete está servido y para las aspiraciones de los favoritos serán definitivas la contra-reloj individual sobre 27.5 kms el viernes 19 de julio en Pau, y la cima del Tourmalet al día siguiente.

Hace 36 años, el 11 de julio de 1983, el portentoso escarabajo José Patrocinio Jimenez (un veterano de 30 años), dominó la única etapa de alta montaña del Tour en los Pirineos y coronó primero el Tourmalet y el Col d’Aspin, las dos cimas principales de las cuatro de esa jornada.

El “viejo Patro” no pudo vencer  en Bagnéres de Luchon por su deficiencia en el descenso y el desgaste. Las fuerzas no le alcanzaron para alcanzar al novato escocés de 24 años, Robert Millar (convertido hoy en mujer, Philippa York, y comentarista) quien subió a su rueda. Sin embargo, ese día Patrocinio llegó cuarto a la meta y se enfundó la camiseta de líder de la montaña en la primera participación del equipo aficionado Pilas Varta-Café de Colombia.

Patrocinio es el único ciclista colombiano que ha coronado primero el Tourmalet, y este año –apenas por tercera vez- la histórica y larga cumbre a 2.115 ms en los Pirineos, es meta de etapa, la 14, el sábado 20 de julio. Puede empezar a definir y seleccionar el Tour y un escarabajo volver a liderar. Esa fecha es el día nacional de Colombia, una ocasión especial de victoria que ya consiguieron Nelson “cacaito” Rodríguez en 1994, Felix Cárdenas en 2001 y Nairo Quintana en su debut en 2013. Hace dos años el nariñense Darwin Atapuma buscaba coronar su primera victoria en el Tour el día de la Independencia pero el francés Warren Barguil lo alcanzó a dos kilómetros de la meta en el Col d’Izoard en los Alpes. Será esta vez el día de Egan Bernal? O la tercera victoria de Nairo?.

Lo cierto es que la contra-reloj del viernes será igualmente fundamental, en especial para Nairo Quintana, quien puede fácilmente perder más de un minuto con Geraint Thomas y hasta 30” con Egan Bernal, el holandés Steven Kruijswijk (4°) y el sorprendente alemán Emanuel Buchmann (5°), al igual que con otros rivales. Su mejoría en este ejercicio es insuficiente y si en las cumbres de sábado y domingo no consigue acercarse a menos de un minuto del líder que tenga el Tour en la meta en Foix Prat d’Albis, las posibilidades de sueño amarillo serán mínimas. En el momento, los 52″ que lo separan de Thomas y los 48″ frente a Egan, son teóricamente recuperables.

Más favorable se presenta el panorama para Egan Bernal y Geraint Thomas, cuya poderosa escuadra Ineos, los llevará a las faldas del Tourmalet en posición de privilegio y los defenderá en las ondulaciones del jueves y el otro final en alto del domingo que puede marcar más diferencias.

Aunque Thomas ganó unos segundos en la exigente cima de La Planche des Belles Filles frente a Bernal, no es una cumbre larga y significativa como si lo serán los Pirineos y los Alpes a más de 2.000 metros. La realidad es que Bernal puede perder otros segundos en la contra-reloj (+/- 30”) pero es superior en la alta montaña, es co-líder y estará en igualdad de condiciones con Thomas en el momento de los ataques, cuando ambos tendrán que responder.  Ineos les ha dado carta libre para correr y sus piernas demostrarán quién es el más fuerte.

Un francés en plena forma

Los franceses están eufóricos con Julian Alaphilippe y el simpático y extravertido pedalista responde con tranquilidad que va “día a día” y sin preocuparse aún si llegar de amarillo a París es una posibilidad real. Julian vino al Tour consciente de que Enric Mas es la carta de su equipo belga Deceuninck-Quick Step para la general y que su misión era apoyarlo, brillar, ganar etapas y mejorar su presentación del año anterior cuando triunfó en dos de las seis fracciones de montaña y fue campeón de la categoría.

Debutando en el Tour, Enric Mas (24 años) ya es sexto en la tabla escoltando al líder de los jóvenes Egan Bernal (apenas a 30″) y confirmando que el subcampeonato de la Vuelta a España en septiembre anterior no fue sorpresivo y por qué el interés manifiesto de Movistar por llevarlo de líder en 2020. Junto al Ineos,  el equipo Deceuninck-Quick Step se muestra muy fuerte. Igual ocurre con el Bora Hansgrohe que tiene dos cartas entre los 12 primeros (Buchmann y Konrad). Ninguno se debe menospreciar.

Enric Mas es la nueva perla de Mallorca. Movistar lo quiere para líder en 2020.

Alaphilippe y Mas deberían ser una dupla muy importante en la montaña, similar a los Tandem Thomas-Bernal, Pinot-Gaudu o los hermanos Yates. El líder del Tour pasó primero en la cima del Tourmalet el año anterior (tal como en 2016 su compatriota Thibaut Pinot), y en 2019 cumple una temporada excepcional. Se entrenó y triunfó en Colombia en la carrera Oro y Paz, ganó la Milán-San Remo, la Strade Bianche y la Flecha Walona, en tanto que fue sexto en la Tirreno-Adriático. A su turno, el mallorquín Enric Mas,  fue 9° en la Vuelta a Catalunya y en la Vuelta a Suiza, donde concluyó su proceso de preparación y enfrentó a Egan Bernal.

Por su parte, Buchmann -el mejor ciclista alemán del momento- viene en progresión constante y a los 26 años disputa su cuarto Tour (Fue 15° en 2017). Tiene un biotipo ideal (1,81ms, 61 kg) y sus terceros puestos este año en la Vuelta al País Vasco y el Dauphiné Liberé, son una sobresaliente carta de presentación. Su aliado ideal es el austríaco Patrick Konrad (12°) quien viene de ser tercero en la Vuelta a Suiza. En su tercer año como equipo World Tour, Bora tiene ambiciones  serias y no solamente busca la camiseta verde de la regularidad con el tricampeón mundial de ruta Peter Sagan, sino un podio en la general.

Nada se ha decidido aún en el Tour 2019 pero mucho se ha decantado en los primeros 10 días y 1.804 kms (52%) de la edición 106 de la carrera. El escenario es digno de un filme de suspenso en dos partes: esta semana los Pirineos, la próxima los definitivos Alpes, donde los escarabajos han sido figuras estelares.

En su debut en 2018, Egan Bernal fue poderoso en los Pirineos y Alpes. Este año es líder del equipo.

En los Pirineos se puede esperar un repunte de los franceses Pinot, Bardet, Barguil y Gaudu, al igual que de los colombianos Rigoberto Urán y Nairo Quintana, quien tiene la ventaja de un fuerte equipo Movistar que estará completamente dedicado a respaldarlo porque finalmente  ha quedado claro para su director Eusebio Unzué que el “águila de Cómbita” es la carta mayor y su único líder. A su vez, Adam Yates y Daniel Martin buscarán confirmar su Top-10 y demostrar que tienen la fortaleza y regularidad para pelear el podio. Yates tiene a su hermano Simon preparado con la misión exclusiva de respaldarlo en la montaña, mientras que Martin contará con Aru y el colombiano Sergio Luis Henao para esa labor.

Mientras tanto Rigoberto Urán podría ascender al Top-10 si continúa su curva de progresión pero el abandono de Tejay Van Garderen y la falta de gregarios de lujo (excepción del canadiense Michael Woods) no le favorecen. El equipo cometió un error táctico el lunes aunque otros líderes importantes también quedaron cortados y cedieron tiempo valioso. Education First tendrá que esforzarse al máximo para recuperar las opciones de Rigo pero lo cierto es que muchos necesitan con urgencia descontar tiempo.

A mi juicio la opción más clara esta semana es la de Egan Bernal, quien puede terminar el domingo cambiando la camiseta blanca del mejor joven por la amarilla de líder. Las circunstancias parecen favorecerlo aunque Alaphilippe tiene margen para mantenerse y aún no ha mostrado flaquezas. El tercer lugar en el podio de Egan es ya un logro inmenso. Muy pocos han llegado tan alto a los 22 años y en su segundo Tour de Francia. Chapeau!

—–

Favoritismo: Al cabo de las primeras diez etapas y más de medio Tour recorrido, las preferencias han cambiado sustancialmente en las casas de apuesta.  Hoy martes 16 de julio, antes de los Pirineos, las opciones para ganador son en su orden: Geraint Thomas (4/7), Egan Bernal (7/2), Nairo Quintana, Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot (14/1), Steven Kruijswijk y Enric Mas (18/1). El sábado 6 de julio, antes de largarse, eran: Bernal (9/4), Thomas (5/2), Nairo (16/1), Julian Alaphilippe (150/1), Thibaut Pinot (18/1), Steven Kruijswijk (22/1) y Enric Mas (28/1). Quintana y Alaphilippe mejoraron su opción.

Comments are closed.