Zanardi: Oro olímpico sobre 3 ruedas en Brands Hatch

El ex-piloto italiano de Fórmula Uno y dos veces campeón del torneo CART en Estados Unidos, Alessandro “Alex” Zanardi, alcanzó en el histórico circuito británico de Brands Hatch el mayor triunfo du su vida; la medalla de oro olímpica en la prueba contrarreloj individual en bicicletas de mano H4, para deportistas con amputaciones que no pueden utilizar las piernas para pedalear.

Casi 11 años después de su terrible accidente el 15 de septiembre de 2001 en el circuito alemán EuroSpeedway en Lausitz, en el que casi muere y perdió las dos piernas por encima de la rodilla, Zanardi venció otro desafío en una pista y se convirtió en el primer campeón de la historia sobre 4 y 3 ruedas (las bicicletas H4 son en realidad un tipo de triciclo), con un vehículo diseñado por él mismo.

El único antecedente parecido es el del inglés John Surtess, cuatro veces campeón mundial de motociclismo (2 ruedas) en 1956, 58, 59 y 60, y de Fórmula Uno en 1964.

A los 45 años, en el exigente y sinuoso trazado de Brands Hatch -en el pasado uno de las circuitos clásicos de la Fórmula Uno- Alessandro ganó el Gran Premio más significativo de su largo camino en las pistas, que inició en karts y siguió en Fórmulas, autos de producción (Turismo) y ahora en el ciclismo paralímpico de carretera.

El corajudo deportista llegó a la Fórmula Uno el mismo año, con el mismo equipo, el mismo auto e igual número, que el luego siete veces campeón, Michael Schumacher, pero un mes después que el alemán; el 29 de septiembre de 1991 en el Gran Premio de España disputado en la pista catalana de Montmeló. Terminó en un auspicioso noveno lugar.

“Schumi” había debutado con el Jordan-Ford 191 el 25 de agosto en la pista belga de Spa-Francorchamps y gracias a su notable actuación (séptimo en clasificaciones) fue contratado por Benetton, dejando el puesto libre para Zanardi.

Pero el paso de Zanardi por la máxima categoría del automovilismo fue lacustre en resultados. En los tres años siguientes, primero con la ineficiente escudería Minardi en 1992 y luego en Lotus (93-94) apenas consiguió un punto; sexto en el GP de Brasil de 1993.

Sin opciones en F1, se exilió en Estados Unidos donde desplegó una regularidad y un manejo excepcional tanto en pistas como en óvalos. Fue entonces tercero y el mejor novato del torneo CART en 1996 y consiguió consecutivamente la corona en 1997 y 1998 con la escudería de Chip Ganassi, dominando abrumadoramente.

Sus triunfos le abrieron de nuevo las puertas de la Fórmula Uno; esta vez con un contrato de dos años en la escudería Williams desde 1999. Pero nuevamente,el italiano se estancó debido a problemas técnicos del auto y su inadaptación a la categoría. No consiguió puntos y su mejor resultado fue un séptimo lugar en Monza donde largó cuarto y alcanzó a estar segundo. Al final del año fue licenciado e indemnizado por Williams.

Alessandro se tomó libre el año 2000 y lo dedicó a su familia y a su recién nacido hijo Niccolò. Buscó una nueva oportunidad en Cart y regresó al campeonato en 2001 con el equipo del inglés Morris Nunn, pero sin mayores resultados.

En su mejor carrera, el 15 de septiembre de 2001 en la pista óvalo de Lausitz, en Alemania, Zanardi lideraba la carrera en las vueltas finales, cuando sufrió un gravísimo accidente que casi le cuesta la vida. Luego de su última parada en pits y cuando regresaba a la pista, aceleró bruscamente y perdió el control del auto. El piloto canadiense Patrick Carpentier logró evitarlo, pero su compatriota Alex Tagliani no, y el monoplaza de Zanardi sufrió un violento impacto lateral, trás la rueda delantera.

El choque partió el auto por la mitad y en la colisión el piloto italiano perdió un 70% de su sangre, se fracturó la pelvis y sus pies se desintegraron a causa del impacto. En el helicóptero en que era transportado al hospital tuvo 7 paros cardíacos y para salvar su vida, las piernas tuvieron que serle amputadas por encima de la rodilla, en una operación que duró tres horas. Estuvo en coma tres días y todos creían que su vida en los autos de carrera había terminado.

Pero la determinación del piloto italiano demostró lo contrario.

Primero le fueron adaptadas dos prótesis y luego siguió un ambicioso programa de rehabilitación. Zanardi consiguió diseñar y construir sus propias piernas a la médida, en vista de las limitaciones de las prótesis comerciales. De esta forma logró establecer el peso y la rigidez y tensión de sus piernas ortopédicas para poder volver a competir en autos.

Dos años después del accidente, en 2003, Zanardi volvió a la pista y al mando de un monoplaza con los controles de frenos y acelerador adaptados al timón, completó en el óvalo de Lausitz las 13 vueltas finales de la prueba en que perdió sus piernas, llegando a conseguir velocidades superiores a los 300 kmt/hora en su gesta. Según sus tiempos, hubiera clasificado quinto en la grilla.

Entonces decidió volver a competir y un séptimo lugar en Monza en una prueba de turismo, lo persuadió de sus posibilidades. Participó desde 2004 en el Campeonato Europeo de autos de Turismo con el equipo BMW Italia-España, ganó su primera carrera en 2005 (precisamente en Lausitzring).

Igualmente se inscribió en el Mundial de autos de Turismo (WTCC) y volvió a triunfar en Estambul en 2006 y Brno (República Checa) en 2008 y 2009. Al final de ese año anunció su retiro del campeonato para enfrentar un nuevo desafío: competir de tiempo completo en las pruebas de bicicleta de mano y ganar en los juegos paralímpicos de Londres en 2012.

Zanardi no sólo compitió en autos de turismo sino que en noviembre de 2006 volvió a conducir un monoplaza de Fórmula Uno en ensayos privados de la escudería BMW-Sauber en la pista de Valencia, gracias a controles especiales adaptados al timón. El piloto explicó al final de las sesiones que el principal problema que tuvo fue controlar con la mano derecha el derrapaje en las curvas, mientras con la izquierda operaba el acelerador.

La bicicleta de mano la descubrió Alessandro en 2007 y terminó cuarto en la maratón de Nueva York, con sólo cuatro semanas de entrenamiento previo. Inmerso en el nuevo deporte, en 2009 participó en los campeonatos mundiales de para-ciclismo en carretera y ese mismo año ganó la maratón de Venecia, en la categoría de discapacitados. Al año siguiente venció en la maratón de Roma y en 2011, en su cuarto intento, triunfó en Nueva York.

Y en 2012, Alessandro Zanardi alcanzó su objetivo y demostró nuevamente que no hay imposibles en su camino. En Brands Hatch, donde 21 años atrás había competido en Fórmula 3000 y en 2008 en turismo, ganó la medalla de oro en la prueba contrarreloj de los Juegos paralímpicos en Londres con 27 segundos de ventaja sobre el segundo y a una velocidad promedio de 38.652 km/hora.

El italiano es un hombre feliz y agradecido con la vida, que considera que su gran talento es la curiosidad. De hecho, su discapacidad lo ha convertido en un atleta fuera de serie y en un in quieto y exitoso diseñador, de prótesis, bicicletas y karts.

Su logro olímpico no es el último. El nuevo desafío de Zanardi ya fue anunciado. El italiano dijo tras ganar la medalla de oro que quiere participar en 2013 en la 97 edición de las 500 Millas de Indianapolis, prevista el 26 de mayo próximo.

El famoso óvalo no es una pista difícil. Se conduce permanentemente a fondo (a 350 km/hora en promedio) y tiene cuatro amplias curvas que giran a la izquierda y tienen peralte exterior a la derecha. Como antecedente interesante, el piloto tejano Johnny Rutherford, ganador tres veces de la prueba, triunfo por última vez en 1980 -a los 42 años- conduciendo con el brazo derecho semi-inmovilizado por una fractura.

Alessandro Zanardi correría nuevamente con el equipo de Chip Ganassi, quien ya dijo que nada le alegraría más que tenerlo en su escuadra, a la que el italiano le dió grandes triunfos junto a Jimmy Vasser. Precisamente este le había prometido que si ganaba en Londres lo llevaría a correr en Indy en 2013.

“La posibilidad se ha discutido seriamente con Jimmy. Alex ha estado fuera de un Fórmula muchos años y tendrá que adelantar un plan apropiado de pruebas para poder estar en Indy”, señaló Ganassi.

Pero después de 2001, Alessandro ha superado y vencido las pruebas más inimaginables. Conociendo la talla de este campeón de excepción, ejemplo universal de superación y para el cual no hay límites, correr por primera vez las 500 Millas de Indianapolis en 2013 no es un imposible. Es una nueva aventura que le inspirará otro sueño. Es simplemente cuestión de tiempo.

Raices: Desde 2004, Alessandro Zanardi creó su propia línea de karts, deporte en el que se inició y considerado la antesala del automovilismo y de las categorías de Fórmulas. Sus chasises han ganado los campeonatos europeos y los Mundiales de Karts en 2010 y 2011 gracias al piloto holandés Nyck de Vries, miembro del programa de jóvenes talentos de la escudería McLaren.

Comments are closed.