Los Alpes son colombianos!

El fabuloso ciclista colombiano Nairo Quintana tiene un amor especial por los Alpes.

Ya triunfó varias veces en ellos y construyó el año pasado en su cara oriental, en el Stelvio (la llamada cima Coppi), su primera corona: el Giro d’Italia.

El primer trofeo mundial a los 24 años

Igual que muchos otros pedalistas de la nación andina que desde hace 35 años han grabado su nombre con victorias en las más importantes cumbres de la famosa cadena montañosa europea, Quintana, llamado “el águila de Cómbita”, ha conseguido en ella los triunfos más significativos de su fulgurante carrera, que los especialistas auguran será larga y legendaria.

El menudo escarabajo colombiano está a las puertas de alcanzar la mayor cima del ciclismo mundial: ganar el Tour de Francia. Dos años después de su inolvidable debut a los 23 años y terminar segundo en la prueba más importante de este sacrificado y duro deporte, Quintana tiene una posibilidad clara -aunque igualmente difícil- de ser campeón. Lo separan 3:10″ del líder, el británico Chris Froome, quien lo venció en 2013.

Quintana vs Froome y el recuerdo de Senna vs Prost

El duelo ciclístico entre Quintana y Froome guarda similitud con la famosa rivalidad de la Fórmula Uno entre el brasileño Ayrton Senna y el francés Alain Prost, que marcó una época de leyenda. De nuevo Latinoamérica contra Europa, de nuevo uno apreciado y otro…tal vez no tanto. Pero hay una gran diferencia, las diferencias de los dos ciclistas son totalmente deportivas y nunca personales. De hecho ambos se aprecian, se respetan y se necesitan.

A Nairo lo separan de la gloria 595,5 kms de ruta por los Alpes franceses repartidos en cuatro etapas que exigirán su máximo esfuerzo y ofrecerán un duelo aún más intenso. Ha madurado, es más fuerte, más táctico, es líder del equipo español Movistar (el mejor del mundo), ganó el año anterior el Giro d’Italia y la afición internacional lo aprecia y quiere. Es la nueva imagen del ciclismo.

Una camiseta con la horma perfecta: astro de las montañas

Extrañanamente, aunque muchos ciclistas colombianos han corrido para equipos españoles y entrenado contínuamente en los Pirineos, es en los Alpes (franceses, suizos e italianos) donde han conseguido las grandes victorias y escrito en letras doradas el nombre de los reconocidos “escarabajos”.  Desde el pionero José Patrocinio Jiménez y el inolvidable Luis “Lucho” Herrera, pasando por Fabio Parra -primer latinoamericano en el podio del Tour (3º en 1988), Santiago Botero y Juan Mauricio Soler, hasta Nairo.

Los colombianos han ganado 14 etapas del Tour -9 de ellas en los Alpes- y han sido campeones de montaña en 5 ocasiones : Herrera en 1985 y 87, Santiago Botero (2000), Juan Mauricio Soler (2007) y Quintana hace dos años.

Y cuando Nairo inicia este miércoles 22 de Julio las cuatro jornadas definitivas del Tour 2015 en pos de la victoria final en París y alcanzar el que en Colombia han llamado “Sueño Amarillo”, su misión estará respaldada por una exuberante historia. Llega optimista.

Y ese optimismo me contagió. Como gran amante del ciclismo y con  la memoria de las gestas de los escarabajos colombianos desde los años 70 y 80 -con las cuales literalmente crecí, me pasé el fin de semana y mi cumpleaños el 20 de julio, día nacional de Colombia, escribiendo para el periódico nacional EL ESPECTADOR -del que he sido corresponsal en Europa desde los años 90- un completo trabajo de investigación sobre la historia de los triunfos de los ciclistas colombianos en los Alpes y en el Tour de Francia que se llama similar a este Blog y les comparto con la ilusión de que lo disfruten y les genere la misma pasión y emoción con que lo escribí: “Los Alpes son de los colombianos”.  
Despues de haber seguido la carrera y proyección de Nairo, y apreciado el cubrimiento y análisis británico sobre su poderío, creo, con optimismo razonado, que puede ganar, a diferencia de 2013 cuando escribí mi Blog sobre el despunte del “águila de Cómbita” llevado por la emoción.
.
Amistades definitivas
 
Nairo es un ciclista muy táctico y en esta semana, creo que los juegos de alianzas serán definitivos. Algunas serán tácitas y otras más sútiles, pero ellas ayudarán al colombiano en su batalla de demolición contra la “maquinaria rodadora” del Sky y aislar a Froome. Serán acciones selectivas, sistemáticas, bien planificadas y sin gastar demasiada energía para reservar el tanque para los infernales 220 kms finales repartidos en las dos cortas etapas de viernes y sábado con los puertos de montaña fuera de categoría.
Imagino que la escuadra estadounidense BMC ayudará al británico para tratar de colocar a su líder Tejay Van Garderen por delante de Quintana. Movistar es el primer equipo en la clasificación del Tour y se muestra igualmente sólido con Quintana y el veterano Alejandro Valverde en un excelente momento (al principio del final de su carrera deportiva) arañando a sus 35 años el podio del Tour. Ya es tercero y la intención es mantenerse en el podio hasta París.
Nairo Quintana no piensa en ganar nuevamente la camiseta de mejor escalador sino en conquistar el Tour. En ese sentido, el catalán Joaquín “Purito” Rodríguez sería un gran aliado porque es un escalador fuerte, que aspira a ese título como única opción de podio. Rodríguez y Quintana son además buenos amigos.
 
Los otros colombianos también. Rigoberto Urán no tiene ya aspiraciones más allá de ganar una etapa y podría ser clave para Nairo, al igual que el debutante Jarlinson Pantano, quien se inició con Nairo hace cinco años en el mismo equipo “Colombia es Pasión”, del cual surgieron otros promisorios pedalistas como Sergio Luis Henao (Sky), Darwin Atapuma (BMC), Carlos Betancur (AG2R) y Esteban Chaves (Orica GreenEdge).
El nuevo equipo suizo IAM, en su primera temporada en la primera liga del ciclismo mundial, tiene como objetivo mantener a su líder Mathias Frank entre los 1o primeros de la prueba (es 8°) y el caleño Pantano (17°) aspira a quedar entre los 15 mejores o aún más adelante.
Pero además es posible contar con la ayuda de los equipos franceses, que no han tenido un buen desempeño y necesitan mejorar decorosamente y al menos colocar a un representante entre los primeros 10, luego de que el año pasado hubo dos en el podio en París. 
Europcar con Pierre Rolland (que colaboró con  Nairo en el Giro en la dantesca etapa del Stelvio) y los ciclistas del AG2R (donde corre Betancur), tienen algo que aportar para vencer la dominación, y en algunas ocasiones soberbia, de los miembros del Sky. No olvidemos además, la siempre tensa y a veces dificil relación entre los franceses y los ingleses, exacerbada en este Tour por la inusual y hasta ofensiva campaña mediática de un sector de la prensa francesa contra la forma de correr del equipo británico y especulaciones sobre los niveles de esfuerzo y un posible dopaje científico.

El heredero de Nairo ya está en la élite y su futuro es igual de brillante.

 Incluso, el equipo Astana y Vincenzo Nibali pueden jugar un papel de aliados porque el campeón del año anterior está lejos del podio y es un corajudo ciclista que va a vender cara su derrota. Mejor aún, la nueva perla del controvertido equipo kasajo es otro colombiano, Miguel Angel López, también boyacense como Nairo pero de Pesca, el pueblo donde hace 93 años nació mi padre Juan Antonio hace 93 años, quien continúa vibrando frente al televisor con las actuaciones de sus paisanos.
Jamás dejaré de agradecerle aquel 30 de abril de 1967 cuando al final de la tarde lo acompañé a un humilde hotel en el centro de Cali para llevar alimentos vallunos para los maltrechos ciclistas del equipo Lotería de Boyacá (entre ellos Humberto Parra, el papá del gran Fabio), que descansaban allí trás el final de la etapa de la Vuelta a Colombia en la capital del Valle del Cauca. Ese día compartí su pasión por el ciclismo y nació la mía. Fue otra de sus grandes enseñanzas, antes de las lecciones  varios años después para aprender y amar el buen vino.
Miguel Angel López, fue campeón del Tour del Porvenir el año pasado, con apenas 21 años. Tal como Nairo!. Y en su primera temporada este año como neoprofesional con Astana, terminó séptimo en junio pasado en la Vuelta a Suiza y en algunos años será el relevo de Nairo. Otro triunfador en los Alpes!. Eusebio Unzué, el gerente general de Movistar ya le echó el ojo y lo quiere llevar a su escuadra como segundo de Quintana. Imaginan ustedes esa dupla? Sería intratable en las montañas y superior a la de Froome con Porte o con Geraint Thomas. Por ahora son suposiciones.
Lo cierto es que, en igualdad de condiciones deportivas, los ciclistas colombianos están entre los mejores del mundo. E igual que Nairo, soy optimista. Es difícil ganar el Tour 2015, pero no imposible.
Y lo reitero, los Alpes son colombianos!
P.S: Además de los conceptos expresados en mi trabajo para EL ESPECTADOR, esta entrada en el Blog es mi teoría sobre lo que puede pasar trás el análisis de alianzas y entretelones de la carrera.

Comments are closed.