Nairo en rosa y Giro en guerra!

Nairo Quintana se vistió otra vez de rosa en el Giro d’Italia centenario y le cayó la boca al ex-líder Tom Domulin.

Nuevamente al comando y con una ventaja de 38″ faltando dos etapas para terminar “La Grande Corsa”, el “águila de Cómbita” está a punto de repetir la historia del “pirata” Marco Pantani y ganar su primera apuesta antes de enfrentar el doblete Giro-Tour en julio.

Pero el Giro está abierto, con los cuatro mejores ciclistas de la carrera separados por escasos 53″ y las fuerzas al límite. Nairo reconoció que fue una etapa dura y que el ritmo fue muy alto y mañana sábado será el verdadero “día D” porque la contra-reloj no es la especialidad del colombiano, ni de Nibali o Pinot y necesitarán aumentar la diferencia en al menos 1.45″ (hoy Nairo consiguió 1.09″) para tener un margen de posibilidad el domingo entre Monza y Milán. Es la verdad honesta.

Reza el adagio popular que “más sabe el diablo por viejo que por diablo” y el holandés Tom Dumoulin pagó caro hoy en el ascenso a Piancavallo su arrogancia e impertinencia al final de la etapa 18 en Val Gardena, cuando afirmó que Nairo y Nibali no merecían estar en el podio trás la decisión táctica de no atacar al final para recortar tiempo a Pinot.

Nibali le respondió directo al holandés y dijo que debería tener los piés en la tierra y respetar a sus rivales. Hoy, a pesar de que Dumoulin les pidió excusas al comenzar la etapa, le hicieron pagar caro la insolencia, volvieron a aliarse y con un ritmo sostenido y fuerte lo sacaron de rueda y le recortaron más de un minuto.

Jamás un ciclista que aún no ha ganado ninguna carrera de nivel mundial ni una Gran vuelta, había sido tan irrespetuoso. El único antecedente es el del “caníbal” Eddie Merckx -tal vez el más grande ciclista de la historia- quien alguna vez tuvo una queja similar, pero el belga ya había ganado varias vueltas y era el mejor del momento.

Las carreras no se ganan en los micrófonos y Dumoulin, a quien todos reconocen como un excelente contra-relojista, rival de alto nivel y “potencial” ganador de una Gran vuelta, pecó por bocón. Nairo no es amigo de las guerras de palabras, pero no perdió tiempo y le respondió en la carretera atacándolo. Igual hizo el bicampeón Nibali, quien primera encabezó la bofetada al ex-líder desde el micrófono de la RAI, y luego se alió con Quintana para desgastar al holandés y rematarlo en Piancavallo. Ahora Nairo es líder y Vincenzo tiene a Dumoulin a 5″.

Dolomitas premonitorias

La cadena montañosa de las Dolomitas es una de las más bellas e históricas por la importancia de las guerras que se han escenificado en sus pasos y también de espectaculares batallas ciclísticas.

Hace 100 años, en octubre de 1917 durante la primera guerra mundial, el ejército italiano fue derrotado en Caporetto y tuvo que retirarse al río Piave para reforzarse en las Dolomitas, cerca del Monte Grappa. Un año después, la desintegración de la monarquía Austro-Húngara de los Hausburgo y la falta de municiones, permitió que las fuerzas multinacionales derrotarán definitivamente a sus desanimados soldados y aceleraron el armisticio el 3 de Noviembre de 1918.

El 30 de mayo de 1998 -casi 80 años más tarde- Marco Pantani ganó en Piancavallo y tres días después se vistió la maglia rosa, antesala de su única victoria en el Giro; el año que logró el que hasta ahora es el último doblete Giro-Tour. Hoy viernes en la misma cumbre el Giro centenario vivió el inició de sus batallas finales y la ofensiva de un general corto de estatura pero grande en poderío físico y táctico: el colombiano Nairo Quintana, quien asumió el comando de La Grande Corsa y se vistió de nuevo la Maglia rosa. Nairo ha apostado este año por el doble Giro-Tour. Será una señal premonitoria?

El “águila de Cómbita” y su equipo Movistar, han manejado muy bien tácticamente el Giro centenario, colocado sus fichas escalonadamente y realizado las alianzas apropiadas para tener al colombiano de líder. El jueves en la etapa 18 se atacó coordinadamente con el Bahrain-Merida de Nibali pero no se logró descuento. Este viernes se repitió la historia y lo consiguieron.

El técnico de Nibali reconoce que cuando se atacó al inicio de la etapa pero no alcanzaron una ventaja superior a 40″, se frenaron porque no valía la pena gastar energías en los siguientes 80 kilómetros. Pero Dumoulin tuvo que gastar reservas para alcanzarlos y en Piancavallo pagó caro y perdió el liderato, aunque limitó su pérdida y teóricamente aún puede ganar el Giro en la contra-reloj el domingo.

Tom Dumoulin sufrió en la alta montaña y aún no termina. Le espera el Monte Grappa.

En la contra reloj de Montefalco sobre 39.8kms Dumoulin consiguió su ventaja; 2.53″ sobre Nairo y 2.07″ a Nibali. Pero no olvidemos que no fue la mejor presentación de Nairo, que se cumplió en la mitad del Giro y después del día de descanso, y que la del domingo es 10 kilómetros más corta, las piernas están ahora al límite de fuerzas, hoy Dumoulin tuvo su crisis, y mañana los ascensos al Monte Grappa y Toza le pueden pasar una nueva factura.

Si se hace la relación de tiempos y distancia, Nairo necesitaría como mínimo 2.10″ de ventaja. Pero no olvidemos que la Maglia rosa da alas y ahora la porta el “águila de Cómbita”, un especialista de vueltas de tres semanas y campeón del Giro 2014. Ganará Colombia la batalla de las Dolomitas contra Holanda, Italia y Francia?

Momento de la verdad

Los comentaristas italianos especializados dicen que el Monte Grappa da miedo y que mañana en los 190kms de etapa  en montaña, Tom Dumoulin puede perder su última opción de ganar el Giro. Confían en Nibali para el esfuerzo final y no descartan a Nairo Quintana aunque creen que no está en su mejor forma. Y es conveniente que así lo crean. Olvidan además que en 2014 el colombiano consolidó su victoria en el Giro, triunfando en la contra-reloj de montaña…en el Monte Grappa.

La realidad es que los últimos 100 kms de la 20° etapa este sábado serán decisivos desde el inicio del exigente ascenso y todos los opcionados intentarán ganar la mayor cantidad de segundos antes de la contrareloj. Nairo reconoció la ruta completa hace unos meses y dijo que “primarán los que tengan más fuerzas” hasta el ascenso final en Foza y el cierre de la jornada en Asiago, donde el colombiano cree posible una llegada en solitario. El ritmo del Giro 2017 ha sido muy alto, cercano a los 40 km/hora en promedio general y de 20 en las escaladas.

El Monte Grappa es un ascenso de 24 kilómetros con 20 rampas, las primeras con inclinación del 5-6% pero los últimos 14 kms tendidos y con gradientes iniciales fuertes antes de un falso plano y de nuevo rampas duras. De su cima a la meta hay 67.3km y para tener una opción clara el domingo de defender con tranquilidad el liderato frente a Dumoulin, será necesario que Nairo consiga allí una buena ventaja, la defienda con su equipo en el largo descenso de 26 kms y el corto tramo llano, la consolide camino a Foza y la refrende en Asiago.

Nadie sabe cómo están las energías de los favoritos, cúal tiene mayor desgaste y hasta donde les alcanzarán las reservas. Pero Nairo no ha hecho hasta ahora ningún ataque contundente a excepción de su victoria en Blockhaus cuando se vistió de rosa por primera vez. Le preguntaron si la etapa será “a todo gas” y con una sonrisa calma dijo: “de pronto”.

Y al consultarle si podría ganar el Giro centenario, su respuesta fue más clara: “Vamos de primeros, tengo la maglia rosa y un gran equipo y  mañana intentaremos defenderla de la mejor manera para honrar el Giro y a todos los espectadores”.

La serenidad del colombiano contrasta con el pesimismo de Dumoulin. Mientras Quintana afirma que “mañana trabajaremos fuerte con el equipo para hacerlo bien”, el holandés dijo “si mañana logró estar con ellos, tengo aún chance”. Más misterioso, el campeón defensor y favorito local Vincenzo Nibali, advirtió que “en la carrera puede suceder de todo; es un giro muy duro, difícil”.

Para Nairo Quintana, la última cima del Giro centenario es la definitiva.

Nairo es consciente de lo arduo de la etapa (el último ascenso de 14 kms a Foza es incluso más duro y tendido que el Blockhaus) y de la necesidad de lograr diferencias, particularmente con Dumoulin antes de la contra-reloj. El escarabajo ya advirtió que con su equipo lo intentará e incluso anticipó aspectos de la táctica. “El primer ascenso es muy duro y se correrá a un ritmo fuerte, pero los ataques decisivos serán en el segundo puerto. Muchos equipos buscarán colocar corredores adelante para hacer puente con sus líderes en la segunda cima, si es posible”, anticipó.

La situación será entonces muy particular, con equipos tras una victoria de etapa y otros tratando de ganar el Giro o mejorar en la clasificación general. Quintana cuenta a su favor con la escuadra más sólida del Giro centenario y la buena táctica de Movistar será un punto clave, cuando los ciclistas están al límite de sus fuerzas y habrá que ser cautos en emplearlas. El colombiano espera que Nibali ataque y que quien primero de sus rivales tendrá respuesta y será seguido.

Lo cierto es que sin exigirse al máximo en ella, la montaña ha sido positiva para el “águila de Cómbita” pero necesita mayor ventaja sobre Dumoulin y Nibali. Creo que el escarabajo hoy controló sus fuerzas y mañana realizará el ataque contundente y necesario para asegurar su liderato hasta Milán. Una nueva alianza con Nibali puede funcionar en la subida a Monte Grappa pero en el descenso el “tiburón de Mesina” tratará de sacar ventaja, lo cual implica que Movistar debería tener al menos a dos rodadores frescos y poderosos adelante para esperar a Nairo y llevarlo hasta Foza porque será una verdadera batalla de titanes definiendo el Giro. De película!

A dos días de Milán la carrera habla español con los colombianos Nairo Quintana líder general en rosa y Fernando Gaviria líder de los puntos en malva (ciclamino), Movistar líder por equipos y Mikel Landa de Sky -ganador en Piancavallo- líder de la montaña en azul. La carrera está abierta, con cuatro favoritos separados por apenas 53″ y siete líderes de escuadra con opción matemática en la general.

Monte Grappa puede ser mañana el paso clave de la segunda victoria del colombiano Nairo Quintana en la prueba y Foza tal vez de la etapa, aunque esta no es lo esencial. Será una jornada muy nerviosa; las cartas están sobre la mesa y los ases repartidos.

Quien tendrá la mejor mano de la baraja?

——-

Homenaje: He abierto en honor a Nairo y su liderato este gran vino italiano de la Toscana, Setrilo Memores, un ensamblaje de Merlot y Sangiovese (uva típica italiana) de la añada 2006, cuando Nairo montaba en bicicleta para ir al colegio y aún no imaginaba conquistar las cumbres del mundo y ser el más importante ciclista colombiano y latinoamericano de la historia. Y para la victoria final que él y todos añoramos el domingo, está lista en mi cava una consagrada botella de Barolo Michele Chiarlo 2000 “La Vespa” (La avispa), que me obsequió un gran amigo de mi infancia en Cali, donde aprendí a amar el ciclismo.

Comments are closed.