Uno, dos, tres, Vettel otra vez

La temporada de Fórmula Uno más disputada de los últimos años cerró sus pits en el Gran Premio de Brasil coronando en el último Gran Premio al tricampeón mundial más jóven de la historia, al niño precoz alemán Sebastián Vettel, que a los 25 años, 4 meses y 22 días, consiguió en la pista de Interlagos su tercera corona consecutiva.

La temporada 2013 fue emocionante de principio a fin.

Pero esta vez el prodigio alemán no fue el mejor piloto de la temporada y su máximo rival, el español Fernando Alonso, demostró ser un digno “campeón sin corona”, que hasta la última vuelta y con un auto notablemente inferior a los Red Bull y los McLaren, arañó un título que se le escapó por dos accidentes en los que no tuvo culpa y en los que perdió una ventaja de 40 puntos que había acumulado gracias a su consistencia y regularidad.

La historia de la Fórmula Uno nos ha mostrado con múltiples ejemplos a lo largo de sus 63 temporadas y emociones, que no siempre triunfa el mejor piloto sino el que tiene el mejor auto y la mejor suerte. Es una combinación de factores en los que el volante de la era digital es apenas una parte del engranaje.

El tricampeonato de Sebastian Vettel no es inmerecido. Al final ganó cinco de las 20 pruebas del torneo, dos más que Alonso, pero fue un piloto intermitente, sin la regularidad y el neto dominio mostrado en 2011, que le debe la corona a la superioridad técnica de su auto Red Bull en el segundo semestre.

El "aterrizaje" de Grosjean sobre Alonso en la largada en Bélgica le costó el título al español.

“De lejos es el mejor año de mi carrera y recordaré 2012 como una temporada de ensueño. No gané el título pero me gané el respeto de todos”, dijo Alonso. Y todos en el circo de la Fórmula Uno están de acuerdo.

Sin ninguna duda el piloto más sólido del año fue el asturiano, quien consiguió 13 podios, tres victorias y terminó 18 Grandes Premios, excepto Bélgica donde fue chocado por Roman Grosjean (Renault) y Japón donde fue Kimi Raikkonen quien lo sacó de la pista en la largada. Sebastian Vettel subió al podio tres veces menos que Alonso y se coronó con 3 puntos de ventaja.

Coincidencialmente, Raikkonen, quien regresó a la F1 con la escudería Lotus-Renault después de dos años de ausencia, fue la gran sorpresa de la temporada, el único piloto que terminó todas las carreras y de ellas 19 en los puntos; una efectividad del 95%.

"Iceman" fue el piloto sorpresa

Kimi fue el tercero en discordia y logró una sensacional victoria en Abu Dhabi y un inesperado tercer puesto en el torneo por delante de los dos pilotos británicos de McLaren, los campeones mundiales Lewis Hamilton y Jenson Button.

Cinco campeones en los cinco primeros puestos muestran la dinámica de uno de los torneos más emocionantes de los últimos años, con ocho pilotos victoriosos, pertenecientes a seis diferentes escuderías, y un título mundial que se definió en la última prueba en Brasil, comprometida por la lluvia, como había acontecido anteriormente cuando se coronaron Kimi Raikkonen en 2007 y Lewis Hamilton, al año siguiente.

Vettel consiguió el título el día en que su compatriota Michael Schumacher, máximo ganador en la categoría con 7 campeonatos y 91 victorias, le dijo definitivamente adios a la Fórmula Uno.

“Schumi” se va ahora sin pena ni gloria, con apenas un podio en sus tres temporadas con Mercedes (Valencia-2012) y una serie de errores y carencias que muestran que definitivamente la Fórmula Uno moderna no es apta para pilotos mayores de 40 años. Los ciclos tienen un cierre y Michael intentó prolongar el suyo más de la cuenta.

Contrastan los resultados de su regreso con los del “iceman” finlandés, pero hay diez años de diferencia entre los dos (43 tiene el alemán). Se le abona el pundonor y la determinación, dictadas en gran médida por su orgullo y el llamado del equipo alemán, emblema de su país y portador de una historia ilustre en los años 50.

Adios después de tres años en blanco.

Pero su joven compañero Nico Rosberg lo volvió a dominar por tercer año consecutivo y fue quien le dió la ansiada primera victoria a Mercedes después de 55 años, en el Gran Premio de China. Ese fue tal vez el golpe determinante.

“Schumi” en el último Gran Premio del año y de su carrera le dió paso a Vettel para que asegurara el título y completó así el cambio de mando para quien pareciera estar destinado a quebrar sus registros, los cuales hasta hace cinco años parecían lejanos. A pesar del saldo negativo en Mercedes, el siete veces campeón mundial lidera las estadísticas con 307 GP disputados y 91 victorias para una efectividad del 29.6%.

Pero Sebastian Vettel es otro fuera de serie. En cinco temporadas completas en Fórmula Uno ha disputado 101 Grandes Premios, ganado 26, conseguido 36 poles y alcanzado 46 podios, casi uno por cada dos carreras. Y sólo tiene 25 años!

Se puede decir que su dominación apenas comienza pero en 2012 no fue tan clara y la temporada estableció que la rivalidad con Fernando Alonso y Ferrari, marcará los próximos años, al estilo de los épicos duelos de Ayrton Senna con Alain Prost, pero sin llegar a los grados de enemistad casi personal. Al contrario, son dos pilotos que tienen una relación personal muy cordial dentro y fuera de la pista.

Vettel en prácticamente la mitad del tiempo ya casi iguala los registros de Alonso, que en 198 GP y diez temporadas ha conseguido 30 victorias.

El alemán en Red Bull y el español en Ferrari serán de nuevo los llamados el año próximo a la corona, cada uno como líder indiscutible en su escudería. Y los tres campeones restantes del grupo tendrán igualmente protagonismo como pilotos número uno en McLaren (Button), Lotus (Raikkonen) y Mercedes (Hamilton).

Será interesante apreciar de que forma las principales escuderías rodean a su primer piloto en la búsqueda del título y como responden sus segundos, Webber, Massa, Pérez, Rosberg y quien secunde a Raikkonen. En el momento Grosjean no tiene confirmado su puesto.

La gran incógnita es Mercedes que comenzó el año con fuerza y luego se estancó en su desarrollo, a pesar de la entrega de Rosberg y Schumacher. El británico Lewis Hamilton llega como líder del equipo, con el segundo contrato más jugoso de la categoría, pero a un entorno totalmente nuevo y desconocido.

Nueva etapa para Lewis.

Su desafío es mayúsculo al dejar McLaren, su casa desde que tenía 13 años, la que lo apoyó, “construyó”, pulió y lo sacó campeón en 2008. El pájaro ha dejado el nido. Seguirá volando alto?.

En la temporada 2012 hubo dos nuevos vencedores, el alemán Nico Rosberg, que fue un aguerrido rival en la primera parte del campeonato y la sorpresa mayúscula del venezolano Pastor Maldonado que con un Williams perfectamente puesto a punto consiguió el triunfo en España, manteniendo a raya a Fernando Alonso durante las últimas 15 vueltas.

Fue la primera victoria de la escuadra en más de siete años -desde Juan Pablo Montoya en el GP de Brasil 2004- y tan inesperada que el presidente Hugo Chávez declaró fiesta nacional en Venezuela. Pero el triunfo fue flor de un día y el piloto, errático y peligroso, después no logró sino un quinto puesto como mejor resultado y terminó 15 en el campeonato; muy mediocre para un triunfador.

Como referente, en 2008, una temporada con siete ganadores y de ellos tres nuevos (Robert Kubica con BMW-Sauber, Heikki Kovalainen con McLaren y Sebastian Vettel con Toro Rosso), todos terminaron entre los ocho primeros del campeonato y fueron más consistentes. Y el Toro Rosso de Vettel -ganador en Monza- ciertamente que tenía un nivel inferior en su momento, equiparado con el Williams de Maldonado en 2012.

La victoria de Maldonado es tan extraña como la de Peter Gethin en 1971 en Monza -la única de su corta carrera en Fórmula Uno- con el BRM P160 con motor 12 cilindros en V, del equipo inglés. El futuro de Williams, la tercera escudería más triunfadora en la historia de la Fórmula Uno, se antoja que seguirá siendo difícil a pesar del patrocinio de la compañía petrolera venezolana, porque sus dos pilotos no tienen la talla para echarse al hombro el equipo y desarrollar el auto.

Maldonado consiguió en España la victoria más inesperada del año 2012.

Aparte de los ganadores, los Sauber mostraron destellos interesantes gracias a los podios del mexicano Sergio Pérez (10º) que pasa a McLaren y del siempre fogoso japonés Kamui Kobayashi (12º), quien por el momento no tiene escudería para la próxima temporada pero podría ser un refuerzo interesante para Kimi Raikkonen en Lotus o respaldando a Paul di Resta en Force India. El peso de Sauber lo tendrá en 2013 el alemán Nico Hulkenberg, quien cumplió una gran temporada en su primer año activo en Force India, concluyó 11º y dominó a su más experimentado compañero, el escocés di Resta.

Hubo decepciones como las de los brasileños Felipe Massa, muy pobre en su tarea de respaldar a Alonso (apenas dos podios) y Bruno Senna, de quien se esperaba más regularidad, ha sido remplazado por el joven y talentoso finlandés  Valtteri Bottas (piloto de reserva en Williams) y ahora no tiene puesto seguro el año próximo. Massa, quien se salvó del despido, cumplirá su novena temporada con Ferrari (incluyendo la primera como piloto de pruebas en 2003) y probablemente será su última oportunidad para demostrar que tiene nivel de campeón mundial con la escuadra de Maranello.

Otro que támpoco respondió a las expectativas fue el australiano Daniel Ricciardo en Toro Rosso, a quien anunciaban como sucesor de Webber pero terminó superado por su compañero Jean-Eric Vergne. Los demás completaron el decorado de la temporada, que termina con la posibilidad de desaparición por problemas financieros de la escuadra española HRT, cuyo principal patrocinador es el constructor automovilístico indio Tata y tiene un piloto de esa nacionalidad, Narain Karthikeyan.

El equipo ha sido puesto en venta y al parecer una compañía china estaría interesada en adquirirlo. Uno de sus pilotos de reserva es el chino Ma Qing Hua, quien a lo largo del año participó en tres de las sesiones de pruebas libres los viernes. Y China tiene Gran Premio de Fórmula Uno. India también

ADIOS DE UN HEROE ANONIMO: Desde Ayrton Senna en 1994, bien pronto 20 años, no muere un piloto de Fórmula Uno en un accidente en la pista. Contrario a las épocas pioneras y a los trágicos años 70 y 80, la categoría es hoy más segura que nunca. Ello se debe al Profesor Sid Watkins, un eminente neurocirujano británico que revolucionó la atención en los circuitos, estableció parámetros obligatorios y generó nuevas y estrictas normas de seguridad que cambiaron para siempre la vida de los pilotos y salvaron muchas de ellas. Watkins fue un grande de la Fórmula Uno que llegó a la categoría en 1978 trás la muerte del sueco Ronnie Peterson en Monza, y estuvo presente en las pistas hasta 2004, cuando se jubiló y asumió la presidencia del Instituto de Seguridad Automovilistica de la FIA hasta 2011.

Tenía 84 años y murió el 12 de septiembre. Días después, antes de la largada del GP de Singapur -primera prueba nocturna de la F1- se rindió un minuto de silencio en su memoria con presencia de varios de los pilotos que en su momento salvó. Uno de los más notables es el finlandés Mika Hakkinen, bicampeón mundial 1998-99, quien sobrevivió gracias a una traquetomía que Watkins le practicó en plena pista en Adelaida en 1995, tras accidentarse en las pruebas del GP de Australia. Otros pilotos como Martin Donelly, Martin Brundle, Alex Zanardi, Rubens Barrichello y Gerhard Berger, tampoco olvidan al profesor.

Watkins trabajó siempre para ofrecer los mejores sistemas de prevención y la mejor y más rápida respuesta a los pilotos en caso de accidente, para lo cual se introdujo obligatoriamente el auto de seguridad en la pista, los helicópteros médicos, la ambulancia de respuesta inmediata, la unidad médica permanente y la clínica de urgencias en todos los circuitos de F1 con un personal específico que viaja todo el año a los Grandes Premios. Además, la celda de supervivencia en la estructura de los autos, las defensas alrededor del habitáculo, el protector de cuello, los cinturones de seguridad de múltiple anclaje e innumerables elementos más en los autos.

Su mayor tristeza fue no haber podido salvar a su amigo Ayrton Senna en Imola en 1994. El piloto brasileño trabajó hombró a hombró con Watkins para mejorar la seguridad de sus colegas, tárea en la que luego han participado activamente Michael Schumacher y Fernando Alonso. Ron Dennis, presidente de McLaren dijo de Sid Watkins: “No fue un piloto, no fue un ingeniero, no fue un diseñador. Fue un médico y es justo decir que probablemente hizo más que nadie durante muchos años para hacer la Fórmula Uno tan segura como hoy”.

Un comentario en “Uno, dos, tres, Vettel otra vez”

  1. [...] @ Juan Carlos Rincón Domínguez es un periodista colombiano radicado en Londres, especialista en Fórmula Uno. Fue director de la revista Autos de El Espectador, en Colombia. Ahora nos deleita con su blog, especializado en vinos y Fórmula Uno, sus pasiones. http://rincondecata.com/WordPress3/archives/2851 [...]