Tom de Milán

Un contrarrelojista, el holandés Tom Dumoulin, es el nuevo campeón del Giro d’Italia que en su edición 2017 ofrecía uno de los pérfiles más montañosos de su historia centenaria.

Terminó segundo en la última etapa en Milán, sobre 29,3 kilómetros, aventajando al mejor escalador actual, el colombiano Nairo Quintana, por mínimos 31″ y al campeón defensor, Vincenzo Nibali, por  40″. Quintana se entregó hasta el último metro y realizó una excelente contra-reloj, pero era muy difícil vencer a un especialista que construyó la victoria en su terreno predilecto.

El “águila de Cómbita” es el cuarto pedalista en la historia del ciclismo mundial que consigue podio consecutivo en las tres Grandes Vueltas por etapas. En menos de 10 meses, Nairo fue tercero en el Tour de Francia (julio 2016), ganó la Vuelta a España (septiembre) y fue segundo en el Giro hoy. Sólo Eddy Merckx, Bernard Hinault y Carlos Sastre, lo habían logrado anteriormente. De quitarse el sombrero.

El subcampeonato de Quintana es un excelente resultado para el escalador colombiano, quien asistió al Giro para preparar su participación en el Tour de France en julio, y había señalado antes de largar en Cerdeña que el podio sería para él un buen resultado y si tenía posibilidades de ganarlo lo intentaría. Cumplió su palabra y merece un inmenso aplauso. No es fácil la victoria al máximo nivel mundial y su sexto podio en una Gran vuelta en menos de cuatro años calendario, comprueba que es uno de los mejores.

El podio milanés

Los tres grandes del Giro centenario: Dumoulin, Quintana y Nibali.

Para el ciclismo colombiano, el Giro centenario es muy positivo gracias al subcampeonato del “águila de Cómbita” y las 4 victorias de etapa del antioqueño Fernando Gaviria y la camiseta de los puntos, la valiosa maglia ciclamina de la regularidad. En su debut en una prueba de tres semanas a los 23 años, Gaviria ganó 4 etapas y junto a la de Quintana en el Blockhaus, significa que Colombia ganó el 23.8% del Giro. Cuatro pedalistas nacionales terminaron y el equipo Movistar de Quintana, fue el mejor de  ”La Grande Corsa“.

Gracias a su excelente actuación, Nairo es hoy el 6° ciclista del mundo en el escalafón UCI World Tour y otros dos colombianos son Top-15; Sergio “checho” Henao es 10° y Fernando Gaviria 15°, en tanto que su equipo belga Quick-Step Floors es el primero del circuito internacional.

Lamentablemente para el espectáculo y el ciclismo de carretera, por primera vez en la historia, el Giro lo decidieron 69 kilómetros llanos de ejercicio solitario contra el cronometro, en los que el nuevo campeón consiguió una ventaja de 4.17″ sobre su rival colombiano, suficiente para defender con éxito la Maglia Rosa y recuperar el tiempo pérdido en las cumbres italianas.

El espectáculo ofrecido por los otros favoritos, como Nairo, Nibali y Thibaud Pinot, de estirpe más combativa en la montaña, fue sacrificado ante el nuevo estilo de ciclismo moderno que beneficia a rodadores y contrarrelojistas naturales. Pero no es excusa.

Las grandes vueltas de tres semanas, el Tour de France, el Giro d’Italia y la Vuelta a España, siempre han tenido etapas contra-reloj en sus calendarios anuales, incluso por equipos sobre 100kms, pero cuando el ejercicio a cronómetro es superior a los 25 kmts, las diferencias obtenidas por los fuertes rodadores frente a los escaladores natos, son sobresalientes y definitivas.

Desde su primera participación en el Tour de France en 1983, los escarabajos colombianos ha sufrido la ley del reloj y las oportunidades de triunfo frente a ciclistas más completos en ese ejercicio, han sido reducidas. El único gran contrarrelojista colombiano, Santiago Botero (campeón mundial y 4° en el Tour 2002), no era un escalador consumado pero es tal vez quien más se acerca a ese biotipo ganador y de mayores opciones.

Un nuevo campeón

Aún es muy temprano para saber si ha surgido un nuevo Gran campeón aunque Tom Dumoulin (nacido en 1990, el mismo año que Nairo Quintana y Esteban Chaves), ya había dado destellos de sus óptimas condiciones en la Vuelta a España 2015, en la que hasta la última semana estuvo disputando la victoria.

Hay que reconocer que el nuevo campeón del Giro y primer holandés que lo consigue, se defendio sin escuadra en  las montañas, superó un contratiempo estomacal en el Stelvio y limitó sus pérdidas en las cumbres del Blockhaus, Bormio, Piancavallo y Foza-Asiago.

Nairo atacó en las montañas pero faltó colaboración de sus rivales en momentos claves.

Después de restringir a 24″ su pérdida en Blockhaus -donde Quintana ofreció su mejor faceta de escalador- Dumoulin supo gestionar su ventaja de 2.23″ sobre Nairo después de su triunfo en la contra-reloj de Montefalco y logró con su victoria en Oropa otros 24″ vitales (con los 10″ de la bonificación).

El campeón reconoció que Nairo realizó una gran contra-reloj final. “Desafortunadamente para mis rivales, gané el Giro en mi especialidad, la contra-reloj. He dado un paso adelante y logré sostenerme en las montañas pero aún me falta mejorar”, explicó.

Dumoulin logró estar adelante en algunas de las etapas montañosas y defenderse de Quintana y Nibali. Demostró que estaba fuerte y las circunstancias y el cronometro jugaron a su favor. En su octava participación en una Gran Vuelta es la primera vez que hace podio.

En comparación, Nairo Quintana, en menos de cinco años como ciclista profesional (debutó en 2012, igual que Dumoulin), ha corrido 9 Grandes Vueltas, ganado dos y hecho 6 podios. El mejor ciclista actual, Chris Froome, cumple este año su décima temporada y ha disputado 13 Grandes Vueltas, triunfando en tres (Tour de Francia) y concluído siete veces en el podio; nunca en el Giro.

Los especialistas italianos consideran que el resultado del Giro es justo y que el podio corresponde al esfuerzo de los principales favoritos y hoy, los tres ganadores del Giro. Dumoulin fue el más fuerte y regular de todos, Nairo hizo una gran carrera pero no estaba en su mejor nivel y Nibali puso mucho coraje pero perdió tiempo en etapas claves y el Giro centenario no lo ganó un italiano.

Palabras finales

El nuevo campeón es consciente de que ha mejorado en su desarrollo y pudo defenderse en la montaña pero explicó que aún le queda camino y en la Vuelta a España buscará confirmar su rendimiento y estar de nuevo en el podio. “Inicialmente pensaba en un podio en el Giro pero luego del Blockhaus y teniendo en cuenta las contra-reloj, pensé que podría aspirar al triunfo final”, dijo Dumoulin.

Quintana explicó por su parte que se trabajó mucho, pero “no siempre se recoge el fruto que esperamos. Seguimos creciendo y adquiriendo experiencia y es un podio más. Hubo días de montaña donde hubiera podido hacer más pero las piernas no respondieron. Sabíamos que necesitabamos mayor ventaja antes de la etapa final; 70 kilometros de contra-reloj son demasiado para mí enfrentado a especialistas. El equipo trabajó bien y es un buen resultado”, puntualizó.

El escalador colombiano fue afectado por fiebre un par de días y  por ello, dijo, en Piancavallo no pudo responder al ataque final de Pinot y perdió 12″ con el francés que hubieran sido importantes, aunque consiguió 1.09″ de ventaja sobre Dumoulin y recuperó la Maglia Rosa de líder. “Era uno de los días que tenía marcados para sacar ventaja, pero cuando no se está al 100% no se puede. Por ello es positivo el resultado final”, explicó.

El nuevo "rey del sprint" es colombiano, Fernando Gaviria, 4 etapas y "Maglia ciclamino" en el Giro 2017.

Tercero en el podio, el italiano Vincenzo Nibali señaló que fue un Giro de “un nivel altísimo pero no pude gestionar mi esfuerzo en el Blockhaus y Oropa, y eso se paga al final. Perdí mucho tiempo y sabíamos que Dumoulin que era el más fuerte en la contra-reloj y necesitabamos más tiempo para vencerlo”.

Nibali tiene mucha razón. El Giro centenario se corrió a una inusual velocidad promedio de 39.846 km/hora y en los ascensos, por momentos superó los 20 km/hora, lo cual confirma el intenso ritmo de la prueba, el tercero más alto de su historia pero con más montaña. El Giro fue el más largo desde el año 2000, y los más rápidos siguen siendo el de 2009 (40.132km/hora) y el pasado (40.02).

Fernando Gaviria, el nuevo campeón de la regularidad y máximo vencedor de etapas (4) en el Giro centenario, terminó en Milán su primera Gran Vuelta. “Ha sido dificil llegar pero estamos felices de portar la camiseta ciclamino a casa. Es una gran sensación y lo hemos hecho perfecto”, puntualizó el “sprinter” colombiano al que ya muchos comparan con el portento eslovaco Peter Sagan.

Concluídos los 3.609 kilómetros del Giro centenario y trás más de 90 horas pedaleando, al colombiano Nairo Quintana le espera un merecido descanso antes de su próximo desafío, el Tour de Francia que inicia el próximo 1 de julio en Dusseldorf (Alemania). El escarabajo permanecerá en Europa y concluirá su fase final de preparación en Canarias (donde sus principales rivales han tenido el entrenamiento básico) para conservar su energía y su nivel energético en alta montaña.

“Al Tour siempre nos presentamos para intentar ganar como lo hicimos aqui en el Giro. Espero llegar al 100% y lo intentaremos”, puntualizó el “águila de Cómbita” que luchó hasta el final por la victoria, dejó en alto el nombre de Colombia y volvió a demostrar que es uno de los mejores ciclistas del mundo actualmente.

El Tour será aún más exigente que el Giro y sus máximos rivales, Chris Froome, Alberto Contador y Richie Porte, se han  preparado exclusivamente para “La Grande Boucle”. El sueño amarillo del colombiano sigue vigente.

Colombia en el Giro 2017: De los cinco ciclistas colombianos que largaron el Giro centenario, cuatro lo terminaron. Nairo Quintana fue subcampeón y ganó una etapa, su escudero Winner Anacona concluyó 25, Sebastian Henao (Sky)  fue de gregario y terminó 33 y séptimo entre los jovenes, mientras que Fernando Gaviria ganó  cuatro etapas, fue el campeón de la regularidad y terminó 129 entre los 161 que llegaron a Milán. El segundo pedalista más joven de la prueba, Daniel Felipe Martínez (21 años) del equipo continental italiano Wilier Triestina-Selle Italia, no terminó su segunda participación en el Giro.

10 comentarios en “Tom de Milán”

  1. Hector Vallecilla dice:

    Estoy de acuerdo con tu análisis. A Nairo le faltaron un poco de piernas pero Tom se defendió increiblemente en montana. Fue sorprendente para todos.

    Un abrazo

  2. Juan Carlos, excelente el artículo del final con “Tom de Milán”. Te lo hemos publicado respetando el crédito.
    Un abrazo,
    William

    • Jukari dice:

      Gracias William
      Muy gentil de tu parte.
      Buena lectura a los amigos de la revista corrientes.
      Juan Carlos

  3. Fabio Becerra Ruiz dice:

    Excelente análisis Juan Carlos..Sigues siendo el gran periodista multifacético que conocí, aunque con mayor calidad profesional y excelente versatilidad en tus sesudos análisis.
    Vamos por el Tour con Nairo para Presidente de la Republica Independiente de Boyaca ra ra ra…ja ja ja

    • Jukari dice:

      Muy amable de tu parte apreciado Fabio.
      Nairo es Boyacá y Colombia y Latinoamérica. Unidos somos más fuertes que independientes y hay grandes talentos ciclísticos en Antioquia, Cundinamarca, Nariño, el Valle y Bogotá. Lo que necesitan es verdadero apoyo y guía profesional para que no caigan en el facilismo y las “ayudas médicas”.
      El ciclismo es muy duro y sacrificado pero los esfuerzos tienen recompensa. Nairo es el más grande actual, pero tenemos además a Esteban Chaves, a Sergio Luis Henao y Rigoberto Urán, a Fernando Gaviria, a Mariana Pajón, a Jarlison Pantano, a Darwin Atapuma, a Miguel Angel López, a Julián Arredondo, a Rodolfo Torres, Egan Bernal, y una camada de jóvenes en pista, y otros en ruta que está formando el mejor y más serio de nuestros entrenadores, el profesor Luis Fernando Saldarriaga (Manzana Postobón), a quien se le debe haber impulsado y empezado a pulir esta pléyade de ciclistas colombianos de primer nivel mundial que tantas alegrías nos están y seguirán dando.
      A los políticos dejémoslos ahí en sus burbuja de triquiñuelas y que no nos manchen el deporte limpio. Además, Nairo está para más victorias y no curules..je je
      Un gran abrazo para tí.

      Juan Carlos

  4. Manuel José Rincón dice:

    Excelente análisis de lo grande que fue Nairo en el #Giro centenario.

    Manuel José Rincón Domínguez
    twitter@mjrincond

    • Jukari dice:

      Gracias hermano

      Creo que contiene precisiones muy validas e importantes para valorar mucho más el subtítulo conseguido por Nairo en el Giro. Su actuación es de quitarse el sombrero y merece una lectura más seria y un contexto histórico y deportivo más profundo que el simple resultado.
      En 10 meses Nairo hizo podio en las tres Grandes Vueltas por etapas: 3° en julio en el Tour 2016 y enfermo, ganó la vuelta a España en septiembre y ahora es subcampeón del Giro. Sólo tres ciclistas en la historia lo habían logrado, los gigantes del ciclismo Eddie Merckx y Bernard Hinault y el español Carlos Sastre. Además, en menos de 4 años (julio 2013 a mayo 2017) ha hecho 6 podios en las grandes vueltas (3 en el Tour, 2 en el Giro y uno en España), ganando Giro 2014 y Vuelta 2016. De quitarse el sombrero. Es uno de los más grandes ciclistas de la historia y no ha llegado aún a la mitad de su carrera. Chris Fromme lleva 10 años en el ciclismo, sólo en 2011 empezó a ser grande y le lleva cuatro años de ventaja a Nairo. Desde 2012, que corren al tiempo, el kenyata nacionalizado británico ha ganado 3 Tour de France y hecho 3 podios más (2 en España y uno en el Tour). Esa comparación sirve para valorar aún más la dimensión universal del “águila de Cómbita”. Dumoulin empezó al mismo tiempo que Nairo, en la Vuelta a España 2012 y apenas hasta hoy gana su primera Vuelta grande. No hay que “endiosarlo” tanto todavía.
      Nairo es uno de los más grandes ciclistas de la historia y ciertamente el mejor de Colombia y latinoamérica.

      Un abrazo,
      Juan Carlos

  5. Pablo Arbélaez dice:

    Magnífico artículo. Muy bien escrito. Felicitaciones.
    Nairo no es de excusas. Está hecho de verdades. Así duelan.

    Pablo Arbeláez
    twitter@PARbelaezR

    • Jukari dice:

      Gracias Pablo

      Creo que contiene precisiones muy validas e importantes para valorar mucho más el subtítulo conseguido por Nairo en el Giro. Su actuación es de quitarse el sombrero y merece una lectura más profunda y un contexto histórico y deportivo más profundo que el simple resultado.
      Es uno de los más grandes ciclistas de la historia y ciertamente el mejor de Colombia y latinoamérica
      Un abrazo,

      Juan Carlos