El Tour de Francia definió su Póker de Ases

En el Tour de France no hay invencibles, por más dominadores que parezcan.

Por segunda vez Chris Froome perdió el liderato que había ejercido por 51 etapas,  tras desfallecer en la primera etapa pirenaica que su poderoso equipo Sky le había preparado para ganar y consolidar su ventaja. Con mínimos 6″ de avance, el italiano Fabrio Aru es el nuevo “Capo”.

La “locomotora” británica hizo todo para ganar: fragmentó el pelotón, decantó los favoritos y exigió al máximo a sus retadores, pero en los últimos 400 metros de la duodécima etapa en el muro de Peyragudes, su capitán insigne desde 2013 “cayó a la lona” por primera vez y resignó el “maillot jaune” a Aru. mientras el francés Romain Bardet se le acercó a 19″ y el colombiano Rigoberto Urán a 29″.

La esperanza francesa, Romain Bardet ganó en los Pirineos y puso a sufrir a Froome.

Al tricampeón británico le fallaron las fuerzas y de poco sirvió el intenso ritmo impuesto por sus escuderos. El efecto psicológico de su impotencia en la cima alentará ahora a sus principales retadores a atacarlo frontalmente, con Bardet y Urán a menos de medio minuto.

En la historia victoriosa de la escuadra británica iniciada con Bradley Wiggins en 2012 (Froome abandonó el Tour 2014 en la quinta etapa después de caídas que le causaron fracturas de la muñeca izquierda y la mano derecha), es apenas la segunda ocasión en que su dominio que parecía aplastante sufre un serio revés.

El Tour 2017 es imprevisible y quedó más cerrado que nunca, con cuatro Ases que se consolidaron en el Póker de favoritos: Aru, Froome (2°), el francés Romain Bardet (3°) y el sorprendente colombiano Rigoberto Urán, segundo en la estación de Sky de Peyragudes en otra concluyente presentación . Todos separados por mínimos 35″.

Luego de 12 etapas y a falta de 1.347,5 kms (el 39% del Tour), la prueba ha recobrado la emoción y el abanico de favoritos se ha cerrado.  En ese sentido, la prioridad del equipo Sky de distanciar a los rivales que habían pérdido tiempo en la clasificación general como Nairo Quintana y Alberto Contador, se cumplió. Ambos concedieron más de dos minutos y no representan peligro inmediato.

Sky ha perdido el liderato pero no el dominio. Ahora tiene a cuatro de sus ciclistas entre los 16 mejores de la carrera: Froome, Mikel Landa (7°), Mikel Nieve (13°) y Sergio “checho” Henao (16°), lo que nunca antes había acontecido.

El liderato de Fabrio Aru es exiguo, de apenas 6” sobre Froome, mientras que el francés Romain Bardet –vencedor en Peyragudes- está ahora a 25” del comando y al acecho, a 35″, la esperanza latinoamericana Rigoberto Urán. Con opciones muy serias.

Urán realizó una etapa excelente, sólo perdió tiempo con Bardet, consiguió bonificación, le descontó 26” a Froome y mantuvo firme su cuarto puesto, ahora a sólo 35” del líder. Inicialmente había sido sancionado con 20″ de retraso por los comisarios de carrera debido a que recibió de un espectador una caramañola con agua dentro de los diez kilómetros finales, lo cual prohíbe el reglamento. Su equipo aceptó el castigo pero recordó que el ganador Bardet cometió la misma infracción. Para zanjar la inconsistencia y no sancionar a Bardet, la UCI (la Unión Ciclística Internacional) se retractó el viernes en la mañana. El Tour 2017 está bien apretado!.

De los Pirineos a los Alpes

Si la primera etapa de alta montaña del Tour 2017 ganada por Rigoberto Urán en el macizo del Jura decantó la prueba, la primera en los Pirineos definió los favoritos. A mitad de la semana próxima dos etapas en los temibles Alpes, con cimas superiores a los 2.000 metros y en las cuales los ciclistas colombianos han escrito páginas gloriosas, serán el juez y sentenciarán la edición 104 del Tour de France.

Pero antes, este  viernes 14 de Julio, día nacional de Francia, la despedida de los Pirineos sobre un corto trazado de 101 kms, será otra batalla de infarto en la que Romain Bardet y el equipo AG2R-La Mondiale quiero cumplir su “toma de la Bastilla” y vestirse de amarillo en Foix, cuna del Conde de Navarra, Rey de Francia en 1589 con el nombre de Henri IV.

El Mur de Péguère es una pared que puede acabar con las ilusiones de muchos.

Antes de largarse el Tour, Luis Fernando Saldarriaga, director técnico del equipo Continental colombiano “Manzana Postobón”, me dijo que la etapa 13 con el Col de Latrape, el Col d’Agnes y el Mur de Péguère; “será peligrosa y requerirá de un gran planteo táctico para sacar ventaja”.

Aunque es la etapa más corta del Tour (exceptuando las dos contra-reloj), sus tres cimas de primera categoría están encadenadas en menos de 50 kms y contemplan pendientes promedio que van de 7,3 a 8.2%, pero con un trayecto infernal de 2kms que alcanza el 18% en el Muro de Péguère, por una carretera estrecha en la que hace cinco años -última vez que se disputó- los espectadores lanzaron puntillas y grapas al paso del pelotón, provocando numerosos pinchazos.

El Mur de Péguère es corto pero violento y sus últimos 3,6 kms son una verdadera pared al estilo de la famosa cima española del Angliru, en Asturias, en la que se podrá provocar una selección importante. El esfuerzo final puede tardar unos 15 minutos pero es imposible realizar aceleraciones debido a la dureza de la pendiente que obliga a cada ciclista a establecer su propio ritmo hasta la cima, antes de iniciar un rápido y peligroso descenso por una ruta estrecha pero no técnica, a 27 kilómetros de Foix, en la que será difícil recortar diferencias. Así pues, la etapa del número cabalístico 13 puede ser la de la buena fortuna para unos pocos y la de la crucificción para muchos.

Es previsible una jornada rápida, intensa, apta para contra-ataques, “romper piernas” y alianzas y cambios que pueden provocar un revolcón de la tabla general. Después del esfuerzo del jueves y la primera debilidad mostrada por Froome, puede haber ataques de todo tipo, en tanto que Sky intentará nuevamente controlar el ritmo y recuperar el primer lugar, o simplemente reservar fuerzas para la última semana.

Urán realiza un Tour soberbio y corre con inteligencia. Es amenaza y candidato al podio.

Las dos escuadras más compactas del pelotón, Sky y AG2R-La Mondiale, están llamadas al protagonismo y a atacar a Fabio Aru, en tanto que Urán, en gran estado de forma y corriendo con inteligencia, puede sacar partido de esa lucha, al igual que el irlandés Daniel Martin (5°) y el líder de los jóvenes, el británico Adam Yates (6°). Ninguno de ellos cuenta con un equipo fuerte que los respalde pero han manejado bien esa carencia.

Y por lo demostrado, habrá que seguir contando con el admirable neozelandés George Bennett (9°) y el surafricano Louis Meintjes (10°), muy consistentes y amenazando el 8° puesto de Nairo Quintana.

Nairo corazón valiente

Antes de comenzar los Pirineos, Nairo Quintana dijo que atacaría si tenía fuerzas. Pero el “águila de Cómbita” no las tuvo, no está al 100%.

Al terminar la jornada en que perdió 2’04” con Bardet, reconoció que fue un error el haber intentado el doblete Giro-Tour este año y que ese esfuerzo lo está pagando. “Las fuerzas no nos acompañan, las apuestas se ganan o se pierden y esta vez no hemos ganado como queríamos”, explicó el ciclista, a quien hay que reconocerle su entrega y coraje.

Cuando perdió la rueda del grupo del líder a una decena de kilómetros del Col de Peyresourde y a 15 de la meta, Nairo rebosó inteligencia: conservó la calma, reguló su paso, trató de mantener las diferencias, y se salvó del desastre que un esfuerzo desesperado le hubiera podido causar.

El ritmo intenso del Giro de Italia le pasó factura como Chris Froome y muchos especialistas señalaban, y confirmó que en el ciclismo moderno libre de dopaje, este doblete es cada vez más difícil. “Esperábamos acertar pero nos equivocamos”, señaló sin excusas. Ahora intentará recuperar fuerzas y vencer una etapa.

El "águila de Cómbita" sufre pero no claudica. Lucha en el Tour y buscará una victoria parcial.

El escarabajo conservó su octavo lugar en la general, mientras que el otro gran damnificado de la jornada, el bicampeón español Alberto Contador, también perdió más de dos minutos y ahora está a 7’14” del líder Aru y es 11 en la tabla.

A diferencia de Nairo, Contador (34 años) se había preparado exclusivamente para el Tour pero su resultado parece ser claro indicativo del declive luego de 16 años como profesional y dos escándalos de dopaje que ensombrecen su historial. La Vuelta a España el mes próximo podría ser su despedida ciclística. El danés Jakob Fuglsang (compañero de Aru en Astana y quien era 5° en la general), largó de Pau con fracturas menores en el codo y la muñeca izquierda, pero llegó a más de 27 minutos y ya no cuenta.

Nairo Quintana merece respeto y aplauso. Puede estar hoy lejos del podio del Tour, que consiguió en sus tres participaciones anteriores, pero no se debe olvidar que es el único gran ciclista del circuito mundial que ha corrido cuatro grandes vueltas en algo menos de un año!. El Tour 2016 (3°), la Vuelta a España 2016 (Campeón), el Giro d’Italia 2017 (sub-Campeón) y actualmente el Tour. Es un esfuerzo titánico y una muestra de su temple de ganador y luchador.

Al líder de Movistar aún le quedan tres etapas de alta montaña para brillar, la última de ellas el 20 de Julio, el día nacional de Colombia y cuatro años después de su única victoria en el Tour en 2013 (Semnoz), con meta en la estación de Ski del Col d’Izoard a 2.360 mts.

El tricampeón del Tour, Chris Froome, no es invencible. Su desfallecimiento abre la puerta a nuevos ataques.

Los británicos no son buenos en Ski y este año a Chris Froome y su equipo Sky, ninguna cima final del Tour –en estaciones de Ski- le ha sido favorable: en La Planche des Belles Filles ganó Fabio Aru, en Chambery Rigoberto Urán y en Peyragudes Romain Bardet. De hecho, el tricampeón británico es el único de los favoritos en carrera que no ha ganado etapa, algo inusual después de corrido más del 60% de la prueba.

Lo cierto es que la primera etapa en los Pirineos le dió la victoria a Bardet, el liderato a Aru, el primer fracaso a Froome y su locomotora Sky, y el optimismo a Rigoberto Urán. Y quedan muchos kilómetros de Tour.

LOS COLOMBIANOS: Además del destacado 4° lugar de Rigoberto Urán  y el 8° de Nairo Quintana, los otros pedalistas nacionales cumplen un papel decoroso dentro de sus posibilidades limitadas. Sergio Henao, gregario en Sky es 16°, el debutante Carlos Betancur se metió en el Top-20 y ahora es 18°, delante del líder de la montaña, el francés Warren Barguil, mientras que Jarlinson Pantano es 24° y aspira a mejorar su puesto 19 de los dos Tours anteriores y buscará una victoria de etapa. Los más retrasados son los pedalistas que sufrieron lesiones que interrumpieron su temporada y preparación: el segundo debutante, Esteban Chaves, que figura ahora 48° a más de 55 minutos -su misión es conseguir forma para la Vuelta a España- y Darwin Atapuma, distanciado 77 minutos del líder en el puesto 71.

Comments are closed.