Relajación a la francesa

Paris es una ciudad de contrastes maravillosos y de hallazgos inesperados que alimentan el espiritu y nos relajan.

Recorriendo el bulevar Saint Michel al atardecer de este viernes de otoño con verano de 30º y miles de sonrisas y turistas en las calles, mis pasos terminaron en la histórica iglesia de Notre Dame (Nuestra señora).

Caminar y respirar las calles estrechas y los sitios turísticos nos regala la oportunidad de encuentros casuales, sorpresas inesperadas y también, quien lo creyera, de terapias y descanso para nuestros músculos.

Me ocurrió esta tarde y me devolvió la energía. Se llama “La Décontraction à la Française” y es un masaje gratuito y solidario.

La Décontraction à la Française

El plácer de un reparador masaje gratuito

El concepto de los masajes al aire libre nació en Suecia y en Francia la iniciativa surgió en 2003 y se ha propagado en todo el país. Esta práctica pública surgió como una empresa experimental de André Choukroun, conocido por el sobrenombre de Tchouk.

La respuesta a la idea fue un éxito sorpresivo. Hoy las terapias al aire libre son normales y hay 600 masajistas en Francia seleccionados para ofrecer este aporte ciudadano de L’Association de Décontraction à la Française. En Paris es muy popular desde 2010 y estos agentes “anti-estrés” suman ya 200.

Mi masaje duró siete minutos porque tenía algo de prisa y lo pedí corto, pero normalmente usted recibe 10 minutos de relax y lo retribuye con una gratificación. Debo decir que fue un encuentro mágico y un regalo perfecto después de un intenso día. Esa dádiva la comparto para que la disfruten quienes vengan a Paris.

Dependiendo del clima y la hora se pueden recibir los masajes durante todo el día en Notre Dame, en la tarde en la legendaria Plaza de la Sorbona y en la noche en la convivial Place de la Contrescarpe después de remontar la exótica Rue Mouffetard, donde usted también puede deleitarse probando las mejores crêpes de chocolate y banano de Paris o cenar en un típico restaurante mediterraneo ó del noroeste de Africa.

Los masajistas también se hallan en el visitado Centro Pompidou, en el barrio de San Michel, en la colina de Montmartre y en los muelles a orillas del río Sena que cruza la ciudad. Según el sitio y el espacio, usted puede recibir la terapia muscular en una colchoneta, en un banco o en una silla de masaje. Los hay de cara, de músculos, de cabeza y hasta de piés. Además, si quiere aprender la técnica, puede participar en los cursos nocturnos de formación para masajes, igualmente gratuitos.

Es realmente una señal solidaria y convivial que sorprende gratamente y que merece ser replicada en todas las grandes ciudades del mundo, en las que tantas veces el ritmo acelerado de la cotidianidad requiere un ALTO y nosotros un descanso reparador, un relajamiento físico y mental para volver a la rutina.

3 comentarios en “Relajación a la francesa”

  1. Catela dice:

    AUGURI, AUGURI, Juankis esta muy chevere este blog, tenemos mucho por aprender, esperamos el siguiente. Saludos Cate.

  2. Chemaparis dice:

    Enhorabuena por el blog y a ver si vemos pronto el del vino. Un abrazo

    Chema Patiño
    Paris

  3. PG dice:

    Que puede ser mas relajante que un buen masaje, con buen clima ,Gratisssssssssssssssssssssssssss!!!!!, y en Paris!!!