Catando con maestros

En abril, vinos por mil!

Es mi aforismo y se cumple a cabalidad todos los años. No se trata de una simple parodia del popular adagio castellano “en abril, aguas mil” -que también se corresponde con la primavera londinense- sino uno de los períodos más interesantes, dinámicos y desafiantes del año vinícola.

Cada mes trae su ritmo. Marzo es la fecha para Vinalies Internationales en Paris, Thessaloniki International Wine Competition en Grecia y Bacchus en Madrid, tres renombrados concursos organizados por los enólogos de Francia, los enólogos de Grecia y la Unión Española de Catadores, respectivamente. Todos siguen las normas y las fichas de calificación de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y son verdadera cata ciega porque únicamente se conoce la añada del vino. Este tipo de cata es el ejercicio mental y organoléptico más exigente.

Abril se convierte en una vida entre copas...y botellas

Abril se convierte en una vida entre copas...y botellas

Y luego llega abril, con su “velocidad de crucero”, que comienza en Burdeos con la degustación de los vinos en proceso de crianza (llamadas “en primeur”), pasa por Londres con el International Wine Challenge (IWC) y el Decanter World Wine Awards (DWWA), los dos concursos más importantes de Gran Bretaña y del mundo debido a su relevancia y volumen de  muestras (más de 25.000 vinos entre los dos!), y termina en la costa azul francesa, en Cannes, con el Mundial del Vino rosado.

Cada año el IWC es para mi una cita obligada y para Rincón de cata un complejo e intenso trabajo, catando a ciegas y a lo largo de dos semanas, centenares de vinos provenientes de cincuenta países.

Siempre he considerado que cada evento y concurso vinícola nacional o internacional es un aporte al mundo del vino y para los catadores una nueva enseñanza. Algunos tienen más importancia y tradición, pero todos tienen su valor específico.

El IWC es uno de los primeros (fue creado en 1984) y me es muy cercano. Es el primer gran concurso internacional de vinos en que estuve catando, invitado en 2004 por sus fundadores, los reconocidos autores y expertos Charles Metcalfe y Robert Joseph, quienes crearon la revista Wine International, hoy extinguida y con quienes había compartido en distintas catas temáticas en Londres. Dos años después fui promovido a Jurado senior.

Ambos, al igual que el famoso escritor de vinos Oz Clarke y el Master of Wine Tim Atkin, siempre han apoyado mi trabajo en el mundo del vino. Robert Joseph está ahora vinculado a otra competencia, MUNDUS Vini, que con más de 6.000 muestras anuales es el más extenso patrocinado por la OIV y al cual también asistimos desde 2008.

Hoy, el IWC tiene una dirección colegiada, de la que hacen parte Charles, Oz, Tim, y los Masters of Wine, Derek Smedley, Peter McCombie y Sam Harrop. Con todos ellos estuvo catando Rincón de cata esta semana.

Rincón de cata con los grandes

Rincón de cata con los grandes

Es un concurso único y muy exigente porque la primera semana es un proceso selectivo entre más de 12.000 muestras, de los vinos que tendrán derecho a una medalla. En la segunda semana se vuelven a catar los vinos seleccionados para atribuir esas medallas,otorgar la calificación definitiva y redactar para cada vino premiado las notas de cata que serán publicadas en un libro anual: “The IWC’s World’s Best Wines”. La escala de valoración es sobre 100 puntos y otorga la medalla de oro a vinos calificados entre 95-100, plata (90-94) y bronce (85-89).

Cada mesa de cata (panel) está integrado por un mínimo de cuatro catadores, entre ellos un presidente y un jurado senior, y cata diariamente un promedio de 100 vinos provenientes de distintos países y regiones, pero conociendo informaciones relevantes como su origen, la cepa o cepas (cuando es un ensamblaje), el grado alcohólico y el contenido de azucar residual. Ese conocimiento previo le permite a los más de 400 catadores invitados, concentrar más su análisis organoléptico.

La mayoría de los presidentes de mesa son Masters of Wine o personalidades del vino con muchos años de experiencia en el mercado británico, al cual está enfocado el concurso. Fuera de los reconocimientos a los vinos, también se premia a los mejores productores, a la personalidad del año, al mejor importador, los mejores vendedores y otros apartados como las bodegas más ecológicas o los vinos orgánicos.

Pero abril aún no termina. Desde este lunes Rincón de cata estará catando en el concurso organizado por la revista Decanter, el DWWA, que preside otra gran personalidad del vino, Steven Spurrier, quien fundó en 1973 la Academie du Vin (Academia del vino) en Paris y organizó en 1976 el llamado “Juicio de Paris“; la famosa cata que enfrentó los vinos franceses y de California, que sorpresivamente ganaron los estadounidenses.

Steven, al igual que Charles Metcalfe y Robert Joseph, ha seguido y apoyado el proceso de Rincón de cata y me invitó a participar como catador en 2006, dos años después de creado el concurso.

Sin cumplir aún su primera década, el DWWA es el concurso que recibe la mayor cantidad de muestras en el mundo; más de 13.000 anualmente.  Para su calificación, los catadores son repartidos por áreas de experticia que corresponden a países y regiones vinícolas específicas. Rincón de cata integra el panel de expertos en vinos de España que es uno de los países con mayor participación.

Se cata en promedio un centenar de vinos al día y se trabaja en mesas de cata de entre tres y cuatro personas, bajo la orientación de una presidencia regional del panel, en nuestro caso compartida entre el reconocido escritor y experto en vinos de España, John Radford y mi ex-colega en BBC, la Master of Wine, Sarah Jane Evans, especializada en vinos de Jerez.

A los catadores se les entrega información muy completa de los vinos (añada, región de origen, cepas y precio de venta en el mercado británico), para que tengan en cuenta el ratio calidad/precio. Se sigue la escala de calificación hasta 20, según el formato británico creado hace varios años por el departamento de vinos finos de la mundialmente famosa casa de subastas Christie’s para la cual Steven Spurrier elaboró los cursos de cata.

Junto a otros 250 catadores de diferentes países del mundo, nuestras papilas tienen por delante una intensa semana por delante. Salud!

* CONCURSOS: En el mundo hay anualmente más de medio centenar de concursos de vino, pero la relevancia va desde internacional hasta local. A lo largo de la última década, Rincón de cata, ha participado en una veintena, en 15 países, incluyendo los más importantes. Todos ellos tendrán una referencia apropiada en el sitio internet, pero como adelanto les comparto el artículo publicado en 2008 por BBC en español, Vinos “dorados” de América Latina, que informa sobre tres de ellos.

3 comentarios en “Catando con maestros”

  1. Edelina dice:

    since this is my 1st visit to your website, i simply wished to say greetings! wonderful website incidentally.http://www.divulgaemail.com

  2. alicia jadid dice:

    Hola,Juan Carlos
    Gracias por mostrarnos el mundo del vino en el que has tenido la fortuna de poder participar y degustar lo mejor.
    yo como sommelier y gastronoma lo aprecio bastante algun dia espero poder tener un conversatorio con tigo para saber mas ok.
    salud……

  3. Eric dice:

    Hola Juan Carlos
    Super-interesante tu blog!…
    Tengo que adquirir la costumbre de leerlo.
    Se lo voy a recomendar a mi sócio Jair Melo en Bogotá, cuyo hijo es somelier en su restaurante y apunta maneras …
    Un abrazo