Froome “amarillo” y “Rigo” a 6″ del Podio

La primera etapa de transición antes de los Alpes tuvo dos ganadores y confirmó que ambos Ases son los más fuertes e inteligentes del Tour de France: el británico Chris Froome y el colombiano Rigoberto Urán.

Con una fuerte aceleración en el repecho de 400 mts al final de la jornada en Rodez, el equipo Sky puso de nuevo a Chris Froome al frente del Tour y recuperó el “maillot jaune”. El único de los Ases que resistió la embestida final fue Rigoberto Urán, quien llegó a la par del nuevo líder y le descontó tiempo a sus demás rivales, colocándose ahora a 6″ del podio, a 11″ del segundo y a 29″ de Froome.

El “sciocco” (tonto) del día -tal como el propio ciclista lo reconoció- fue el ex-líder italiano Fabio Aru, quien se descuidó al final de la etapa y quedó en la parte trasera del pelotón, desde donde no pudo remontar. El italiano demostró que aún le falta aprender porque un líder jamás desampara a sus principales rivales y menos conociendo de antemano las intenciones de Froome y de Sky de atacar en el repecho final.

El triunfo de Michael Matthews en Rodez, le dio otra sacudida al Tour. Froome volvió al liderato.

En ese sentido, Rigoberto Urán demostró no sólo su excelente estado de forma sino su sabiduría para leer la carrera y estar siempre adelante, atento y firme. Froome no pudo despegarlo en la aceleración y tampoco al irlandés Dan Martin. Pero los demás cedieron tiempo precioso: Aru 24″ y el liderato, Romain Bardet y Simon Yates (4″), Nairo Quintana 18″ y Mikel Landa, 14″.

En este Tour-2017, uno de los más apretados de la historia de la prueba, cualquier segundo cuenta y podrá ser definitivo. No sólo por ello, sino por su carácter combativo y de liderazgo, Froome seguirá arañanado cualquier oportunidad. Y junto a él, Rigoberto Urán, quien cumple una excelente presentación, sigue esos mismo parámetros y jamás se le despega.

Es respetable la posición de Nairo Quintana quien dijo preferir no correr riegos y perder segundos, confiando en que las próximas etapas y los Alpes la semana próxima le permitan tener de nuevo su famoso “golpe de pedal”, recortar tiempo y luchar por el podio: “Al final se piensa más en la seguridad y en tener más oportunidades más adelante”, dijo Nairo, quien está ahora a 2.22″ de Froome.

Nadie sabe si el intenso esfuerzo del británico por ganar unos segundos mermen sus fuerzas para otros cimas y después le cuesten minutos. La lógica de Nairo fue preservar fuerzas para gastarlas en su terreno favorito, en los Alpes y sus largas y altas cumbres.

La jornada montañosa de este domingo antes del último descanso del Tour, puede seguir “moviendo” la prueba y causar otros estragos.

Pero por lo visto hasta hoy, Froome y Urán son los más sólidos y regulares; el tricampeón británico con el respaldo del mejor equipo del mundo, y el colombiano prácticamente sólo pero con la sabiduría de los “lobos de mar” -los grandes capitanes- y la energía del retador más peligroso, aquel que nunca habla ni muestra sus cartas antes del momento justo.

 

Comentar este artículo