Rigoberto a 30″ del Premio Mayor

En “La puerta de Oriente”, en Marsella, a orillas del mar mediterráneo, se decide este sábado 22 de julio el Tour de France y el colombiano Rigoberto Urán, quien comenzó su vida como vendedor de lotería está a 30″ del Premio Mayor.

Igual que hace 28 años, una contra-reloj individual histórica sentencia la carrera. El británico Chris Froome, tricampeón y líder de la prueba, el francés Romain Bardet, subcampeón el año anterior y segundo a 23″, y el “gallo tapado”, el sorprendente colombiano Rigoberto Urán, separado por 29″ del maillot amarillo en el tercer lugar, son los candidatos a la victoria.

Los tres están destinados al podio el domingo en los Champs Elysées en París, pero la crono de 22,5 km trazada en las calles del puerto mediterráneo de Marsella puede cambiar las actuales posiciones, gracias a un corto pero empinado ascenso a la Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Guardia (Notre Dame de la Garde) sobre 1,2 km, con una pendiente media del 9,5% y a cinco kilómetros de la meta.

En cuatro ocasiones en la última década del Tour, el portador de la camiseta amarilla ha ganado la contra reloj final y sólo en 2011, cuando el rodador australiano Cadel Evans remontó una diferencia de 57″ y venció al luxemburgués Andy Schleck en Grenoble, se revertió esa constante.

"Rigo" está a 30" de ganar el Tour y para ello debe realizar la contra-reloj de su vida.

Después de las victorias del estadounidense Greg LeMond en 1989 (por 8″) y Cadel Evans hace seis años, el Tour de Francia no se define en su crono final, y de nuevo puede cambiar de dueño. Esta vez las diferencias del líder Chris Froome no superan el medio minuto con sus rivales, mientras que en las dos ocasiones anteriores eran casi el doble: 53″ entre Laurent Fignon y LeMond en la largada entre Versalles y los Campos Elíseos y de 57″ entre Schleck y Evans.

Froome confía en su ventaja pero es consciente de que Rigoberto Urán puede dar una sorpresa y es su principal amenaza. “Entre mis rivales para la clasificación general es el más fuerte contra-relojista y está sólo a 29″. Rigo es el rival a temer en Marsella”, dijo el británico, que aspira a ser tetracampeón este sábado y quedar a las puertas de igualar a Eddie Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain, que con cinco títulos son los máximos triunfadores en la Grande Boucle.

El líder no contará con la ventaja del uniforme aerodinámico que le permitió ganar 20" en Dusseldorf.

Un hecho importante es que este sábado correrá con la camiseta amarilla de líder entregada por la dirección del Tour y no con el controvertido uniforme de tecnología aerodinámica Vortex, que según los expertos permitió a los ciclistas de Sky ganar entre 18 y 25″ en la contra reloj inicial en Dusseldorf sobre 14 kmt. Teóricamente, el líder dejaría entonces de ganar más de 30″ en Marsella. Y la batalla será de “sólo piernas”.

El viernes en la etapa más larga del Tour sobre 222,5 kms, Sky controló la carrera -como lo hizo a lo largo de las tres semanas- y no dejó posibilidades de que atacaran a su líder. La táctica permitió un descanso relativo a Froome y los rivales directos prefirieron reservar sus energías para la contra-reloj sin arriesgar un golpe táctico como el de Formigal en la Vuelta a España del año anterior cuando un ataque sorpresivo de Contador y Quintana logró aislar al campeón británico y su equipo, que allí perdió toda opción de triunfo sobre Quintana. Con más de 3.414 kms recorridos, el cansancio acumulado en las piernas pesa mucho.

La última apuesta

Jamás en la historia de 34 años de participaciones en el Tour de Francia un ciclista colombiano estuvo tan cerca del sueño amarillo y la gloria en París. Rigoberto Urán, quien fuera campeón nacional contra-reloj y ganó la crono del Giro d’Italia en 2014 sobre 41,9 kms, encarna la esperanza de Latinoamérica y enfrenta el día más importante de su larga y exitosa carrera profesional.

De nuevo una contra-reloj individual decide el Tour de France.

El líder del Tour, Chris Froome, parte como favorito y para Urán el triunfo final es difícil pero no imposible. Dadas sus condiciones y el excelente estado de forma mostrado a lo largo del Tour, “Rigo” puede alcanzar el segundo lugar e incluso descontarle tiempo a Froomey, quien jugará con los 29″ en su favor y el hecho de largar último, para controlar la amenaza. El hijo emérito de Urrao tendrá que realizar la contra-reloj de su vida y para derrotar al británico necesita 30″.

Su director en el equipo Cannondale-Drapac, Jonathan Vaughters es consciente de lo difícil del reto. “Hace unos años se podría decir que Froome podría tener un contratiempo técnico, pero ha hecho grandes mejoras en las curvas”, explicó el ex-ciclista estadounidense, quien fuera especialista contra-reloj, campeón estadounidense de la especialidad (1997) y ganador de la etapa en línea del Dauphiné Liberé hace 16 años.

La superioridad de Froome contra el reloj, sugiere que a pesar de los márgenes tan estrechos, su victoria está casi asegurada. Pero los milagros existen.

El arma de "Rigo", la Cannondale Super Slice Disc brake TT en fibra de carbono.

Las diferencias de la contra-reloj inicial en Dusseldorf hace 20 días bajo la lluvia no son tan significativas como parecen y este sábado bajo el sol de la tarde en Marsella (30° de temperatura, humedad del 65% y vientos de 16 km/hora), la etapa tiene otro precio; es el premio mayor del Tour. Froome le tomó 40″ a Romain Bardet y 51″ a Urán en el primer ejercicio individual contra el cronómetro sobre un trazado de 14 kms.

Pero Urán tuvo un contratiempo inesperado que afectó su presentación. Cinco minutos antes de la largada un comisario de la UCI dictaminó que el manubrio de su bicicleta especial no cumplía con el reglamento y negó la autorización dada dos horas antes por dos comisarios del Tour. “Rigo” tuvo que largar con la bicicleta de repuesto que no estaba bien adaptada a sus características y cedió tiempo.

Pero a lo largo de la carrera, de los Ases del Tour es el que más tiempo le descontó a Froome (22″) y el sábado, el colombiano y su equipo estarán bien preparados. Bardet redujo igualmente su diferencia inicial, en 17″. El Tour aún no ha terminado y quien haya tenido menor desgaste puede tener los arrestos necesarios para ganar la edición 104 de la más importante prueba ciclística del mundo.

La primera contra-reloj internacional de Chris Froome hace 10 años en Stuttgart terminó en la largada.

Un percance técnico, una caída, una curva mal tomada, cualquier detalle puede cambiar el decorado en el último momento. Y la historia tiene ejemplos.

Hace casi diez años, el 26 de octubre  de 2007 en su debut profesional en el campeonato mundial de ciclismo en Stuttgart (Alemania), Chris Froome, aún representando a Kenia (se nacionalizó británico posteriormente), se cayó espectacularmente en la primera curva trás largar la contra-reloj individual en la categoría Sub-23. Terminó 41 y fue el hazmerreír de la jornada. El ciclista británico de hoy es muy superior, pero Marsella, el Puerto de Oriente, en el mediterráneo, siempre ha sido una ciudad difícil y sorprendente.

 

 

Comments are closed.