Nairo Quintana: el águila de Cómbita

A los colombianos nos gusta soñar y los ciclistas, futbolistas y boxeadores nos han dado muchas alegrías, títulos y fantasías.

Son los deportes sacrificados, los del esfuerzo físico infernal, los deportes de los pobres; un balón, unos guantes, una bicicleta. Esta última, casi siempre empieza como el medio de transporte -a la escuela, la fábrica o la oficina- o la herramienta de trabajo, para repartir mercados, hacer correos o llevar paquetes.

Nairo Quintana y la sonrisa del triunfador

Muchos de los grandes ciclistas colombianos iniciaron su vida y su relación con el “caballito de acero” por necesidad y sin imaginar que un día sería su plataforma a la consagración y la alegría de un país azotado por la violencia y las tragedias. Así empezó hace cinco décadas  Martín Emilio “Cochise” Rodríguez (repartiendo mercados), luego Luis “Lucho” Herrera en los años 80 (para transportarse y hacer jardinería), y en este siglo Rigoberto “Rigo” Urán (para vender lotería) y Nairo Quintana, para ir a la escuela.

“Cochise” Ródriguez fue el primer colombiano campeón mundial de ciclismo (Varese, Italia, 1971) en 4.000 metros Persecución individual e impuso el record mundial de la hora aficionada en México en 1970. “Lucho” Herrera ganó la Vuelta a España en 1987 (el mayor triunfo de un ciclista latinoamericano) y es uno de los dos únicos que ha sido campeón de montaña en las tres grandes carreras del mundo por etapas: el Tour de France, el Giro d’Italia y la Vuelta a España. “Rigo” Urán es el subcampeón olímpico de ruta (Londres 2012) y del Giro d’Italia 2013.

Siguiendo sus pasos, a una velocidad que asombra, está Nairo Alexander Quintana Rojas, el “águila de Cómbita”. A  los 20 años, en 2010, ganó el Tour de l’Avenir (Vuelta del Porvenir) y ahora tres después, está a punto de escribir otra página de gloria para el ciclismo colombiano y latinoamericano en la edición centenaria del Tour de France.

En lenguage chibcha, Cómbita significa “Fuerza de la Cumbre” y de ese municipio de 12.000 habitantes en el centro de Boyacá proviene Nairo Quintana. Exactamente de la vereda La Concepción, a más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

En su primera presentación, debutando, y a cinco días de culminar la prueba en Paris, el menudo ciclista colombiano es quinto en la tabla general, gran atracción del Tour y ha confirmado con clase de campeón el remoquete de “outsider” que las prestigiosas revistas ProCycling y Cycling News le dieron en junio, mucho antes de largarse la prueba. El favorito equipo Sky, con su líder Chris Froome a la cabeza, lo respeta y le teme en las montañas. “Es un corredor muy peligroso y no le podemos dar ningún márgen de maniobra”, había dicho antes del inicio Nicolás Portal, el director técnico de Sky.

Campeón de la Vuelta al País Vasco en Abril de 2013

Como hecho curioso, ninguna revista francesa sobre el Tour centenario mencionó al escalador colombiano en sus páginas. Me sorprendió mucho y me pregunto si es chauvinismo francés o un olvido imperdonable?. A mi juicio es un error insólito haber desconocido el potencial de Nairo Quintana después de que ganó soberbiamente la Vuelta al País Vasco el 6 de abril en una contra-reloj en la que derrotó a los hombres de Sky (Richie Porte y Sergio Henao), y luego enfocó su preparación al Tour.

Llegó para ser el escudero y gregario del líder de su equipo Movistar, Alejandro Valverde, pero la historia decidiría otra cosa.

TRES DECADAS DE ESPERA

Rafael Mendoza, fue durante muchos años el gran cronista ciclístico del diario colombiano El Espectador, en el cual escribió sus primeras letras el Premio Nóbel de Literatura, Gabriel García Márquez. “Rafa” es un gran colega y tal vez la persona que más sabe de ciclismo en Colombia junto al periodista Héctor Urrego, director del portal especializado Mundo Ciclístico.

Recién llegado a Europa en 1989, tuve la fortuna y la emoción de vivir con Rafael Mendoza y mi hermano Manuel José, la súblime victoria de Greg Lemond frente a Laurent Fignon el 23 de julio en el Tour de 1989 durante la etapa final contra-reloj individual entre Versalles y los Campos Eliseos. La diferencia fue de 8 segundos que, hasta hoy es el márgen de victoria más estrecho del Tour.

Luis "Lucho" Herrera, el 16 de Julio de 1984 ganó la etapa 17 del Tour de France en el Alpe d'Huez.

Hace 30 años el Tour de France aceptó un equipo amateur colombiano (1983) luego de victorias resonantes en el Tour de l’Avenir, el Piccolo Giro y el Dauphiné Liberé. Ese momento cambió la historia del ciclismo y reveló al mundo la calidad de los “escarabajos” colombianos, grandes animadores en las montañas. Al año siguiente, Luis Herrera conquistó el Alpe d’Huez y logró la primera victoria latinoamericana.

Era la época dorada del ciclismo colombiano en los años 80 y Rafael fue el enviado especial de El Espectador a las grandes pruebas ciclísticas. Compartir con “Rafa” su conocimiento ciclístico fue siempre una alegría enriquecedora. Yo era el especialista de Fórmula Uno y entre 1990 y 1995 fui corresponsal de El Espectador en Europa. Sin embargo el ciclismo lo llevo en la sangre desde niño, cuando seguía la Vuelta a Colombia, coleccionaba los cromos de los ciclistas, llenaba los libritos de clasificaciones y escuchaba pegado al radio transistor, las grandes gestas de “Cochise”, Alvaro Pachón, Rafael Antonio Niño, Norberto Cáceres, Luis H.Diaz, José Patrocinio Jiménez y Martín Ramírez; para citar sólo algunos de los primeros embajadores en las rutas europeas.

Años después, cuando trabajaba como reportero de televisión, dediqué a la bicicleta unas buenas horas de madrugada durante un año completo, simplemente por el plácer y la magia de practicar uno de los deportes más duros que existen y del que Luis Herrera, Fabio Parra, Oliverio Rincón, Santiago Botero y Mauricio Soler, han sido dignos representantes en el Tour de France. Con 13 victorias de etapa, los ciclistas colombianos han sido grandes animadores en las últimas tres décadas, tal como lo escribí en julio de 2007 para la BBC de Londres.

Continúo siguiendo el ciclismo y la nueva generación colombiana que está conquistando Europa, con Rigoberto Urán y Sergio Luis Henao (Sky Procycling), Carlos Alberto Betancur (AG2R-La Mondiale) y Nairo Quintana en Movistar. En los dos últimos Giros d’Italia (2012 y 2013) Urán, Henao y Betancur han sido protagonistas, al igual que en la Vuelta a España y ahora Nairo tiene su momento en el Tour. Los cuatro figuran hoy entre los 15 mejores ciclistas del mundo y Colombia es segunda entre los países!

La nueva sangre victoriosa del ciclismo colombiano.

El lunes 24 de junio, a mi regreso de la feria mundial del vino en Burdeos (Vinexpo) y antes de volver a los viñedos de Francia, le escribí a Rafael Mendoza trás la magistral presentación de los ciclistas colombianos en el Giro y la victoria previa de Nairo en la Vuelta al País Vasco, que tenía el pálpito de que Quintana podría dar una gran sorpresa en el Tour 2013.

CARTA A UN COLEGA DEL CICLISMO

“Estimado Rafa. Te comparto mi percepción que es la base de un próximo blog. Todos hablan de Froome y de Sky, pero Nairo Quintana se ha preparado a conciencia, en altura, oxigenado y llenado su cuerpo de glóbulos rojos.

El colombiano llega a Europa en medio de un clima MUY favorable porque no hay verano. El 2013 ha estado marcado por las lluvias y un clima muy moderado, con sólo dos jornadas de sol en Francia en los últimos 10 días, y apenas de 29 y 30º.

OJO…Yo creo firmemente que Nairo puede ganar el Tour de Francia este año si Valverde flaquea. Su misión es respaldarlo pero 33 años son madurez y uso. En cambio, a sus 23, Nairo está en la edad en que Laurent Fignon, un casi desconocido cuando debutó, dió la gran sorpresa en 1983.

Fignon ganó el Tour como novato a los 22 años, cuando por circunstancias excepcionales tuvo que echarse al hombro el equipo Renault y remplazar al gran Bernard Hinault, quien no corrió por problemas físicos en sus rodillas. De lo contrario habría tenido que ser el gregario del gran campeón bretón.

Valverde es un ciclista medio, que ganó la vuelta a España en 2009 pero que estuvo dos años suspendido por dopaje. Ojo…No está limpio de sospecha y honestamente no creo que tenga más tanque y fuerza que Nairo. Pero es el líder de Movistar.

En el Monte Ventoux, Quintana y Froome demostraron que son los mejores.

Todo dependerá de los ataques que le hagan a Froome. Me da la sensación de que los españoles van a tratar de “molerlo” a punta de ataques e intentarán cortar el ritmo del Sky que támpoco es tan sólido como se piensa. Sin Wiggins, sin Urán y sin Henao, Froome está muy desamparado. Esta rodeado de hombres fuertes pero que no son consistentes en las montañas, son rodadores o pasistas que se sacrificarán etapa por etapa para llevarlo hasta la mitad de las cuestas.

Sin embargo, creo que Contador, otro con la sombra del dopaje, al igual que Andy Schleck, intentarán atacar desde muy temprano y seleccionar el grupo para debilitar a Froome. Cadel Evans a sus 36 años, está de regreso y en la curva de declinación.

Joaquín “Purito” Rodríguez puede ser otra sorpresa. Perdió el Giro por mal cálculo el año pasado y es un escalador consumado. Además estará respaldado por un experimentado Dani Moreno. Para no seguir especulando mi querido Rafa, te doy dos nombres para tener en cuenta en el Tour: Nairo Quintana Tejay van Garderen.

Este año, el clima y el perfil se nos dan. Desde la segunda etapa en Córcega tendremos montaña seria y si Nairo llega bien ubicado (entre los 10 o 15 primeros) a la novena etapa el domingo 7 de julio luego de las primeras rampas de primera y fuera de categoría, habrá que pensar en grande. Y más si Valverde muestra que no está a la altura.

La sombra del dopaje es seria y con los controles que habrán para el centenario del Tour, ciertos veteranos de las ayudas extra-deportivas van a sufrir, sobre todo después del temible Monte Ventoux donde algo me dice que Nairo plantará la bandera colombiana el día nacional de Francia (14 de julio) y la primera estocada seria del Tour.

Luego será la semana de la gloria y del infierno entre los Alpes, donde los escarabajos han escrito grandes páginas y pueden volver a hacerlo y subir al podio en Paris. Al menos Quintana tiene una posibilidad seria y con la experiencia de ser el primer colombiano que ha ganado una Vuelta del Pro-Tour, las puertas de los Campos Eliseos se le pueden abrir.

Para cerrar mis sueños, te anexo el artículo de hace dos días de Cycling News sobre “el outsider” del Tour: Nairo Quintana. Y lo mejor de la historia es que ninguna de las revistas francesas del Tour centenario habla una coma del escarabajo de Cómbita.   Te imaginas los ríos de tinta que tendrán que escribir los franceses si se les sube Nairo a lo más alto del podium en Paris, con victorias el 14 de Julio día de Francia y el 20, de Colombia?.

Vale la pena soñar porque a diferencia de la época de Lucho y Parra, que no conocían el sistema de correr de los europeos, no rodaban bien en las contra-reloj, y no sabían la manera de ubicarse bien en el lote, Quintana ya ha demostrado que domina estos aspectos, que sube como pocos, que rueda bien y que en las contra-reloj no perderá 5 minutos como Betancur en el Giro (ese fue su día malo y allí se le escapó el podio).

Froome aún no sabe lo que le espera porque no le van a dar respiro y el hombre no es invencible. En la Vuelta a España del año pasado, lo “molieron” entre Contador, Valverde, Purito, Dany Moreno y Nairo. Reconozco que llegó cansado del Tour. Pero, se repetirá la historia de la Vuelta y se le escapará el Tour centenario?”

VISION ANTICIPATORIA

Por extraño motivo, ese mensaje se ha ido cumpliendo y el sueño sigue creciendo. Falló mi pronóstico de victoria en el Monte Ventoux pero Nairo llegó segundo y hoy es quinto en la tabla general a falta de cinco etapas, cuatro en realidad porque el domingo 21 de julio es el paseo en los Campos Elíseos.

Tejay Van Garderen no cumplió pero Quintana si. El viernes 12 de Julio antes de la etapa del Monte Ventoux volví a escribirle a “Rafa” y a mi hermano, animado por la excelente presentación del ciclista de Boyacá, forjado a pedalazos en el camino a su escuela en Arcabuco.

“El Tour de Francia centenario cada día parece estar más cerca de mi premonición; que Nairo Quintana estará en el podio en Paris y tal vez en el lugar más alto, ganando como novato y rey de montaña, a los 23 años, la edad que tenía Laurent Fignon en 1987. El último novato en ganar fue Alberto Contador, a los 25 años, pero ya tenía trás de si las sombras del dopaje.

Quinto y líder de los jovenes en su debut en el Tour de France

Recuerden que se los escribí hace ya un par de semanas y algo me decía que Valverde no aguantaría. Lamentablemente fue el pinchazo de hoy el que lo dejó fuera de combate y tendrá ahora que devolverle a Quintana el favor que el boyacense le hizo en la Vuelta a España el año pasado: llevarlo a rueda y trabajar en su favor en las montañas para disputar el título.

Es el momento de Quintana. Está joven, cargado de glóbulos rojos, preparado física y mentalmente en las montañas de Boyacá para este Tour. Venía como gregario y hoy es líder.

Es la imágen de Movistar, cuyo principal mercado es América Latina, es humilde, gentil, una sonrisa permanente y un ciclista al que Froome le teme y respeta, como lo hizo el domingo en directo en la TV, durante la largada de la segunda etapa de montaña en que lo felicitó por ser el mejor de los jovenes y le dio un abrazo honesto y caluroso.

Ese día y por segunda fecha consecutiva, Quintana fue el único que lo atacó y Froome siempre le respondió. El kenyata sabe que Nairo es un peligro y no le da un centímetro de ventaja en las montañas.

La historia de esa etapa, en que Froome quedó aislado y sin respaldo, se va a repetir. Saxo Tinkoff seguirá atacando para llevar a Contador en la montaña, Movistar hará lo propio para llevar a Quintana descansado y en la infernal última semana plena de cimas con pendientes aptas para sus condiciones el reto del boyacense será entregar todo su esfuerzo y descontarle 5 minutos a Froome. Es difícil pero no imposible. Froome no es invencible y los ataques lo mermarán.

Quintana, Contador y “Purito” irán a rueda, los holandeses se quemarán en la montaña, igual que Kreuziger, el noruego Fuglsang y el joven polaco Kwiatkwosky, con la camiseta blanca. Todos son grandes (más de 1.80mts) y pesados, y en la montaña, en el territorio de Nairo, mostrarán sus debilidades.

Tal vez soy demasiado optimista pero el pálpito es que Nairo está cerca de escribir una página de oro para Colombia y su ciclismo, en el Tour del centenario.

En 2007, cuando Mauricio Soler era una esperanza para disputar el Tour, escribí para la BBC un artículo sobre la fuerza de los escarabajos colombianos que hoy cobra toda su vigencia. Y es que los alpes no sólo son franceses, suizos, austríacos, alemanes e italianos. También son colombianos.

El domingo en el Monte Ventoux, el miércoles en la contra reloj individual de montaña y el jueves en el Alpe d’Huez (donde Luis Herrera ya clavó la bandera colombiana en 1984, también a los 23 años!), otro escarabajo, Nairo Quintana, jugará sus cartas. Ojalá el sábado 20 de julio, haga el poker.

No olvidemos que Quintana ganó el Tour del Porvenir a los 20 años en los Alpes y que en el Critérium Dauphiné Liberé en 2012, también en los Alpes, derrotó al poderoso equipo Sky (con Wiggins y Froome juntos) en la montaña de Joux-Plane y llegó primero a Morzine. Se repetirá la historia?. Coincidencia?

Todo parece darse. La reputación del ciclismo limpio y honesto está en los pedalazos de Quintana y de Froome. Ambos son un aire puro para el ciclismo mundial. Cualquiera que gane será una imagen de esperanza para un deporte manchado en los últimos 20 años por la sombra del dopaje.

El último corredor limpio en ganar el Tour por sus propios méritos fue el navarro Miguel Induraín en 1995. Y Quintana vive en Navarra, en Pamplona y entrena en las mismas rutas de Miguel. Otra coincidencia?

Es la historia de Cenicienta. El “outsider” está a punto de ser Rey. Al término de la vigésima etapa en el inédito monte Semnoz, el sábado 20 de Julio, el día nacional de Colombia y de mi cumpleaños, lo sabremos”.

SOÑAR ES ALEGRIA

Nairo Quintana ya hace parte de la élite del ciclismo mundial. Es el primer colombiano en ganar una Vuelta del circuito UCI World Tour, está quinto en la tabla general y ha dicho que se ve con fuerzas para las etapas que restan. Es prudente y seguro. Y en el tanque tiene reservas. El colombiano sabe administrarlas porque creció con hambre y sabe lo que es sufrir y no traslucirlo. Se han fijado que sus facciones no denotan jamás el cansancio?.

Quintana ha ido de menos a mas, ha tomado el ritmo de competencia (de crucero diría yo) y los dos meses entrenando en las alturas de Boyacá, a 3.000 metros serán fundamentales ahora. No se ha desgastado con tantos ataques como Alberto Contador y la verdad, pareciera que sólo Froome es capaz de detenerlo.

En perfecta sincronía y trabajando para Nairo Quintana, Movistar puede ganar el Tour.

Es la hora de Movistar, de organizar muy bien la armada para apoyarlo y respaldarlo jueves, viernes y sábado. Incluso, si se desmoronan Michael Rogers, Maxime Monfort y Andy Schleck, con una buena actuación de Nairo, Valverde y Rui Costa, Movistar podría ser campeón por equipos y cerrar con broche de oro una temporada 2013 en la que se ha destacado como la mejor escuadra del circuito mundial.

Por ahora Nairo es quinto y creo que este miércoles luego de la contra-reloj en Montaña, que le favorece, será tercero y dejará atrás a Mollema y Kreuziger. Considero que al menos le saca un minuto a los holandeses y hasta podría descontarle a Contador, que si quedó golpeado de la rodilla trás su caída bajando, no estará a tope.

Froome está fuerte pero tuvo que hacer gasto para conectar y a Nairo lo llevaron a rueda.  Y el jueves es el Alpe d’Huez. 30 años después de Lucho Herrera en 1984, un colombiano volverá a ganar. Y ese día Froome va a perder tiempo, tal vez entre 2 y 3 minutos, para que el sábado sea el día de jugarse todo el resto y el Tour con la última subida.

Sigo creyendo que Nairo puede dar la gran sorpresa, aunque ciertamente que descontarle 5.47 a Froome no es fácil y menos cuando tiene un grupo dedicado y sin ninguna aspiración más allá de servir a su patrón.

Per si Nairo consigue más de 1.33 y se coloca segundo, ojo entonces. Richie Porte ya dijo que es peligroso y ha corrido con mucha inteligencia. A su turno, Froome lo tiene en la mira y estará atento. Hasta ahora el Tour pinta bien y lo hecho por Quintana es más de lo imaginado.

Subir al podio en Paris, ganar la montaña y la camiseta de los jóvenes es posible. Ganar el Tour centenario sería una sorpresa mayúscula pero también posible. En 1987, Luis Herrera fue segundo en el Monte Ventoux, ganó la clasificación de la montaña y fue quinto en la tabla general. Nairo Quintana está siguiendo sus pasos y tres décadas después de la aparición de los escarabajos colombianos en el Tour, puede superarlo, al igual que mejorar el tercer lugar de Parra en 1988, precisamente hace 25 años.

Sigamos soñando.

 

Un comentario en “Nairo Quintana: el águila de Cómbita”

  1. CAMILO ANTONIO dice:

    Estupendo articulo y que mejor manera de celebrar tu cumpleaños en Londres con el esplendor que generó la culminación de este certamen en que Nairo asume el reconocimiento previamente señalado en tus pronosticos en Paris. Felicitaciones por demostrar la pasión que este deporte te genera y los análisis profundos de los compatriotas que desde hace treinta años te supieron inculcar la facinación por este, de orígen muy humilde pero que ha sabido colmar con pergaminos la honra nacional del esfuerzo y sacrifico con pundonor de raza que ahora se respeta y genera identidad nacional. Felicitaciones adicionales como periodista investigativo porque es un agrado leerte.