Momentum Froomy

Con Chris Froome ha comenzado una nueva era del ciclismo mundial.

La clara y creciente dominación en el Tour de France 2016 del ahora tricampeón británico, confirman la nueva y avasalladora etapa de la mano del poderoso equipo Sky y su eficiente método científico, que no deja nada al azar, hasta el punto de que cuando los intangibles aparecen, no producen fisuras ni afectan su rendimiento y resultados.

Christopher Froome es un justo y soberbio ganador del Tour 2016. Dominó la prueba en todos los terrenos, siempre fue el más fuerte y es un deportista íntegro que venció todas las adversidades y trampas de la edición 103 de la más importante prueba ciclística mundial.

Sky dominó y terminó completo el Tour. Sergio Henao (izq.) fue su segundo mejor hombre.

«Froomy» construyó su victoria desde la primera semana, apabulló a sus rivales con el apoyo de la maquinaria Sky, omnipresente en la prueba con ocho gregarios dedicados enteramente a su liderazgo, tal como lo había señalado en mi primera nota sobre el Tour 2016. No valieron ni las caídas, ni el granizo y los fuertes aguaceros, ni los percances mecánicos, para doblegar su increíble regularidad y resistencia. Además, Sky fue uno de los siete equipos (de 22 que largaron) que terminaron completos en París.

A los 31 años, Chris Froome está en su madurez ciclística con un subcampeonato en el Tour (2012) y tres títulos (2013-2015-2016), más dos subtítulos en la Vuelta a España (2011 y 2014). Es el momento del británico nacido en Kenia, que recuerda los tiempos de dominación de Eddy Merckx, Bernard Hinault, Miguel Induraín y el tristemente célebre Lance Amstrong.

Su proyección en cinco años augura otros más de primer nivel, enfrentado a una camada de jovenes ambiciosos encabezados por Nairo Quintana y dos veteranos ganadores de las tres grandes vueltas, quienes no han dicho aún su última palabra; Vincenzo Nibali, ganador de dos Giros, un Tour y una Vuelta a España, y Alberto Contador, ganador de dos Tour, dos Giros y tres Vueltas a España. El “pistolero” no pudo rivalizar por dos caídass que lo obligaron a retirarse, pero el año próximo inicia su última vida con el reforzado equipo Trek-Segafredo que lo ha contratado como líder.

Por ahora Froome se concentra en los Juegos Olímpicos. Competirá en la prueba de ruta individual y en la contra-reloj, donde tendrá como grandes rivales a Tom Dumoulin, Tony Martín, el campeón mundial Peter Sagan y otros especialistas.

En Mont Ventoux, Froome mostró la casta e inteligencia de un gran campeón, a pie contra la adversidad!

Y luego correrá la Vuelta a España para intentar un doblete, que buscarán impedirle otros “lobos” aún desconocidos para el británico como los colombianos Esteban Chaves (26 años) que encabeza el equipo Orica y Miguel Angel “Superman” López, quien debuta a los 22 años en su primera Vuelta grande de tres semanas con Astana.

Quintana, Froome, Contador, Chaves, Dumoulin, Aru, López y el veterano Joaquim « Purito » Rodríguez -en su despedida del ciclismo- se verán las caras en la Vuelta a España del 20 de agosto al 11 de septiembre próximos, en una prueba que promete grandes emociones y un posible desquite de Nairo o la consagración de Chaves.

TRES DE TRES

Nairo Quintana, quien llegó como uno de los favoritos y su mas serio rival, cumplió un papel decoroso en el Tour 2016 pero nunca fue la amenaza esperada debido a un planteamiento conservador y poco explosivo al que fue forzado por alergias que sufrió después de los Pirineos y que mermaron su potencia física. Un nuevo podio, pero esta vez en el tercer escalón, fue su recompensa.

El subcampeonato se le escapó por 16 segundos, en un golpe maestro de la joven promesa francesa Romain Bardet, quien en el único ataque serio que realizó -en los Alpes- consiguió la solitaria victoria francesa en Saint Gervais Mont Blanc y alcanzó un podio inesperado.

Bardet, de 25 años y en plena progresión deportiva (6° en el Tour del Avenir 2010 que ganó Nairo y siempre en el Top-15 del Tour), fue una de las sorpresas de “la Grande Boucle” junto al britanico Adam Yates del Orica (4° y mejor de los jovenes) y el octavo puesto de otro joven, el surafricano Louis Meintjes (24 años), líder del Lampre Merida y quien ya había mostrado su potencial el año anterior cuando fue décimo en la Vuelta a España.

En sus tres participaciones en el Tour, Nairo siempre ha estado en el podio. El escalón más alto le espera.

Es injusto calificar la actuación de Nairo como una decepción. Es cierto que no ganó pero tal vez las expectativas eran muy altas y contra un Froome en plenitud de forma y Sky rodando sincrónico para demoler a los rivales, poco pudieron hacer los demás. Ni Movistar, ni Astana, ni BMC, representaron peligro y la prueba se redujo a actuaciones individuales mientras los favoritos seguían el ritmo y la cadencia del equipo británico.

Al contrario, es más que meritorio que a los 26 anos y en sus tres participaciones en el Tour, el «águila de Cómbita » ha demostrado una gran regularidad y siempre ha subido al podio, aunque el triunfo, el « sueño amarillo » le siga siendo esquivo. El año anterior Froome llegó enfermo a la tercera semana y salvó el Tour a pesar del poderoso ataque de Nairo en l’Alpe de Huez. En esta ocasión le tocó el turno de la enfermedad a Nairo y a pesar de ello consiguió de nuevo el podio.

El ciclismo es un proceso. El propio Nairo lo ha dicho «soy muy joven y tengo varios años por delante para ganar el Tour”. Su técnico en Movistar, Eusebio Unzúe, afirma del pequeño escarabajo boyacense que “No hay que olvidar que todavía está en años de formación, de maduración. Es un superdotado, un prematuro, un prodigio, pero aún es un niño. 26 años no es nada para lo que tiene que seguir aprendiendo”Su valoración del tercer puesto es positiva y lo considera “un gran logro. Tal y como marchó la carrera, tenemos que estar felices”, señaló.

Como referencia, recordemos que el pentacampeón español Miguel Induráin ganó su primer Tour a los 27 años, mientras que Froome triunfó a los 28. Nairo fue subcampeón a los 23 años, es el cuarto ciclista del mundo en el ranking de la UCI (Unión Ciclista Internacional) y tiene márgen para iniciar su racha de victorias en el Tour.

GRANDE PANTANO

Lo cierto es que la actuación de los ciclistas colombianos en el Tour-2016 fue destacada y los tres miembros de la “generación Saldarriaga” demostraron la calidad de las bases y la formación que tuvieron en el equipo «Colombia es Pasión » bajo la orientación del técnico Luis Fernando Saldarriaga.

Primero bajo la torrencial lluvia en Andorra y luego triunfando en Culoz, Pantano fue showman del Tour.

Nairo fue tercero, el debutante Sergio Henao terminó 12 (fue el segundo mejor ciclista del Sky y gran aliado de Froomy en la montaña) y Jarlinson Pantano fue el único colombiano que ganó etapa, concluyó 19 y se ganó el cariño de los aficionados que lo eligieron el más combativo del Tour. Si los tres hubieran estado en una escuadra colombiana, esta habría ganado la clasificación por equipos del Tour!

Todos esperaban a Nairo y terminaron viendo a un excelente Jarlinson Pantano, en plena forma después de haber entrenado en Boyacá con el líder de Movistar. Ya había demostrado sus progresos en la Vuelta a Suiza ganando una etapa y terminando cuarto como el mejor de su equipo IAM, que desaparece al final de la temporada.

En su segunda participación en el Tour, Jarlinson superó la tristeza de su día negro en Andorra cuando perdió 32 minutos con Dumoulin y 26 con Froome, resignando la posibilidad de estar en el Top-10 del Tour. Sin embargo, llegó pleno de humor junto al australiano Mathew Hayman, portando un paraguas en una imagen que le dió la vuelta al mundo. Y después de ese primer descanso, el valluno progresó hasta la alegría de la victoria en la etapa 15 en Culoz, y posteriormente otros dos segundos puestos en los Alpes que lo proyectaron mundialmente como el ciclista más combativo y lo promovieron al puesto 19 en la clasificación final.

El sueño de Jarlinson si se cumplió

Su futuro parece estar hoy entre el Orica y el Trek Segafredo y la decisión no es fácil. Su esposa Yesenia Narváez ha dicho que el caleño quiere ir al Trek. En la escuadra estadounidense aprendería siendo gregario del nuevo líder Alberto Contador, y compañero del experimentado holandés Bauke Mollema y del escalador colombiano Julián Arredondo, quien ya fue campeón de montaña en el Giro d’Italia 2014 que ganó Nairo Quintana.

En la escuadra australiana encajaría perfectamente gracias a su calidad humana, sería un excelente apoyo y crecería deportivamente «en familia» junto a Esteban Chaves, su amigo y ex-companero en «Colombia es Pasión ». La escuadra pasaría a tener entonces tres jovenes talentos de primer nivel para buscar la victoria en las tres grandes vueltas : un valor ya establecido como « chavito », una promesa que despierta como Adam Yates (4° y mejor joven del Tour), y Jarlinson en pleno desarrollo.

GREGARIOS DE PRIMERA CLASE

Otro aplauso merece Sergio Luis “Checho” Henao, convertido en el fiel escudero de Froome en la montaña, y quien sacrificó sus posibilidades de estar en el Top-10 o incluso de pelear el podio, debido a su trabajo para el campeón del Tour y a una gripe que lo disminuyó físicamente.

El antioqueño debutaba en el Tour y terminó 12°, como el segundo mejor corredor del Sky, lo cual es un buen premio a los sacrificios de su temporada, afectada por las sospechas en su pasaporte biológico que llevaron a Sky a “pararlo” mientras se aclaraba su situación. Por ello no fue al Giro d’Italia -en su debut con la escuadra británica terminó 9° en 2012- pero a cambio fue protagonista en el Tour donde se le vió al lado de Froome y en la “locomotora” que dirigía el pelotón.

Sin embargo, con 28 años y después de cinco en Sky, “Checho” Henao tiene poca proyección más allá de ser un gregario de lujo y tener alguna opción de comandar la escuadra en carreras menores. El antioqueño, que acaba de ser padre mientras estaba en competencia en Francia, debería buscar nuevos horizontes para continuar su progreso. La ventaja de hablar bien el inglés y estar adaptado a la vida europea, seguramente que le abrirá las puertas de otra escuadra de primer nivel. Henao es hoy 18 en el escalafón de la UCI.

"Checho" realizó un gran debut en el Tour

Según su ex-técnico Luis Fernando Saldarriaga, es admirable su consagración y disciplina de trabajo que raya en lo obsesivo. Está claro que en la escuadra británica deberá servir a los británicos. Rigoberto Urán, quien lo llevó a Sky, ya vivió igual situación y cambió de equipo a tiempo, aunque su protagonismo haya disminuído por otras razones.

Admirable fue igualmente el trabajo de Winner Anacona como escudero de Nairo y gregario en Movistar, tanto en el plano como en la montaña. Winner es consciente de su trabajo para el líder y por ello no brilla, pero su tercer lugar en la etapa 18 que ganó Romain Bardet, es una muestra de su fortaleza al final del Tour. El año anterior había sido esencial para el ataque de Nairo en el Alpe d’Huez pero en esta ocasión su jefe estaba enfermo y eso le dió la libertad de buscar una victoria parcial. Winner es un trabajador silencioso que cumple a cabalidad su papel para proteger a su jefe y amigo Nairo Quintana.

FUTURO AZUL

El dominio aplastante de Sky, el equipo de mayores recursos económicos del pelotón, demuestra la desigualdad del deporte y genera cuestionamientos similares a los que hay en la Fórmula Uno; donde Mercedes parece imbatible y las demás escuadras están condenadas a luchar por puntos o el tercer lugar del podio, incluso la histórica Ferrari.

Sky debutó en 2010 y ha ganado 4 veces el Tour en sus últimas cinco participaciones. Su escuadra infunde respeto por la calidad y versatilidad de sus integrantes, el método de trabajo y preparación, y los recursos económicos, técnicos y científicos con que cuenta. Su dominio guarda similitud con las épocas del Renault-Elf-Gitane de Bernard Hinault y Laurent Fignon de los años 80, el Banesto de Miguel Induráin en los 90 y el US Postal de Lance Amstrong de principios del nuevo siglo, quien sin embargo con el dopaje organizado dañó por muchos años la imágen mundial del ciclismo y del Tour.

Pero Sky es el concepto del ciclismo limpio al más alto nivel y de la eficiencia británica. Sus rivales tendrán que aumentar el nivel de detalle y preparación para romper la hegemonía que ha convertido las carreras en aburridoras, con emociones siempre en los últimos kilómetros y un ritmo frenético que impide la competencia individual contra la maquinaria azul. Sky juega como un Gran Maestro de ajedrez y gradualmente va sacrificando sus piezas dependiendo del perfil de cada etapa con la consigna de sostener a su “Rey” Froome.

Sky parece hoy imbatible pero todos los reinados terminan algún día.

En el pelotón hay talento individual y especialistas y ex-triunfadores del Tour como Bernard Hinault, Bernard Thévenet y Pedro Degado, reconocen que el “águila de C+ombita”, Nairo Quintana, será en los próximos años el principal rival de Froomy. Otros jovenes a tener en cuenta serán el francés Romain Bardet (25 años), el italiano Fabio Aru (26), el británico Adam Yates (23), el holandés Tom Dumoulin (25), el surafricano Louis Meintjes (24), y en un par de años el colombiano Miguel Angel López (22) y el español Marc Soler (22), quienes darán lo mejor para destronarlo.

Aunque Christopher Frome no sería tan fuerte con una escuadra débil, está visto que el esfuerzo individual no es suficiente contra Sky. Adam Yates (la gran revelación), Richie Porte (en su mejor Tour), “Purito” Rodríguez y Louis Meintjes fueron puro talento individual corriendo casi sin equipo en las etapas claves. Otros desfallecieron en el momento cumbre como Bauke Mollema, Fabio Aru, Warren Barguil, Tejay Van Garderen y en cierta médida Jarlinson Pantano, quien de no haber pérdido media hora en Andorra habría terminado entre los diez mejores.

Además, no es descabellado pensar que con Alberto Contador la carrera hubiera sido muy diferente porque el español estaba en forma y había concentrado su preparación para ganarla por tercera vez, pero dos caídas lo eliminaron antes de tiempo camino a Andorra. Su explosividad y combatividad en la montaña habría cambiado el panorama dominador de Sky y agregado más emoción a un Tour que por muchos momentos fue soporífero debido a la falta de ataques de Quintana y las acciones mínimas de otros ciclistas líderes.

Pocas veces atacó Nairo en el Tour 2016 pero tendrá nuevas oportunidades.

Según Eusebio Unzúe, el golpe psicológico que recibió Nairo Quintana en este Tour al que llegaba como favorito, “le va a venir muy bien porque está tan convencido de su excepcionalidad, de su superioridad, que se confunde a veces en sus análisis”. Por lo pronto el ciclista boyacense tendrá un descanso y será sometido a examenes médicos para identificar el tipo de alergia que padece y que afectó tan notablemente su acostumbrado alto rendimiento.

Lo cierto es que la “armada” española de Movistar fue de nuevo campeona por equipos en el Tour, pero se quedó sin el premio mayor. Igual que en 1805 cuando la estrategia del Almirante Horatio Nelson derrotó a la Armada Imperial en Trafalgar, 210 años después el equipo español no consiguió destronar a Chris Froome y la bien aceitada maquinaria de Sky le quitó por segundo año consecutivo el “sueño amarillo” a Nairo Quintana.

Comments are closed.