Champy 2010, calidad de la Borgoña

Próximo a cumplir 300 años, Champy es el primer productor-negociante histórico en Borgoña y conserva el carácter familiar y apasionado de sus fundadores en 1720. Esa es una de sus fortalezas.

Su añada 2010, recien presentada en Londres, demuestra un nuevo paso adelante en calidad y en la recuperación del ilustre nombre, tarea que adelanta desde hace 20 años su jóven y dinámico propietario Pierre Meurgey.

Champy es una casa que sigo desde hace varios años y puedo afirmar que si sus vinos de la añada 2009 son un ejemplo de elegancia y equilibrio en una cosecha excepcional, los de la cosecha 2010 representan fielmente a la región y expresan el credo burgiñón: “el terroir”. Y debo advertir que los vinos tintos aún no terminan su crianza y no están embotellados. Pero tanto los tintos del Pinot Noir como las blancos de Chardonnay, son supremos en 2010.

Vinos tintos 2010 de la casa Champy (Foto: rincondecata.com)

Las dos últimas semanas han sido intensas para los principales productores burguiñones en Londres, presentando “en primeur” (anticipadamente) los vinos de la cosecha próxima a salir al mercado; la 2010.

Usualmente la cita anual tiene una gran cata general con casi un centenar de productores presentando sus vinos, pero en 2012 la Oficina Interprofesional de los Vinos de Borgoña (BIVB) reorientó su estrategia y canceló el evento para concentrar el presupuesto en la organización del gran evento del año, los “Grandes días de Borgoña” del 19 al 24 de marzo.

Además, y tal vez lo más importante, la sensacional añada 2009 está prácticamente vendida y muchos productores prefirieron mostrar la siguiente, aún en proceso. Como resultado las casas de Borgoña trajeron sus amplios portafolios y Champy, con medio centenar de etiquetas entre vinos blancos y tintos, fue una de las destacadas.

Pierre Meurgey considera que mientras 2009 “es una añada que se benefició de un ciclo perfecto de la viña durante todo el año, 2010 es una añada mas clásica y tuvo más lluvia en el verano con lo cual los mejores terroirs -los de mayor drenaje y mejor exposición- se aprovecharon de la calidad y produjeron los mejores vinos”.

En ese sentido es interesante constatar que llovió más en la Côte de Nuits que en la Côte de Beaune y esa circunstancia climática tiene un claro efecto; a mi juicio en 2010, globalmente la Côte de Nuits produjo los mejores vinos tintos, densos y concentrados, y ello tiene estrecha relación con los grandes terroirs del norte burgiñón.

En el caso de Champy confieso mi preferencia por los Grandes Crus Echezeaux y Charmes Chambertin, el Gevrey Chambertin 1er Cru Les Cazetiers y el Vosne Romanée 1er Cru Les Suchots, que son vinos excepcionales y cautivadores por la calidad de su fruta, su expresión mineral y la elegancia de sus taninos. El inconveniente es la reducida producción de estos exclusivos vinos, de los cuales Champy únicamente alcanza a sacar a la venta entre 600 y 1000 botellas.

Selección de los mejores vinos tintos de Champy 2010 (Foto: rincondecata.com)

Mis preferidos dentro de los 34 vinos tintos 2010 presentados por Champy

Dimitri Bazas, el enólogo de Champy desde hace 12 años, me recordó otro hecho a tener en cuenta. “2010 es una añada que tuvo muchos cambios climáticos y problemas en la floración, por lo cual en Borgoña se produjo un 30% menos en volumen. Se trabajó mucho y se llegó a tiempo a la madurez pero con menos rendimientos. Los vinos tienen más estructura, buena acidez y gran cuerpo y densidad. Será una gran añada, de clasicismo mayor al 2009 que produjo vinos con taninos dulces y poca acidez”.

La cata me permitió constatar esa diferencia y apreciar que es más fácil encontrar la fuerza del terroir en la añada 2010 que en la 2009. Cuando hay buena acidez y estructura no se necesita forzar la vinificación y el terroir se expresa mas, sin que el enólogo o vinificador tenga que esforzarse para conseguir color y concentración.

“Es una historia de grandes terrenos y ellos están en la Côte de Nuits. Gevrey Chambertin, Vosne Romanee y Echezeaux, son excepcionales. En 2010 los rendimientos no fueron de 35 hectólitros/hectárea como es usual sino entre 20 y 25, entonces se obtuvo gran densidad y grandes botellas”, anota Dimitri Bazas.

Champy tiene su sede en Beaune, la capital de la Borgoña, y en 2010 sus vinos de la Côte de Beaune son igualmente destacados y expresivos. Dentro de ellos, es notable la complejidad y fuerza del Corton Gran Cru Bressandes, el balance y expresividad del Pommard 1er Cru Les Grands Epenots, el carácter mineral y especiado del Beaune 1er Cru Aux Cras y la redondez e intensidad frutal de los Pernand Vergelesses 1er Cru.

Una parte de esa expresividad tiene que ver con el crecimiento de Champy en los últimos dos años. En 2010 Pierre Meurgey adquirió el reconocido dominio Laleure Piot (10 hectáreas) con excelentes viñedos alrededor de la colina de Corton y en Pernand Vergelesses. “Ahora tenemos 28 hectáreas propias, la mayoría en conversión a agricultura biológica y la mayor parte de la zona de Corton y Pernand Vergelesses fueron incorporadas. Todos esos vinos salen de ese dominio y son viejos viñedos de más de 50 años que se convirtieron desde el primer año a la agricultura biodinámica y biológica”, me explicó Meurgey.

Pierre Meurgey (der.) y Dimitri Bazas (Foto: rincondecata.com)

La clave del éxito en Champy

Además, el año pasado Champy adquirió un pequeño dominio en Volnay, el monopolio Premier Cru Clos de La Chapelle, también de viñedos antiguos.

Gracias a la expansión, a partir de la añada 2010 Champy diferencia claramente los vinos que provienen de viñedos propios y los destaca en la etiqueta como Domaine Champy (Dominio). Y cuando son producidos a partir de uva comprada -como es el caso de los Grandes Crus de la Côte de Nuits- los vinos están marcados únicamente Champy.

La histórica casa productora presentó en Londres 48 vinos diferentes, 41 de ellos bajo la etiqueta Champy, 4 de Laleure-Piot y 3 del Dominio Clos de la Chapelle.

La tercera parte de la muestra, 16 vinos, eran blancos; la otra cara ilustre de Borgoña y expresión del mejor Chardonnay del mundo.

Y entre los vinos blancos, la añada 2010 puede ser considerada extraordinaria y muy homogénea. En mi concepto, los vinos de esta añada son muy puros, de gran frescura y con una gran energía y complejidad.

“Los blancos del 2009 son más opulentos y sexy”, explica Pierre Meurgey quien afirma que los vinos blancos del 2010 son una sorpresa. “Tienen gran clase, son muy elegantes y se pueden beber desde ahora”, asegura.

Como purista me cuesta mucho trabajo empezar a beber los blancos 2010. Dada la expresividad que encontré en el extraordinario Gran Cru de Corton Charlemagne del dominio, el complejo y profundo (aunque cerrado en este momento) Chassagne Montrachet 1er Cru Les Chenevottes y el elegante y armónico Pernand Vergelesses 1er Cru En Caradeux, recomiendo darles al menos 5 años de guarda para apreciarlos en su complejidad, y en el caso del Corton Charlemagne, la añada amerita dejarlo en la cava hasta 2020 como mínimo.

Selección de vinos blancos de Champy 2010 (Foto: rincondecata.com)

En 2010, los vinos blancos de Champy son excelentes.

La singularidad del terroir, el carácter propio del terreno, es la gran riqueza y el mosaico de los vinos de Borgoña, y al igual que los tintos, los blancos 2010, tienen gran clase. Pierre Meurgey considera que ello está relacionado con la añada; “hay que recordar que en 2010 se obtuvieron niveles muy elevados de acidez y las fermentaciones maloláticas fueron muy tardías. Algunas se terminaron casi en el momento de la cosecha 2011 (septiembre-octubre) y en este momento algunos de los vinos están terminando su crianza en barricas y toneles. Hay que esperar y darles tiempo de evolución antes de embotellarlos a partir de febrero y algunos hasta julio”, afirma el dueño de Champy.

Después de las catas de vinos de Borgoña, comparto el optimismo de Pierre Meurgey sobre la añada 2010, que indudablemente superará, como en Burdeos, a su emblemática predecesora 2009. Y algo muy importante es la homogeneidad de blancos y tintos, sobresaliente en Corton, los únicos Grandes Crus de la Côte de Beaune.

* La casa Champy fue fundada en 1720 en Beaune. En 1990 Pierre Meurgey su padre Henry, experimentado vinificador y enólogo en Borgoña, adquirieron el negocio. Los dominios suman hoy 28 hectáreas propias, todas ellas en la Côte de Beaune y de las cuales 1.3 corresponden a Grandes Crus. La mayor parte de los viñedos de Champy están aprobados como agricultura biológica y en 2013 la totalidad debería ser certificada.

3 comentarios en “Champy 2010, calidad de la Borgoña”

  1. Just as good as your last post. Do you accept advertisers?

  2. Superb! Ya lo retuitee, y lo comparti con mis seguidores en Facebook. Ya me debes un Ardbeg, y una botella cada uno de los 1er Cru…