Grandes Burdeos 2011: el año de la ribera derecha

La añada 2011 de los Grandes Crus de Burdeos no es extraordinaria como sus dos predecesoras pero si muy interesante y con expresiones frutales muy seductoras que  confirman la buena calidad de los Merlot y convierten a los vinos de la ribera derecha en los grandes ganadores.

En líneas generales, los vinos más sobresalientes del año son los de Saint Emilion -con algunos de nivel sensacional- y los Pomerol. También se destacan los blancos y tintos de Pessac-Léognan.

En la márgen izquierda del Gironda, los taninos elegantes de los Saint Julien y de buena parte de los Pauillac y Saint Estephe, dan la nota de un año que ofrece en botella mejores expresiones de lo que se especulaba tras la degustación “en primeur” (anticipada) hace año y medio.

Después de catar 95 vinos (17 de ellos blancos) de los 130 que fueron presentados en Londres, me queda la impresión de que 2011 es una añada sorpresa, mejor de lo inicialmente pensado, y que dentro de cinco años empezará a generar comentarios favorables en las mesas gourmet. Probablemente no será una añada de guarda larga pero si de expresión frutal y frescura, con vinos de menor grado alcohólico que sus antecesores y ciertamente no tan complejos.

Los vinos blancos son frescos, muy aromáticos y minerales; brillan por su homogeneidad con excelentes expresiones del Sauvignon Blanc en los Pessac-Léognan y Graves. Entre estos vinos blancos destaco por su frescura y expresividad los de los Châteaux de Fieuzal, Olivier, Pape Clement, Smith Haut Lafitte y Picque Caillou.

Aclaro que a pesar del ritmo constante a lo largo de la degustación anual de la Unión de Grandes Crus de Burdeos (UGCB), me quede sin catar los 15 vinos dulces de Sauternes y Barsac, que según la mayoría de mis colegas especializados, se destacan por su gran calidad y también salen triunfadores.

Y támpoco me alcanzó el tiempo para otra quincena de vinos tintos del interior de Médoc, los Listrac, Moulis y Haut-Médoc.

Un mes atrás, los “Crus Burgueses” 2011 habían dado la médida inicial de una añada que definitivamente fue más favorable a los Merlot, como lo confirmaron ahora los Grandes Crus de la ribera derecha.

En general, los productores se mostraron serenos pero optimistas en sus comentarios sobre los vinos.

“Es muy difícil calificar una añada luego de las históricas 2009 y 2010, que fueron excepcionales en Burdeos”, me dijo Vincent Priou, enólogo-director de Château Beauregard en Pomerol. Y me recordó que después del año 2000, la siguiente añada fue inicialmente menospreciada por la crítica. “Hoy, los vinos del 2001 se muestran elegantes, con mucho carácter y gran estructura”, me argumentó.

Yo estoy de acuerdo con Vincent, e incluso soy más optimista. En los últimos cinco años, a lo largo de múltiples degustaciones de los vinos 2001 de Pomerol y Saint Emilion, he encontrado que una buena parte de ellos son superiores a los 2000. Incluso muchos productores de la ribera derecha me han confesado que el factor “milenio” jugó en contra de la gran calidad que hoy exhibe esa añada semi-olvidada.

Con ello no estoy diciendo que 2011 vaya a tener igual desarrollo o que vaya a superar a las añada 2010 y 2009. Como a todo vino, hay que darle su tiempo debido y seguramente que superará las expectativas, para convertirse en lo que los bordeleses llaman un “millésime clasique”, es decir, una añada clásica.

Entre los 78 vinos tintos catados, hubo uno que me emocionó sobre manera y creo que está llamado a ser uno de los grandes de la añada 2011: Château Figeac, primer Gran Cru Classé “B” de Saint Emilion. Mi único punto de comparación es el sensacional Château Ausone, Primer Grand Cru Classé “A”,  que tuve oportunidad de catar en dos ocasiones en Saint Emilion -junio y julio- con su propietario Alain Vauthier, y que me había dado el aviso de lo que es un vino fuera de serie, por encima de 95 puntos.

Con sobrada razón mis colegas de la Revue du Vin de France los consideraron como los dos mejores vinos de la connotada Denominación de origen. Sin embargo, no tengo referencias directas de los Châteaux Cheval Blanc, Angelus y Pavie. Pero la verdad es que los otros siete primeros Grandes Crus de Saint Emilion presentados en Londres -sin incluir dos de la nueva clasificación 2012 que está en litigio legal-, al igual que la mayoría de sus hermanos menores (los Crus Classés), son vinos de alto nivel, muy equilibrados, con taninos sedosos, muy buena fruta, mineralidad, frescura y amables en el paladar; por encima de los 90 puntos.

Y en cuanto a los Pomerol, sin alcanzar la opulencia de sus vecinos, se muestran muy elegantes y suaves en boca, con mucha fruta roja y taninos amables. La mejor expresión la encontré en los Châteaux Clinet (seductor), Gazin (elegante), Beauregard (fresco) y La Pointe (afrutado). Se agotó el tánico y complejo Château La Conseillante y además me falta degustar íconos como Petrus, Le Pin y Lafleur, y los excelentes Vieux Château Certan, L’Eglise-Clinet, l’Evangile, Le Gay, Trotanoy y La Fleur Petrus, que no son miembros de la UGCB.

En cuanto a las otras Denominaciones de origen, las más homogéneas son Pessac-Léognan (en blancos y tintos) y Saint Julien, mientras que en Saint-Estèphe, Pauillac y Margaux, hay más asimetrías.

Pero como siempre, el tiempo y la guarda, nos darán la última palabra sobre el real potencial de la añada. Será interesante volver a degustar estos vinos 2011 dentro de tres años, para aproximarnos a la respuesta, y luego en 2021, diez años después de la cosecha, para encontrarla.

No olvidemos nunca que con los grandes vinos, al igual que con los bebés, siempre hay que tener paciencia. Estos Grandes Crus 2011 de Burdeos apenas tienen 4 meses en botella; están naciendo!.

Mi selección de los Grandes Burdeos 2011 por Denominación de origen y en órden alfabético:

- Graves y Pessac-Léognan (blancos): Chantegrive, Bouscaut, Carbonnieux, Chantegrive, Domaine de Chevalier, de Fieuzal, Olivier, Pape Clement,  Picque Caillou, Smith Haut Lafitte.

- Graves y Pessac-Léognan (tintos): Les Carmes Haut-Brion, Domaine de Chevalier, Haut-Bailly, Larrivet Haut-Brion, Malartic-Lagraviere, Olivier, Pape Clement, Picque Caillou, Smith Haut Lafitte.

- Saint Estèphe: Lafon-Rochet, Ormes de Pez, Phelan Segur.

- Pauillac: Batailley, Grand-Puy Ducasse, Grand-Puy-Lacoste, Lynch Bages, Pichon-Longueville, Pichon Longueville Comtesse de Lalande.

- Margaux: Brane Cantenac, Dauzac, Durfort-Vivens, Kirwan, Lascombes, Du Tertre.

- Saint Julien: Beychevelle, Branaire Ducru, Gloria, Langoa Barton, Saint Pierre, Talbot.

- Pomerol: Beauregard, Le Bon Pasteur, La Cabanne, Clinet, Gazin, La Pointe.

- Saint Emilion Grand Cru Classé: Balestard La Tonnelle, Canon La Gaffeliére, Cap de Mourlin, La Couspaude, Grand Mayne, Larcis Ducasse, La Tour Figeac, Villemaurine,

- Saint Emilion Premier Grand Cru Classé: Beau-Séjour Bécot, Canon, Figeac, Clos Fourtet, La Gaffeliere, Pavie Macquin, Troplong Mondot y Trottevieille.

* El vino en color corresponde a mi preferido en cada Denominación de origen.

Comments are closed.