Tour-2018: Histórico! Fernando Gaviria primer líder

El velocista colombiano Fernando Gaviria comenzó este sábado 7 de julio a re-escribir la historia victoriosa del ciclismo colombiano en el Tour de Francia, al triunfar el día de su debut y asumir el liderazgo y la famosa camiseta amarilla de la prueba más importante del mundo, al igual que la blanca del mejor joven y la verde de la clasificación por puntos.

El portentoso sprinter, figura estelar del equipo belga Quick Step,  respondió al favoritismo de los especialistas y a los 23 años y luego de 201 kilómetros de carrera cubiertos a un infernal promedio de 45,7 km/hora bajo un sol atlántico de 32°, venció a los mejores embaladores del mundo, encabezados por el tricampeón mundial de ruta Peter Sagan. “Estuve allí pero el mejor ciclista ganó hoy. Fernando estuvo al frente e hizo una gran carrera”, dijo el eslovaco.

Fenomenal!. Fernando Gaviria consiguió su "sueño amarillo" debutando en el Tour; único.

Gaviria se convirtió así en el segundo debutante que triunfa en la apertura de la Grande Boucle, hazaña que en la época moderna del Tour no se lograba desde 2004 cuando el suizo Fabian Cancellara -también a los 23 años- ganó el prólogo de 6.1 kms, una contra-reloj invividual en Lieja, Bélgica. La de hoy en cambio fue una etapa regular que se decidió en un embalaje entre los grandes; Gaviria, Sagan, el alemán Marcel Kittel y el noruego Alexander Kristoff. Unicamente faltaron a la cita el francés Arnaud Démare y el británico Mark Cavendish, retrasados luego de caídas en el pelotón durante los kilómetros finales.

“Es un sueño empezar ganando en el Tour. Mi equipo trabajó muy bien para ubicarme y en los últimos 200 metros me lancé con toda la potencia que tenía. La verdad que soñaba con esta camiseta”, explicó el jubiloso Gaviria, quien venció la que llamaba “maldición de la camiseta amarilla” porque sólo un ciclista colombiano la había portado anteriormente, Víctor Hugo Peña en 2003 cuando cruzó primero la meta en la 4° etapa, una contra-reloj por equipos que ganó su escuadra US Postal. Peña mantuvo la camiseta durante tres días gracias al permiso de su líder, el estadounidense Lance Amstrong, y aún se recuerda y dice con humor en el Tour, que Peña no sólo portaba el llamado Maillot Jaune, sino los botellines de líquido para sus compañeros.

Gaviria en cambio es el líder indiscutido de Quick Step en las etapas llanas (9 en total), sus compañeros están al servicio de preparar y lanzar sus poderosos embalajes y la consigna es ganar más etapas y conservar el liderato el máximo posible, quizás hasta Roubaix. Es uno de los mejores equipos del mundo, dominar la primera parte del Tour es un desafío al que no le temen y el trazado de las primeras jornadas es favorable, aunque los rivales de Gaviria son muy fuertes y tienen más experiencia. Pero la gran presentación del “misil” en el Giro d’Italia el año anterior -ganó cuatro etapas- permiten ser optimistas de que el triunfo de hoy no será el único.

Tal como escribí en el último segmento de mi Blog “El Tour de la verdad”, previo al comienzo de la prueba, por primera vez el ciclismo colombiano es “Total: en plano y montaña”. Con su victoria, Fernando Gaviria confirmó mi pronóstico y validó esta apreciación. Sólo se le escapó la  camiseta de la montaña, tan apreciada por un país conocido por sus excelentes escaladores, porque no se preocupó por ella.

Víctimas del caos

El sabor de la primera etapa del Tour para cuatro de los seis ciclistas colombianos fue agridulce, al igual que para algunos de los principales rivales y candidatos a la victoria que salieron damnificados de caídas en el pelotón durante los últimos 10 kilómetros, cuando el ritmo de crucero de los equipos interesados en la etapa; BORA-hansgrohe, Quick Step y Lotto Soudal.

Primer Tour, primera embalaje, primera victoria, primer liderato, primer Maillot Jeaune! Contundente!

Fue un final nervioso en el que perdieron tiempo el campeón Chris Froome, el australiano Richie Porte, los otros novatos colombianos (Egan Bernal y Daniel Martínez), Darwin Atapuma, el francés Pierre Latour que aspira a ganarle la camiseta de los jovenes a Egan, el australiano Adam Yates, el prometedor español Marc Soler (Movistar), y Nairo Quintana.

Pasaron la prueba Gaviria y Rigoberto Urán, siempre atento en la parte principal del pelotón. El grupo se partió en varias fracciones y apenas 62 pedalistas llegaron con el líder. La relativa estrechez de la ruta en los kilómetros finales, fue uno de los causantes de las caídas y los equipos más “golpeados” fueron Sky y Movistar, aunque el español colocó dos de sus ases delante. El novato Egan Bernal tuvo su primera caída y debió trabajar fuerte con Quintana para recuperar tiempo y tratar de conectar con el grupo de su líder. No lo logró y cedió el mismo tiempo el principal damnificado del día, Nairo Quintana.

Nairo rodaba en el grupo principal y pinchó las dos ruedas a 3,5 kilómetros de la meta. No tenía ningún compañero cerca para que lo auxiliara y con la demora en recuperar la bicicleta cedió tiempo valioso: por fortuna sólo 24″ con Froome, Porte y Yates, pero 1.15″ con sus co-líderes Mikel Landa y Alejandro Valverde, al igual que con Nibali, Urán, Bardet, Dumoulin, Roglic  Mollema, Fulgsang y Geraint Thomas, que no tuvieron problemas.

La diferencia de Froomey, RichiePorte y Adam Yates con el grupo de favoritos que salvó el día sin pérdidas es de 51″ y al momento la mejor carta de Sky es Geraint Thomas, su plan B.

Por su parte Darwin Atapuma perdió 51″ con el líder Gaviria, mientras que el tercer debutante colombiano, Daniel Martínez del equipo de Rigo, fue quien más tiempo cedió, 2.19″. Como señaló el campeón Froome al final de la etapa, los primeros días tienen muchos trucos pero “Lo importante es que no estoy herido ni lesionado”.

El Tour apenas ha comenzado y las distancias son teóricamente recuperables, aunque el caos de las caídas y cortes en el pelotón, obligarán a algunos a cambiar estrategias y evitar nuevos dramas. La etapa de mañana domingo es igualmente llana pero ligeramente más corta (183 km), apta para otra llegada masiva y otro embalaje de lujo, con un líder colombiano que defenderá con las uñas su primera camiseta amarilla e intentará repetir la dosis triunfal o conservar la diferencia de 4″ sobre Peter Sagan y demás velocistas. El juego de las bonificaciones será factor esencial para prolongar el “sueño amarillo”.

 

Comentar este artículo