Bettane, Desseauve y los grandes vinos en Londres

La idea fue muy clara; presentar la excelencia de los vinos europeos en Londres, de la mano de los dos más importantes y reconocidos periodistas y expertos franceses, Michel Bettane y Thierry Desseauve.

Los grandes expertos franceses del vino.

El resultado, “The London Experience” (La experiencia londinense); una cata de dos días abierta al público, con más de 500 vinos diferentes de casi un centenar de productores franceses e italianos y ocho Masterclass (lección y cata magistral) de una hora cada una, presentando grandes vinos de Francia e Italia con sus propietarios y enólogos.

La primera aventura londinense, que tuvo como sede a la famosa galería de arte Saatchi en el barrio de Chelsea,  fue un éxito que augura nuevas ediciones. “Queríamos realizar nuestro evento en Londres, la capital mundial del comercio del vino después de varios siglos”, me explicó Thierry Desseauve.

Bettane y Desseauve son un referente mundial, desde los años 80 cuando trabajaban juntos y dirigían la afamada “Revue du Vin de France”-La revista de vinos de Francia- (RVF), de la cual se retiraron a finales de 2004 para iniciar otra etapa en la divulgación y comunicación del vino: la Gran guía anual de los vinos de Francia y los Salones temáticos.

Tenían la experiencia previa de haber creado con la Revista la Clasificación anual de los mejores vinos de Francia, publicación que hoy sigue en el mercado con el título de Guía.

En los salones del vino fueron pioneros en Francia. Michel Bettane lanzó con su colega Thierry Desseauve el Grand Tasting” (La Gran cata), en diciembre de 2006 en el salón de exposiciones del Carrusel del Louvre, situado bajo la famosa pirámide invertida del Museo del Louvre en Paris. Fue un éxito completo y sigue creciendo, como lo he podido comprobar en 2007 y 2010, las ocasiones en que he asistido.

El éxito conseguido significó entonces que su idea fue adoptada un año después por la nueva dirección de la RVF, que organizó el Salón de Paris en 2007. La competencia es siempre importante y para los amantes del vino el encuentro con Bettane y Desseauve se ha convertido en una cita inaplazable a principios de diciembre en la capital francesa. El próximo 30 de noviembre llega a su séptima edición, y sus creadores han extendido y replicado el evento de dos días en Hong-Kong, Shanghai y ahora en Londres. “Estoy muy contento con el resultado. Sabíamos que el lugar era atractivo, la galería hizo una excelente organización, el diseño de los stands fue llamativo, nuestro equipo movilizó un público nutrido y vino mucha gente. Estoy muy orgulloso de que hubo muchos jovenes, que son la proxima generación y que no tienen la costumbre de participar en este tipo de eventos en Londres”, me dijo Michel Bettane al hacer el balance del salón.

Mas de un millar de personas asistieron durante los dos días, viernes y sábado, mayoritariamente en las tardes, aprovechando que el evento se extendía hasta las 7.00pm, a diferencia del que realiza desde hace 15 años la reconocida revista británica Decanter que culmina una hora más temprano.

Damas de champaña, Taittinger y Charles Heidsieck.

Sin embargo, Michel Bettane me señaló que no vinieron a hacerle competencia a Decanter sino para presentar un evento que es complementario y tiene una forma diferente”, lo cual me ratificó Thierry Desseauve al explicar que “hay una excelencia del vino que se propaga en toda Europa, particularmente en Francia e Italia, y queremos que el evento destaque esa excelencia vinícola, los mejores vinos”.

Hubo 40 puestos (stands) distribuídos en dos amplios salones en el primer piso de la famosa galería de arte, y un tercer espacio dedicado a una selección especial; los vinos llamados “perlas escondidas” de otra veintena de productores.

Mi impresión general de la “Experiencia londinense” es positiva y en ello coincidimos con Oz Clarke, quien fue el experto más importantes que asistió. Además estuvieron presentes otros colegas cercanos, entre ellos el Master of Wine, Richard Bampfield y el reconocido educador y escritor Michael Schuster, expertos en vinos de Burdeos.

Thierry Desseauve considera que “hubo el espiritu que queríamos; un público profesional el primer día, y mixto, joven e interesado, el segundo. Nosotros apreciamos mucho en el vino, que hoy podamos presentar los grandes vinos a un público más jóven y mas diverso”.

Personalmente, el evento me dió la posibilidad de descubrir varias novedades que apenas saldrán al mercado en las próximas semanas, de reencontrar productores amigos y degustar algunos de los mejores vinos franceses e italianos en dos jornadas adelantadas con un ritmo disciplinado que me permitió catar 148 vinos en total.

Además participé en tres Masterclass de primer órden; las champañas Blanc de Blancs Comtes de Champagne de Taittinger (sobresalió una excelente pero joven 2004), los Barolo Monprivato de Guiseppe Mascarello que me llevaron hasta un exótico 1989, y los Saint Estèphe Cru Classé de Château Lafon Rochet, entre los que destaco el elegante 2000 y un 2005 con más fúturo.

Hacer una selección no es fácil pero hay vinos que dejan un recuerdo inolvidable y un gusto que ojalá pueda repetir en un futuro no muy lejano. Son los que recomiendo a los amantes del buen vino para que se acerquen a estas botellas de excepción.

Nueva imagen, botellas y etiquetas para Charles Heidsieck.

Estuvieron presentes seis productores de Champaña: Moet & Chandon, Charles Heidsieck, Drappier, Jacquesson, Lancelot-Pienne y Taittinger, y cada casa ofreció su vino de base, rosadas y añadas especiales.

Mis preferencias quedan en las cuvées especiales Comtes de Champagne 2000 y Prélude Grands Crus (Taittinger), Grande Sendrée 2004 (Drappier), Grand Vintage 1993 (Moet-Chandon), y Brut Millésimé 2000 y Blanc des Millénaires 1995 de Charles Heidsieck que presentó su nuevo y moderno empaque con botellas y etiquetas que salen al mercado desde noviembre.

Italia tuvo una representación numerosa, con productores de Toscana, Piamonte, Bolgheri, Trentino, Sicilia y Campania.

Destaco el rencuentro con el Marqués Anselmo Guerrieri Gonzaga y su excelente vino San Leonardo, el gran “bordelés” del Trentino, que desde mi primer contacto en 2003 he considerado uno de los mejores vinos de Italia. La joven añada 2006 es sinónimo de elegancia y complejidad con un 20% de Carmenere antiguo que da relieve a las notas de cacao y pimienta y redondez a los Cabernets Sauvignon y Cabernet Franc.

También son sinónimo de calidad y con una persistencia increíble, el Ornellaia y el Grattamaco 2009, dos Bolgheri sensacionales; el complejo y especiado Terra Di Lavoro, un asombroso vino de Roccamonfina (Campania) elaborado en la bodega Galardi por el gran enólogo italiano Ricardo Cotarella, con uvas autóctonas (80% aglianico).

Además, el inusual, exótico y costoso vino toscano Il Caberlot que nace en una parcela de 2.4 hectáreas de un híbrido natural de Carbernet Sauvignon y Merlot y del cual se producen apenas 3000 botellas Magnum anuales. Un descubrimiento interesante que cambia anualmente el color de la etiqueta y que tiene un precio unitario de 240€.

Otros representantes notables de Italia fueron el clásico y especiado Brunello de Montalcino Poggio di Soto 2007, el intenso IGT Giorgio Primo 2009 de La Massa (en Chianti) y los clásicos Barolos Reserva y “single vineyard” de Cavallotto (Bricco Boschis Vigna San Giuseppe, 2006), y de Roberto Voerzio, La  Serre 2008 y Vecchie viti dei Capalot e delle Brunate 2007, en Magnum.

Vinos con nombre legendario entre los Barolo.

A diferencia de otros salones, los productores estuvieron organizados de forma aleatoria, con lo cual no estaban dividos por regiones o países sino mezclados y los puestos alternados, para dar el sentido de vinos Europeos. La idea es interesante pero en la práctica obligaba a un doble desplazamiento para catar por regiones o denominaciones de origen.

Francia, que tenía la principal representación, presentó fundamentalmente vinos de Burdeos, con algunos productores del Ródano, Córcega, Loira, Chablis y Jura, que me permitió degustar un delicioso Arbois 2004 (Vin Jaune) Sélection du Sorbief de Henri Maire.

Del Ródano destaco dos Chateauneuf du Pape, el intenso y fresco Clos de l’Oratoire (blanco) 2011 y la vibrante Cuvée des Generations Gaston Philippe de Château de la Gardine 2001, pleno de fruta especiada y notas minerales. Además, la excelente cuvée confidencial de Lirac rojo 2010 de Château Saint Roch.

En cuanto a los Burdeos la dinámica giró en torno a las excelentes añadas 2009 y 2010 (elegantes, complejas, con taninos frescos y gran persistencia), una buena cantidad de segundas etiquetas que permitieron descubrir excelentes vinos jovenes más aptos para tomar, y una serie de botellas que comienzan su fase de apertura pero son igualmente jovenes y provienen de añadas posteriores a 2004.

Inicio el recorrido con una primicia de gran fuerza y calidad: la primera añada de Clos des Lunes-Lune d’Argent (Luna de plata); un excelente Burdeos blanco 2011 producido por Domaine de Chevalier que aún no sale al mercado. Es un delicioso corte de 70%Semillon y 30% Sauvignon blanc, con origen en viñas viejas y apenas un 20% de barrica.

Siguiendo con los vinos blancos (minoritarios) destaco dos Pessac Leognan Crus Classés; el vibrante y exótico Château Malartic Lagraviere 2007 y el cítrico y fresco Château Smith-Haut-Lafitte 2010 (con apenas 5 meses en botella), y también el fresco y elegante segundo vino de Château Fieuzal, L’abeille de Fieuzal 2010.

Como mi selección es amplia, para facilitar la lectura he distribuído los vinos por denominación de origen, advirtiendo que no todas estuvieron representadas.

- Pessac-Leognan (tinto): equilibrado y fogoso Château Lespault-Martillac 2009, elegante y amaderado Domaine de Chevalier 2007, especiado y torrefacto Château Malartic Lagraviere 2008, fresco y afrutado Château Gazin Rocquencourt 2006 y amable y complejo Château Smith-Haut Lafitte 2007.

- Saint Emilion Grandes Crus: poderoso y afrutado Château Faugères 2009, balanceado y moderno Château Peby Faugères 2004 y clásico y amable Château Grand Corbin Manuel 2006.

- Saint Emilion Grandes Crus Classés: complejos y minerales Château Grand Mayne 2005 y Château Grand Corbin Despagne 2005.

- Pomerol: balanceado, elegante y complejo Château La Pointe 2009 y 2010. Difícil escoger una añada.

- Lalande de Pomerol: exótico y afrutado Château de Chambrun 2009. Gran añada y un Pomerol de Lalande!.

- Listrac: Château Fourcas Hosten 2010, largo, especiado, taninos elegantes.

- Margaux: complejo y persistente Château Brane Cantenac 2009, fresco y especiado Château Brane Cantenac 2008, largo y mineral Château Giscours 2004, intenso y afrutado Château Marquis de Terme 2010, y un excelente, moderno y balsámico Château Prieuré-Lichine 2010.

- Saint Julien:  elegante, moderno y complejo  Château Branaire Ducru 2005, poderoso y tánico Château Beychevelle 2009.

- Saint Estèphe: especiado, con notas ahumadas y regaliz en Château Phélan Ségur 2009; largo, mineral y elegantes taninos en Château Lafon Rochet 2009.

PREVISIONES: Michel Bettane y Thierry Desseauve quieren volver a presentar su evento en Londres en 2013. El equipo se concentrará en las cuatro grandes citas anuales: Paris, Hong Kong, Shanghai y Londres. Para los expertos franceses, Londres es la vitrina de la excelencia del vino y la idea es incluir el año próximo bodegas españolas para presentar grandes vinos de los tres principales países productores mundiales. 

4 comentarios en “Bettane, Desseauve y los grandes vinos en Londres”

  1. Anselmo dice:

    Grazie!!! Great article hope to see you soon!

  2. [...] mi gira en Burdeos siguiendo la vendimia en septiembre y octubre y en la presentación de la “London Wine Experience” con Michel Bettane y Thierry Desseauve. Las dos denominaciones de origen al sur de Burdeos que [...]

  3. Marion dice:

    Dear Juan,

    Thank you VERY much for this… Your article is great!

    Best regards and hello from Canada!

    Marion Barral | EXPORT
    Château de la Gardine – Château St Roch

  4. Lulu dice:

    Excelente articulo!! Preciso y altamente informativo! Esperamos los próximos!!