Drama en un Gran Cru Classé de Burdeos

Hacía un buen tiempo que no tenía la ocasión de ver una película de cine filmada entre viñedos. Y para ello esta vez fui al teatro solo, algo infrecuente en mi.

Hablo de Tu Seras Mon Fils, cuyo nombre en español podría ser “Tu serás mi hijo”, que fue filmada en 2010 en el Château Clos Fourtet, primer Gran Cru Classé de Saint Emilion. Devolviendo mi película personal, entre este comienzo de Octubre en París y Cognac en 2007 han pasado cuatro años, muchas historias vinícolas y tres ediciones de Vinexpo, la feria mundial del vino, en Burdeos.

Había visto el día de su estreno Roman de Gare, la película de Claude Lelouch filmada en los viñedos de Borgoña y presentada en Cognac, en la apertura del 25 Festival de Cine Policíaco, con el mismo Lelouch y el elenco -encabezado por Fanny Ardant y Dominique Pinon- en la sala de proyección.

Claude Lelouch (segundo de der. a izq.) con el elenco de Roman de Gare (Foto: rincondecata.com)

Fue la noche del 22 de junio de 2007, invitado por mis amigos Jean-Jacques y Séverine Bonnie, directores del Château Malartic-Lagraviere, que produce uno de los más excitantes vinos Grand Cru Classés de Graves en Pessac-Léognan y que se mantiene en ascenso permanente desde 1997 cuando el empresario belga Alfred-Alexandre Bonnie -padre de Jean-Jacques- adquirió la propiedad vinícola e invirtió considerablemente en su modernización.

Hoy Malartic-Lagraviere está en el primer nivel de los Grandes Crus de Pessac-Leognan pero mantiene precios accesibles. Es un vino que sigo desde 1998 -la añada que inicia la renovación- y puedo certificar sin asomo de duda, su calidad en constante progreso.

En este 2011 mi turno cinematográfico fue ahora para Tu serais mon fils, que lleva cinco semanas en las carteleras francesas, belgas y suizas y está filmada casi totalmente en Saint Emilion, en viñedos muy cercanos a mi corazón y a mi vida.

El escenario principal es uno de los 15 primeros Grandes Crus Classés de Saint Emilion y el más próximo a la villa medieval, justo frente a la iglesia colegiada (L’Église collégiale), monumento histórico de Francia desde 1840 y claustro obligado de manifestaciones religiosas y de bendiciones vinícolas.

El déspota Niels Arestrup (izq.) enfrenta a su hijo Lorànt Deutsch (der.). Foto Universal Pictures France

El drama por la sucesión vinícola se desarrolla en Clos Fourtet

Clos Fourtet es de propiedad de Philippe Cuvelier desde 2001 y hoy lo dirige su joven y dinámico hijo Matthieu, otro buen amigo. Matthieu, Jean-Jacques y Séverine, son igualmente cercanos y hacen parte de la energética asociación Bordeaux Oxygène que desde 2005 reune a jóvenes viticultores bordeleses con la consigna de producir vinos de muy altos estándares de calidad.

La historia de la película está aún más unida a mi vida porque tuve oportunidad de seguir algunos momentos de su filmación en septiembre del año anterior, justo en los días previos a la extraordinaria cosecha 2010, cuando pasé a saludar a Matthieu y a su esposa Celline y los encontré felices porque esperaban su segundo bebé. Hoy Philippe tiene 9 meses y ya gatea por la casa; el escenario de la película.

Se trata en realidad del primer filme que tiene como escenario principal un verdadero château bordelés. La trama es la historia imaginaria del propietario del Clos de l’Abbé, Paul de Marseul (Niels Arestrup), con sus defectos y cualidades; un padre egoísta y déspota que no confía en su hijo Martin -protagonizado por el actor franco-húngaro Loránt Deutsch- para hacerse cargo de la propiedad cuando a su administrador y vinificador le descubren un cáncer. Prefiere entonces al hijo del administrador quien trabaja en Rubicon, los viñedos de Francis Ford Coppola en el valle de Napa en California. El resto del melodrama los invito a que lo descubran en una sala de proyección.

En la cinta del director Gilles Legrand, las botellas del elegante y especiado Clos Fourtet son remplazadas por el imaginario Clos de L’Abbé y las verdaderas etiquetas se aprecian muy discretamente a lo largo de los 102 minutos que dura la trama, uno menos que Roman de Gare de Lelouch. Se aprecian igualmente algunas botellas de Château Angelus y los productores agradecen por esporádicas tomas realizadas en sus dominios a los castillos Pavie, Troplong Mondot y Beauséjour-Duffau-Lagarrosse, todos ellos también primeros Grandes Crus Classés de Saint Emilion.

Además de los actores, el reparto del filme fueron los propios trabajadores de Clos Fourtet, el administrador Tony Ballu, el director técnico Daniel Allard y miembros del equipo de vinificación del reconocido enólogo-consultor Stéphane Derenoncourt, quien asesora a los Cuvelier y además colaboró en el guión. Stephan estableció una relación estrecha con el director Legrand y participó en el lenguage técnico del filme.

Póster original de la película Tu serás mi Hijo

Matthieu Cuvelier me dijo después de que vi la película en París y comentamos algunos aspectos, que el filme es respetuoso y muy fiel del léxico vitivinícola y que el lenguage es realmente el que se habla en los viñedos. A mi juicio, fotográficamente, los escenarios son bien escogidos, aunque creo que hay demasiado viñedo y faltaron tomas de Saint Emilion, con sus calles empedradas de mágico contagio.

Tu Seras Mon Fils se filmó entre la última semana de agosto y las tres primeras de septiembre, y luego una semana a fines de octubre, después de la vendimia. Recuerdo que Matthieu me explicó hace un año durante mi visita, que habían dado total autonomía al equipo de filmación, con las consecuentes alteraciones que ello implicaba en el ritmo normal de trabajo en la propiedad.

Hablamos entre las viñas -las mismas del filme- y comentamos la excelente cosecha que se iba a vendimiar a finales de septiembre. Otro hecho curioso, las escenas de la vinificación se desarrollan en Clos Fourtet, pero la uva fue comprada por los productores y no es la cosecha del castillo. Por ello se observan uvas blancas y las escenas con uvas tintas son escasas.

Confieso que esperaba un poco más de la historia. La encontré menos compleja de lo imaginado y aunque podría acercarse a historias reales de las familias vinícolas bordelesas, me quedé a mitad de camino. Reconozco la actuación sobresaliente de Niels Arestrup en un papel para el cual se pensó primero en el controvertido Gérard Depardieu (consagrado propietario de viñedos) , pero estimo que son superiores los vinos de Clos Fourtet al filme.

Tal vez la proyección en el cine Gaumont Parnasse la seguí con ojos vinícolas y apreciando menos la técnica y el rodaje, pero para tranquilidad de mis lectores, la experiencia me ha enseñado que cada paladar es diferente. Así que si le gusta el vino y la película la proyectan en un cine cerca de su casa, no dude en ir a verla y a soñar entre los viñedos de Clos de L’Abbé…digo, de Clos Fourtet. Y cuando visite el histórico burgo de Saint Emilion -patrimonio de la humanidad por Unesco- tendrá otra razón más profunda para recorrer con emoción sus calles y viñedos.

* Me he referido apenas tangencialmente en esta entrada a Sideways (2004), la exitosa película de Alexander Payne, con la magnífica actuación de Paul Giamatti y el maravilloso escenario de los viñedos de California. Simplemente porque no es la última que había visto y fue unos años anterior a Roman de Gare y a Tu Seras Mon Fils.

3 comentarios en “Drama en un Gran Cru Classé de Burdeos”

  1. Alain dice:

    Hola cher Juan Carlos,

    Félicitation pour ton blog et internet et pour tes bonnes nouvelles qui me font plaisir. Gracias por escribir en Castellano en tu blog! Me permite leer otro idioma y cambiar un poco del Inglés. Hasta pronto en noviembre en London. Me encantará verte de nuevo.

    Avec mes amitiés,

    Alain Dourthe
    Estate Manager
    Château Faugères
    Saint Emilion

  2. Matthieu dice:

    Bravo et merci mon ami Juan pour ce bel article sur le film « tu seras mon fils » tourné a Clos Fourtet.
    Je suis content de voir que le film t’a plu. C’est en effet un très beau film sur le plan esthétique, avec de très belle image du château comme de la région.
    Comme tu le dis bien, ce film tente de retranscrire le plus fidèlement possible la vie d’une propriété viticole. Avec ses codes, son langages, ses actions… et comme toi je pense que pour cela le film est déjà une réussite.
    Ensuite je sais que pour le réalisateur Gilles Legrand, il était important pour lui de ne pas rentrer dans une version trop documentaire. Et c’est pour cela que Clos Fourtet reste juste le décors et la toile de fond d’une vrai histoire, d’un drame assez dur entre tous ses protagonistes.
    En tous cas j’espère que le film plaira à une majorité de personnes, et qu’ils leur donnera peut-être un peu envie de découvrir St Emilion, ses vins et plus particulièrement Clos Fourtet qui a été ravi d’accueillir ce très bon film.
    Bien amicalement,

    Matthieu Cuvelier,
    Propiétaire-Directeur
    Clos Fourtet

  3. Florence dice:

    Hola Juan Carlos,
    Me gustó mucho tu artículo sobre la película “Tu seras mon fils”.
    Ahora nuestro programa para el fin de semana es de ver esta película!
    Amicalmente,

    Florence Garnier
    Directrice Export
    Europe, Afrique et Moyen Orient
    CORTON ANDRE SAS