Tour de France 2017. Cuarto round: Froome vs Nairo

En el enfrentamiento ciclístico que sostienen desde 2013 Nairo Quintana y Chris Froome por la victoria en el Tour de France, el británico lleva clara ventaja y el Tour 2017 parece estar de nuevo en su favor. El tricampeón británico ha dicho que este año la prueba es el mayor reto de su carrera. La sentencia se aplica por igual para el retador colombiano.

A partir de este sábado en Dusseldorf, Alemania, el “águila de Cómbita” inicia su cuarta participación y la más difícil de todas para ganar, debido a un recorrido más alternado y menos montañoso de lo habitual que abre más posibilidades a ciclistas rodadores y amplía el abanico de candidatos a coronarse frente al Arco del Triunfo en la famosa avenida de Champs-Élysées.

El recorrido del Tour 2017

El favorito y máximo rival del colombiano es de nuevo, Chris Froome, quien busca su cuarta victoria en la Grande Boucle, diez años después de su debut (2008) y con el objetivo de conseguir su primer y esquivo doblete ciclístico: Tour de France-Vuelta a España.

Nairo apostó este año por el difícil doblete Giro-Tour que no se logra desde 1998 y llega con más de 5.900 kilómetros de competencia en sus piernas. En su preparación ganó la Vuelta a la Comunidad Valenciana en febrero y la Tirreno-Adriático en marzo, y fue subcampeón del Giro centenario. Después tuvo cinco semanas de recuperación antes de los 3.540 kmts del Tour, que será su máximo reto de la temporada, el llamado “sueño amarillo”. El último será el campeonato mundial de ruta el domingo 24 de septiembre en Bergen (Noruega).

Froome inicia su séptimo Tour con el 49% del kilometraje cumplido por Nairo: 2.893, de los cuales 1.155 kmts los acaba de cumplir a principios de junio en el Dauphiné Liberé, en que fue cuarto. Tendrá cuatro semanas de recuperación antes de su sexto intento por ganar la Vuelta a España (Agosto 19-Septiembre 10), en la que ha sido tres veces subcampeón.

Nadie, excepto el propio Nairo, sabe cúal es el estado físico y el nivel de recuperación del pedalista colombiano, que aprovechó las semanas post-Giro para reconocer sobre la bicicleta cuatro de las etapas claves del Tour en los Alpes y Pirineos, tal como lo había hecho con otras meses atrás.

El “águila de Cómbita” es optimista y siempre señaló que su preparación estaba encaminada al objetivo de ganar su primer Tour, sabedor de que en la segunda Gran Vuelta de la temporada está en el pico de su rendimiento. Froome señala a su vez que el Tour 2017 es el más difícil de su carrera por la calidad de los rivales.

Campeón y retador se respetan y conocen. El Tour 2017 es el cuarto round. Froome gana 3-0 hasta hoy

El profesor Luis Fernando Saldarriaga, director técnico de la escuadra continental colombiana Manzana Postobón y descubridor y forjador de Quintana en el equipo Colombia es Pasión, señala que aunque el doblete siempre es una apuesta complicada porque se trata de dos pruebas de máximo nivel con un lapso corto de recuperación entre ellas, “Nairo tiene un potencial y un motor enorme y todo se puede esperar de él”.

Junto a Nairo largarán la prueba otros 6 ciclistas colombianos, cuatro de ellos igualmente miembros de la generación forjada por Saldarriaga (Esteban Chaves, Jarlinson Pantano, Darwin Atapuma y Sergio Luis Henao) y otros dos que emigraron temprano a Europa a construir su carrera; el veterano Rigoberto Urán y Carlos Alberto Betancur, quien al igual que Chaves debuta en el Tour.

Pero más destacado aún, por primera vez en la historia del ciclismo colombiano, tres pedalistas nacionales serán líderes de sus respectivos equipos Pro-Tour: Nairo Quintana de Movistar, Esteban Chaves de Orica-Scott y Rigoberto Urán de Cannondale-Drapac.

Tour abierto para rodadores

Este año el Tour de Francia tiene apenas un 28,6% de recorrido montañoso distribuído en cinco etapas de alta montaña y una de media. En comparación, en 2016 hubo un 52,4% con ocho etapas de alta montaña (incluyendo una contra-reloj de 17km que ganó Chris Froome) y tres de media montaña, repartidas en las tres semanas, igual que en esta edición.

Es una prueba menos favorable a los escaladores natos, con etapas llanas intercaladas que benefician a ciclistas rodadores y con una contra-reloj definitiva el sábado 22 de julio en el puerto de Marsella al sur de Francia, sobre 22,5 kmts, que aunque tiene un pequeño ascenso de un kilómetro en la última parte de su trazado, favorece a biotipos de especialistas como los de Chris Froome, Richie Porte, Geraint Thomas, Alberto Contador, Alejandro Valverde e incluso Fabio Aru.

Richie Porte, 5° en 2016, cumple una buena temporada y estuvo cerca de ganar el Dauphiné Liberé.

Las etapas claves serán la 5ª (La planche des Belles Filles), la 9ª que es la primera de alta montaña antes del primer descanso (Chambery), y luego en los Pirineos la 13 hasta Foix -el 14 de Julio, día nacional de Francia- que es corta (101kmt) pero será intensa en la zona de l’Ariège luego de 214,5 kmts en las primeras cumbres el día anterior (incluyendo el Port de Balès a 1.755 mts y el Peyresourde). Esta etapa puede “revolcar” la clasificación como ocurrió en la de Formigal en la Vuelta a España el año anterior, cuando Nairo y Contador aislaron a Froome de su equipo y lo sacaron de rueda.

Y luego vendrán las dos definitivas etapas alpinas (17 y 18) de la última semana, el miércoles 19 de julio con las cimas de La Croix de Fer (2.067mts), Telegraphe y el temible Galibier (techo del Tour a 2.642 mts) antes de un descenso infernal de 21 kmts hasta Serre-Chevalier y la 18 el 20 de julio con 75kmts demoledores y las cimas de Col de Vars (2.109 mts) y el final por primera vez en el temible Col d’Izoard a 2.360 mts, que Santiago Botero coronó primero el 16 de julio en la etapa más larga del Tour 2000 rumbo a Briançon sobre 249,5 kilómetros (Los Alpes son de los colombianos). De allí habría que salir con una ventaja holgada, de al menos 1′ 30″ para no correr riesgos después en la contra-reloj del sábado en Marsella que sentenciará el podio.

La realidad es que las posibilidades de Nairo y de los ciclistas colombianos son lejanas comparadas a las que ofreció el Tour 2015 con un 57% de recorrido montañoso y al cual Nairo había enfocado su preparación. Por errores tácticos el equipo Movistar –buscando el podio para Valverde- dejó escapar la victoria, cuando era la oportunidad ideal y estaba “diseñado” para el escalador colombiano.

“Estratégicamente, el Tour se gana desde octubre con las contrataciones, luego con el calendario y los modelos de entrenamiento, el estudio previo de los acciones de los rivales y finalmente con la escogencia de la nómina, con ciclistas fuertes y que antropométricamente sobresalgan y puedan cumplir el plan táctico de acción para conseguir el resultado”, explica Luis Fernando Saldarriaga.

Para evitar sorpresas, Sky presenta el equipo más poderoso de su historia con una verdadera “armada” de gregarios de lujo en la que los escaladores Sergio Luis Henao, Mikel Nieve y Mikel Landa (terminó 17° en el Giro) serán claves, al igual que los rodadores Vasil Kiryienka (ex-campeón mundial contra-reloj), Geraint Thomas (el escudero principal de Chris) y Michal Kwiatkowsky (ex-campeón mundial de ruta).

Campeón de ruta de Colombia y de la París-Niza, Sergio "checho" Henao será clave para Chris Froome.

En Movistar, Nairo Quintana dependerá mucho de la experiencia del veterano Alejandro Valverde, del escalador Carlos Betancur quien al parecer ha recuperado su forma (fue 17° en la Vuelta a Suiza pero no descolló), del costarricense Andrey Amador (18° en el Giro), Jesús Herrada (campeón de España de ruta) y del veterano Imanol Erviti. Aunque sólida, la escuadra española no tiene la dimensión de Sky.

El director de Movistar, Eusebio Unzué, ha asegurado que Nairo está en perfectas condiciones para el Tour y espera que logre marcar “diferencias en la montaña, llegados ciertos días y momentos. Tienes que confiar siempre en su regularidad. Cualquier carrera de tres semanas que afronta, termina siempre en el podio”, afirmó.

Y es verdad. En 10 meses, Nairo hizo podio en las tres Grandes Vueltas por etapas: 3° en el Tour 2016 (enfermo de alergias al polen), ganó la Vuelta a España en septiembre y en mayo de este año fue subcampeón del Giro d’Italia. Sólo tres ciclistas en lo historia lo habían hecho; los pentacampeones Eddie Merckx y Bernard Hinault, y el español Carlos Sastre. Pero además, en menos de cuatro años (julio 2013 a mayo 2017) ha hecho seis podios en las Grandes Vueltas (3 en el Tour, 2 en el Giro y uno en España), ganando el Giro 2014 y la Vuelta 2016. De quitarse el sombrero.

Buscando el elegido

Estamos en la “era Froomy” de la mano de la maquinaria Sky, y no será tarea fácil destronar al tricampeón en una edad ideal de madurez ciclística (32 años), una preparación previa menos exigente pero más cuidadosa para llegar en progresión física al Tour y un equipo poderoso y casi invencible que gracias a su eficiente método científico no deja nada al azar, hasta el punto que cuando los intangibles aparecen, no producen fisuras ni afectan su rendimiento y resultados.

Su dominación en los Tours 2013, 2015, 2016, fue avasallante y en todos los terrenos. Froome ha portado la camiseta de líder 43 días -el 68% del recorrido de los tres Tour que ha ganado!- y siempre asumió el “maillot jaune” en la primera semana (sexta etapa en 2015 y séptima en 2013 y 2016) y antes de la alta montaña. Nairo nunca ha liderado el Tour y sus ataques serios han sido en la tercera semana.

El único triunfo de Nairo en el Tour fue en su debut (2013) hace casi cuatro años, el 20 de Julio en Annecy.

Con sus legionarios omnipresentes en la prueba y dedicados por entero a su liderazgo y a comandar “como una locomotora” el pelotón, Froome siempre ha sido el más fuerte , ha vencido todas las adversidades y trampas de la prueba. No han valido ni las caídas, ni el sol inclemente, ni los mínimos momentos de debilidad y desfallecimiento, ni el polen, ni el granizo y los fuertes aguaceros, ni los percances mecánicos, para doblegar su increíble regularidad y resistencia.

Nairo Quintana sorprendió al mundo en 2013 con su inesperado subcampeonato y además campeón de montaña, mejor joven ciclista (a los 23 años) y su única victoria en el Tour hasta ahora. Pero cuando largó como favorito no consiguió vencer al británico y sólo en 2015 representó un peligro real pero la victoria se esfumó y volvió a ser segundo. El año anterior cumplió un papel muy decoroso, forzado por un planteamiento conservador y poco explosivo debido a las alergias que sufrió después de los Pirineos que mermaron su potencia física y lo condenaron a un nuevo podio, pero esta vez en el tercer escalón.

Este año vuelve a ser el principal rival de Froome, aunque este haya desviado la presión sobre su amigo australiano Richie Porte luego de una exitosa temporada previa que lo muestran muy sólido y lo tuvieron hasta el jueves primero en las apuestas. Ahora, a 30 horas de largarse la prueba, en las casas de apuestas británicas, Froome está 6/4, Porte 9/5, Nairo 7/1, Fabio Aru 16/1 y después 18/1 el bicampeón Alberto Contador (vencedor en 2007 y 2009).

Nadie duda de la dedicación y el enfoque de Nairo para ganar el Tour. La incógnita es la recuperación que haya conseguido luego del esfuerzo en el montañoso Giro centenario. Para Luis Fernando Saldarriaga “jugarán papel vital el análisis bioquímico de esa incidencia, las secuelas de esa carga interna y sus reacciones; además de la aproximación y la capacidad volitiva (control del esfuerzo) y psicológica frente al Tour”.

El recorrido alternado y con menos kmts contra-reloj, sumará nuevos pedalistas a la lucha por el título y la variable acción-circunstancia será clave en una carrera abierta en la que además del poker de ases (Froome, Nairo, Porte y Contador), otros buscarán tajada.

El estado de forma de Aru es una incógnita.

Es allí donde el italiano Fabio Aru, subcampeón del Giro 2014 -detrás de Nairo- y ganador de la Vuelta a España 2015 y  el francés Romain Bardet, subcampeón del Tour el año pasado, entran en la baraja. A sus 26 años, ambos están en una edad perfecta de progresión aunque la experiencia de Bardet, quien cumple su quinto Tour es superior (15° en 2013, sexto en 2014, noveno en 2015). Bardet es octavo en las apuestas (25/1) detrás del veterano español Alejandro Valverde (22/1), quien será la alternativa de Movistar en caso de fallar Nairo.

Gallos tapados y colombianos

Además de los grandes favoritos habrá que contar con el surafricano Louis Meintjes (25 años), quien practicamente sólo y sin equipo fue 8° el año pasado (con igual diferencia de tiempo que el 7°, Joaquim “purito” Rodríguez), y ahora como líder del equipo UAE Emirates tendrá un gran apoyo en el colombiano Darwin Atapuma y el italiano Diego Ulissi. El promisorio ciclista buscará además ganar la camiseta de los jóvenes, en disputa con el británico del Orica-Scott, Simon Yates (hermano gemelo de Adam, 4° el año pasado en el Tour), pero que sólo muestra un 6° lugar en la Vuelta a España 2016 como mejor resultado.

Otro que puede figurar es el polaco Rafal Majka quien con el respaldo de su escuadra BORA-Hansgrohe buscará un Top-10 y por tercera vez la camiseta de campeón de la montaña que ganó en 2014 y 2016. Su equipo irá además con el bicampeón mundial de ruta, el eslovaco Peter Sagan, por la sexta camiseta verde de la regularidad (la ha ganado consecutivamente desde su primer Tour en 2012) y por victorias de etapa en embalaje.

Entre los otros colombianos en la carrera, Rigoberto Urán, quien no ha brillado en sus otras tres participaciones (2009, 2011, 2015), este año se ha preparado exclusivamente para el Tour. Ganar etapa y conseguir un Top-10 son objetivos posibles, en los que tendrá el respaldo del estadounidense Andrew Talansky (10° en 2013 y 11° en 2015) liderando la escuadra Cannondale-Drapac.

"Rigo" tiene la mejor oportunidad de su vida en el Tour-2017 que le puede favorecer. Tiene la experiencia.

Después de una excelente temporada 2016 (subcampeón del Giro d’Italia y 3° en la Vuelta a España), Esteban Chaves debuta en el Tour liderando Orica-Scott junto a Yates. La pre-temporada de “chavito” fue afectada por una lesión y apenas está tomando el nivel de rodaje. Llega con el objetivo de seguir su progresión y conseguir el nivel para su nuevo reto, la Vuelta a España, donde tendrá una mejor curva de rendimiento. Sin embargo, en su primer Tour puede aspirar a una victoria de etapa y un Top-20.

Entre los gregarios, la mejor opción la tiene Sergio Luis Henao, quien este año ganó la Paris-Niza en cerrado duelo con Contador (por 2″), ha mejorado mucho en la contra-reloj y llega en plena forma. El año pasado en su debut terminó 12° y en caso de flaquear Froome, puede ser la carta de Sky. Pero es un equipo británico que tal vez prefiera al galés Geraint Thomas, quien se inició con Froome en Barloworld en 2007 junto a Mauricio Soler.

“Sergio es un ciclista ambicioso y cuando ya tenga su trabajo y función hecha para Froome, sacará fuerzas extras y podría ser estar en el Top-10. Es un chico aguerrido que lo entrega todo”, señala el técnico Saldarriaga, uno de sus formadores.

Las circunstancias de carrera son cambiantes. El antecedente más ilustrativo es el Giro d’Italia 2013 en el que Rigoberto Urán llegó de gregario de Bradley Wiggins, pero al abandonar el líder de Sky y ganar “Rigo” la décima etapa, asumió la capitanía del equipo y fue subcampeón detrás de Vincenzo Nibali. Todavía hoy muchos especialistas consideran que si ese traspaso de mando no hubiera sido tardío, el antiqueño hubiera podido vencer la prueba.

Jarlinson, último colombiano ganador de etapa en el Tour (Julio 17, 2016 en Culoz) aspira al Top-10.

Igual posibilidad  le puede acontecer al caleño Jarlinson Pantano, el corredor más aguerrido del Tour-2016 (fue 19° en 2015 y el año pasado), y principal escudero en la montaña para el líder del Trek-Segafredo, Alberto Contador. Ya cumplió perfectamente esa función en marzo en la Paris-Niza y en la Vuelta a Catalunya, en las que el español fue segundo.

“Es un corredor que está mejorando carrera a carrera, y el año pasado ganó etapa en el Tour y estuvo fortísimo en la montaña. Este año tengo muchas expectativas puestas en él, aparte de que la relación es excelente”, dice el veterano bicampeón del Tour (2007, 2009), quien a sus 34 años corre por décima vez la “Grande Boucle” y es uno de los únicos seis ciclistas que han ganado las tres Grandes Vueltas junto a Jacques Anquetil, Eddie Mercx, Felice Gimondi, Bernard Hinault y Vincenzo Nibali. Contador abandonó el Tour en 2014 y 2016 y si vuelve a ocurrirle, Jarlinson será el relevo y puede aspirar a un Top-10.

Darwin “el puma” Atapuma y Carlos “bananito” Betancur, serán igualmente gregarios clave para sus líderes, Meintjes y Quintana, y tendrán menos opción de brillar aunque podrían tener la posibilidad de ganar una etapa. Betancur es un excelente escalador, está en recuperación y curiosamente en la Vuelta a Suiza hizo mejor contra-reloj que Jarlinson Pantano, campeón nacional de la especialidad en febrero.

Nairo vs Froome

Hasta ahora, en los tres enfrentamientos directos que han tenido los dos ciclistas favoritos en el Tour, el británico siempre le ha ganado a Nairo y contabiliza tres victorias en la prueba y seis etapas ganadas (tres en 2013, una en 2015 y dos en 2016), cinco de ellas en montaña, incluyendo la contra-reloj en ascenso el 21 de julio pasado entre Sallanches-Megève sobre 17 kms; su último triunfo.

Y hay un referente importante para el Tour 2017. La primera victoria de etapa de Chris Froome fue el 7 de julio de 2012 en la séptima, de media montaña, en La Planche des Belles Filles y este año, la quinta etapa el 5 de Julio también termina allí. Froome ya ha advertido que le tiene afecto a esa etapa, que con una gradiente máxima del 28% es una de las más duras para marcar diferencias apenas comenzando y tal vez asumir el liderato de la carrera. Además, este año tiene 39 kilómetros menos.

Chaves debut en el Tour. Con victoria de etapa?

Nairo no gana desde el 20 de julio de 2013, en la escalada a Semnoz en Annecy.

El director de Movistar, Eusebio Unzué, dijo que Nairo “ha tenido la mala suerte de tener que pelear en sus primeros Tours con los mejores, como Froome, gran escalador como él y especialista en contrarreloj”. No creo que sea mala suerte enfrentar al mejor. Ese es el desafío.

Pero hay diferencias. Nairo debutó en el Tour a los 23 años y a pesar de su pequeña estatura (1,67mts) es el más grande ciclista colombiano y latinoamericano de la historia y aún no llega a la mitad de su carrera profesional.

Chris Froome es más grande (1,85mts), lleva 10 años en el ciclismo, debutó en el Tour en 2008 (terminó 83) y apenas en 2011 empezó a ser grande. Le lleva cuatro años de ventaja al “águila de Cómbita”.

El kenyata nacionalizado británico británico registra siete podios en su carrera en las Grandes Vueltas (sólo ha corrido el Tour y la Vuelta a España), mientras que Quintana muestra seis, en el Giro, el Tour y la Vuelta. Pero desde agosto de 2012 cuando comenzaron a enfrentarse en la Vuelta a España, Chris Froome ha ganado tres veces el Tour de Francia y fue dos veces segundo en la Vuelta, mientras que Nairo ganó la Vuelta 2016, fue segundo en los Tour 2013 y 2015, y tercero el año anterior. Van 5-4.

Esa comparación de resultados sirve para demostrar y valorar la dimensión universal del escarabajo colombiano, enfrentado a uno de los dos más talentosos ciclistas de esta década. En términos de regularidad a Froome sólo le supera el italiano Vincenzo Nibali con nueve podios desde 2010, incluyendo dos victorias en el Giro (2013, 2016), una en el Tour (2014) y otra en la Vuelta (2010), al igual que dos subcampeonatos (Giro, 2011 y Vuelta 2013).

Octavo en 2016, el promisorio surafricano Louis Meintjes es uno de los "gallos tapados" del Tour.

Nairo y Nibali debutaron en el ciclismo profesional a los 22 años y Froome a los 23, pero mientras el italiano lo hizo en 2007 y el británico en 2008, el colombiano apenas llegó en 2012. Nibali logró su primer podio y su primera victoria (Vuelta), en su cuarta temporada, Froome hizo podio en su cuarto año y ganó el Tour en su sexta temporada, mientras que Nairo hizo podio en su segunda temporada y ganó el Giro en su tercer año. El colombiano tiene el tiempo a su favor.

Dimensión desconocida

Será difícil la victoria de Nairo en el Tour 2017. Y de nuevo su máximo oponente será Chris Froome, una rivalidad que se asemeja a la época brillante de Ayrton Senna vs Alain Prost en la Fórmula Uno, al final de los años 80.

No creo que a pesar del favoritismo de las apuestas Richie Porte tenga la misma estatura ciclística que Froome o Nairo, ni un equipo del nivel de Sky o Movistar para llevarlo, tal como se vió en el Dauphiné Liberé que perdió en la última etapa. Entre las figuras en ascenso como Aru, Chaves y Bardet, sólo este último parece estar en forma y aunque encarna la esperanza de Francia que no gana un Tour desde hace 32 años (Bernard Hinault en 1985 fue el último), para la tarea necesitará de suerte y alianzas. Con cuatro escuadras francesas entre las 22 del Tour, es una eventualidad posible.

"Bananito" debuta como gregario de Nairo

Para el explosivo Alberto Contador es tal vez la última oportunidad de ganar, 10 años después de su primer triunfo en el Tour. Su estrategia dependerá mucho de Jarlinson Pantano y Bauke Mollema, porque además de ser el mayor -34 años- y más veterano de los favoritos (completa su temporada 12 trás su debut en el Tour en 2005), el kilometraje acumulado cuenta a la hora del máximo esfuerzo. Después de la suspensión por dopaje con Clembuterol y la anulación de su victoria en 2010, el español no ha vuelto al nivel de campeón pero siempre es garantía de lucha y emoción en la montaña.

Prefiero ser cauto porque aunque se dice que el Tour 2017 es “abierto”, es más teórico que práctico. Hay que confiar en que Movistar tenga la cohesión necesaria para respaldar a Nairo y que en las cumbres Valverde y Betancur estén en su máximo nivel, porque la armada del Team Sky infunde respeto con cinco pedalistas de primera línea para llevar a “Froomey” y entre ellos Sergio Luis Henao será clave para una cuarta victoria de Froome. Reza el adagio popular que “no hay cuña que más apriete que la del mismo palo”.

Pero por primera vez en el último cuarto de siglo de participación colombiana en el Tour de France, siete pedalistas nacionales de primera línea repartidos en seis escuadras triunfadoras serán protagonistas del sueño amarillo del ciclismo colombiano (De los Andes a los Alpes y Pirineos) que cumple 34 años desde 1983. Unos como líderes y otros como gregarios, buscarán la victoria final, triunfos de etapa y las dos camisetas más cotizadas, la gloriosa amarilla, hasta ahora arisca, y la de pepas de campeón de la montaña, tan cercana al ciclismo colombiano y conquistada ya por Luis Herrera, Santiago Botero, Juan Mauricio Soler y Nairo Quintana.

Por lo pronto dejemos que llegue el domingo 9 de julio cuando el Tour cumplirá la exigente etapa de alta montaña entre Nantua y Chambéry -con siete cimas en 181.5 kilómetros- en la antesala del primer descanso y tras nueve días pedaleando.

En ese momento se habrán recorrido 1.596,5 kilómetros, el 45% del Tour, y el panorama de los llamados a triunfar en la Grande Boucle será más claro y no conjeturas y mis humanas predicciones.

Comentar este artículo