Medio Tour, medio sueño amarillo

El “sueño amarillo” de Nairo Quintana lo va portando el campeón Chris Froome pero el Tour de Francia apenas ha cumplido la mitad de su recorrido y los días que vienen invitan a Nairo Quintana a confiar en que llegará a París en lo más alto del podio.

Es cierto que por un descuido se perdieron 23 segundos el sábado en los Pirineos tras el ataque sorpresivo de Froomy en el descenso del Col de Peyresourde hacia Bagnères de Luchon. Pero los Pirineos tradicionalmente no han sido el fuerte de los colombianos.

De las 14 victorias colombianas en el Tour, únicamente Oliverio Rincón en 1993 en Andorra y Félix Cárdenas en 2001 en Ax 3 Domaines, coronaron en sus cimas. El territorio predilecto de los escarabajos son los Alpes, en los que se definirá la carrera en la tercera semana.

Las dos estrellas del Tour cierran la mitad del Tour con mínima diferencia

Ahora ha llegado el descanso esperado y necesario después de 1.769.5 kmts recorridos -más de la mitad del Tour que tiene 3.535- y nueve etapas en las que no ha habido realmente ataques de los favoritos sino una tarea de demolición por parte de sus equipos que ya cobró las primeras víctimas importantes: Alberto Contador (abandonó desgastado por dos caídas), Vincenzo Nibali (bajo de forma trás el Giro d’Italia) y Thibaut Pinot (exceso de kilometraje), mientras que deja “tocados” a otros llamados al Top-10 y el podio.

Como le comenté a mi gran amigo y colega experto en ciclismo, Pablo Arbeláez, quien durante más de 30 años fue el redactor estrella de ese deporte en el diario El Colombiano de Medellín, a estas alturas en 2015 Nairo perdía 1.59″ debido al corte y los ábanicos en la segunda etapa en el mar del Norte, en las planicies holandesas de Zelanda. Froome le dió un zarpazo inesperado en la décima etapa -trás el primer día de descanso- en La Pierre Saint- Martin al comenzar los Pirineos y aumentó su diferencia a 3.09″. Al final de los Alpes, Nairo perdió el Tour por 1.12″. En ellos le descontó casi dos minutos.

Pero esta vez las condiciones en las que llega Nairo a la segunda parte del Tour son más favorables, con menor desgaste y quedan por delante más de 850 kilómetros de montaña, de ellos dos terceras partes a través de los Alpes.

En Andorra esperando el Mont Ventoux

Después de la granizada infernal del domingo, que ayudó a decantar la carrera y exigió varias veces a Chris Froome trás los repetidos ataques del irlandés Dan Martin y de su amigo Richie Porte (más en ayuda que rivalizando con él), los principales favoritos están cada vez más claros: Chris y Nairo. Los demás, tienen una tárea muy ardua para desequilibrar a las dos estrellas del Tour y buscarán el podio.

Hay que recordar que el año pasado el descanso fue antes de la gran montaña y después de la contra-reloj. En 2016 es después de los Pirineos y en altura. El año pasado el descanso fue en Pau, a 200 metros sobre el nivel del mar y a 100 kmt del océano atlántico, después de un largo transbordo en avión hasta los pirineos.

El mítico Mont Ventoux será de nuevo definitivo en el Tour

No olvidemos que esos largos transbordos en avión o en tren pesan fisiológicamente en los ciclistas y a veces los descompensan. Este año el Tour es continuo, y eso es una ventaja. El único transbordo será de Morzine -el sábado 23 cuando se habrá definido el Tour- a Chantilly para el paseo de la victoria a Paris el domingo y ese no afectará.

El primer descanso es en cambio en Andorra, que tiene la capital más alta de Europa (Andorra la Vieja) a 1.023 metros de altura, en plenos pirineos, sin neutralización previa y con la perspectiva de una etapa siguiente en bajada y relativamente plana.

Sigo creyendo que el “gigante de Provenza”, el Mont Ventoux (después de más de 520 kilómetros casi planos entre martes y jueves) y la contra-reloj al día siguiente (viernes 16) serán claves porque habrá que dosificar fuerzas en los ataques. Al mismo tiempo se sabrá quienes tienen piernas para la tercera semana y la batalla alpina por el Tour.

Serán 60 kilómetros muy definitivos, los 22 desde la base del Ventoux a su cima y contra el viento Mistral y los 37,5 de la contra-reloj a La Caverne du Pont d’Arc. De allí en adelante se sabrá quienes son los verdaderos gallos. Nairo tiene una revancha pendiente con Froome en el Ventoux y tendrá que saber atacar y aprovechar que no es el único que quiere destronar al británico. Según se salga de esas dos etapas, el panorama estará más despejado.

En el tablero de ajedrez del Tour, Nairo está corriendo en desventaja, con menos peones y alfiles que Froome. Por ello no debe apresurarse a vestirse de amarillo. El equipo Sky es más sólido y fuerte que Movistar y su director Sir David Brailsford, se ha mostrado incluso confiadamente desafiante al señalar que los demás equipos deben atacar pero que si ello no ocurre Sky vino a ganar, trabajará para ello y tiene otras sorpresas preparadas.

Baraja reducida

Chris Froome ya atacó. Nairo no lo ha hecho aún y ha reservado sus fuerzas simplemente para responder a las escaramuzas del líder de Sky. Ha corrido el Tour pegado a su rueda y sólo ha parpadeado dos segundos, en los que perdió 23″. Pero al parecer llega más entero, la montaña es su terreno y está ávido de gloria trás 772 días -más de dos años- sin triunfar en una de las tres grandes vueltas. Su última victoria fue el 30 de mayo de 2014 en la contra-reloj en montaña del Giro d’Italia entre  Bassano del Grappa y la Cima Grappa.

El Sky ha trabajado bastante y tendrá que seguir haciéndolo para defender a su líder, y ahora, además de Froome, tiene una segunda carta definida y es colombiana: el debutante Sergio Luis Henao, octavo en la general y totalmente compenetrado con su líder, quien ya dijo que Sergio es la otra opción para victorias y la camiseta amarilla. Pero Geraint Thomas, Mikel Nieve, Mikel Landa y Wouter Poels son escuderos de lujo.

El colombiano Sergio Henao busca el podio y es la segunda carta de Sky

Movistar sólo tiene a Nairo. Alejandro Valverde mostró los síntomas de fatiga luego del Giro y tendrá que trabajar como capitán de campo y punta de lanza para organizar las fichas de la escuadra española; los hermanos Izaguirre, Jesús Herrada y Winner Anacona, quien será clave en los Alpes al lado de Nairo. Winner corre totalmente reservado, a excepción de este domingo en que buscó la etapa en Andorra (al final fue 5°), donde había vencido hace 23 años otro boyacense, Oliverio Rincón, el único ciclista colombiano junto a Luis Herrera, que ha ganado etapas en las tres grandes carreras (Tour, Giro y Vuelta).

Pero Nairo tendrá otros aliados que pueden aportarle; los descartados para la victoria final: Wilco Kelderman (Lotto-Jumbo), el francés Pierre Rolland (Cannondale) con quien trabajó en la etapa clave del Giro d’Italia 2014, y eventualmente en carrera, Tejay Van Garderen (BMC) y Vincenzo Nibali (Astana). Tejay trabajará para el australiano Richie Porte quien atacó en Andorra mientras su líder perdía tiempo en un movimiento que favoreció a su amigo Froome, con quien preparó la pre-temporada en Tasmania.

Los rivales de Froome y Nairo no presentan tanta competencia como pareciera en el papel y según la ajustada clasificación actual con 11 corredores separados por 1.01″. El joven Adam Yates está aún muy verde para una carrera de tres semanas (fue 50 el año pasado en el Tour) y buscará con un equipo débil (Orica) la camiseta blanca para la cual el favorito es el surafricano Louis Meintjes del Lampre (9°) quien fue  décimo en la Vuelta a España el año anterior. Meintjes, a quien olvidé mencionar en mi Blog inicial del Tour, tiene mejor equipo y se muestra incluso más fuerte que el francés Warren Barguil, quien ya ha perdido 2.51″ en la general y casi dos minutos frente al surafricano.

Dan Martín, el tercero en la general, es apenas un buen rodador cuya mejor ubicación ha sido un séptimo lugar en la Vuelta a España 2014. En el Tour siempre ha quedado retirado (33 en 2013, 39 en 2015), no tiene equipo (Ettix) para pelear el título y el podio es difícil. Lo mismo le ocurre al veterano Joaquim “Purito” Rodríguez, quien a pesar de ser consistente, a sus 37 años no tiene tanque para ganar el Tour y probablemente culminará su carrera con podio en las tres grandes vueltas pero sin ganar alguna (subcampeón del Giro 2012 y de la Vuelta 2015 y 3° en el Tour 2013).

El francés Romain Bardet es sexto pero hay un hecho que no debe pasar desapercibido. De todos los favoritos al iniciarse el Tour es el que más días de competencia acumulaba (42) y sin victoria alguna. Ha hecho buenos Tours (6° en 2014 y 9° el año pasado), pero ese kilometraje extra pesará en la tercera semana. Su compatriota Thibaut Pinot (39 días) los está pagando ahora, igual que Tejay Van Garderen (35) y pronto Richie Porte (40 días).

Doble podio colombiano?

Así las cosas, a mi juicio sólo los jóvenes Sergio Henao (Sky) y Fabio Aru (Astana) representan competencia y peligro para Nairo. Para Froome, Sergio es un aliado con grandes posibilidades de podio y seguramente el equipo lo va a reservar para ello. Se ha convertido en la mano derecha del líder y este reconoce gallardamente las posibilidades del antioqueño. Aunque ha mejorado, el punto débil de Henao es la contra-reloj, en la que Nairo muestra verdaderos progresos.

Aru tendrá que atacar en algún momento y mostrar que vino a ganar y que tiene la misma condición física que el año anterior cuando se coronó campeón de la Vuelta a España. Es otro de los que tiene poco rodaje (31 días antes del Tour) y cuenta con Nibali como escudero de lujo, junto al kasajo Tanel Kangert, el español Luis León Sánchez, el italiano Diego Rosa y el tanque noruego Jakob Fuglsang.

El italiano Aru sigue en la baraja de favoritos y puede ser un apoyo para Quintana

A ellos se pueden unir el holandés Bauke Mollema que corre su sexto Tour y acumula tres Top-10: 6° en 2013, 10° en 2014 y 7° el año pasado, y el checo Roman Kreuziger, promovido a líder del Tinkoff trás el abandono de Alberto Contador y quinto en el Tour 2013. Mollema, en el equipo Trek-Segafredo (al que irá Alberto Contador la próxima temporada), sólo cuenta con los veteranos Frank Schleck y Haimar Zubeldía para respaldarlo, mientras Kreuziger tiene apenas al polaco Rafael Majka quien busca la camiseta de la montaña en cerrado duelo con el francés Thibaut Pinot.

Será necesario empezar a trabajar con ataques combinados para debilitar al Sky y destronar su hegemonía y el dominio que muestra. Es el único equipo con suficientes “soldados” fuertes y su maquinaria está aceitada. Froome tiene además una bicicleta especialmente diseñada por Pinarello para la contra-reloj, en la que aspira a aumentar la ventaja; la Pinarello Bolide TT con menor resistencia aerodinámica y 350 gramos más liviana gracias a un refinado marco de carbono. Es otra de las armas secretas de Sky.

La decantación de favoritos en el Tour ya comenzó. Teóricamente 23 segundos antes de la gran montaña no son una ventaja insuperable considerando la calidad de Nairo, pero…un Tour se puede perder por 8 segundos (como le ocurrió al francés Laurent Fignon en los Campeos Elíseos en 1989) y hasta por menos. En 2012 Warren Barguil le ganó el Tour de l’Avenir al colombiano Juan Ernesto Chamorro por apenas un segundo!

Movistar debería olvidarse de la clasificación por equipos y concentrarse en ganar el Tour con Nairo. Hace 10 años su técnico Eugenio Unzúe no consige que un ciclista suyo triunfe, desde Oscar Pereiro en 2006 tras la descalificación de Floyd Landis por dopaje. Ya es hora. Sky puede ganar por equipos y tiene de sobra con qué hacerlo, pero la cereza del pastel es el campeón del Tour. Lo demás son arandelas.

Falta mucho Tour y hay que esperar, tener paciencia y confiar en Nairo. Este lunes de descanso será clave para ver como se recuperan los favoritos y a quien le afecta mas para el Mont Ventoux el jueves y la contra-reloj del viernes. Luego, los favoritos se reservarán para los Alpes.

Soñando: Desde niño escuché MORZINE y algo me dice que tendremos fiesta en esa estación de Sky el sábado 23 de julio. Pero me estoy adelantando mucho. Mi próximo Blog estará publicado el lunes 18 de julio, dos días antes del día nacional de Colombia y de mi cumpleaños, a la llegada a los Alpes. Tengo el pálpito de que el Tour se nos va a dar esta vez y pareciera que las condiciones apuntan a que los dioses muiscas y el espiritu del último Zipa, Tisquesusa, nos acompañarán esta vez. La tercera semana será, como siempre, la definitiva

 

 

Comments are closed.