Frank Williams pierde la cabeza

La victoria no ha acompañado a Williams en los últimos años y su dominio en los 80 y 90 parece hoy cosa del pasado, pero la escudería sigue siendo una de las grandes de la Fórmula Uno y sus laureles están intímamente ligados a su ingeniero estrella Patrick Head.

Head, co-propietario y fundador con Frank Williams, se retira totalmente del trabajo en el equipo y de su junta directiva después de 34 años, como uno de los ingenieros más exitosos, prolíficos e innovadores de la Fórmula Uno. La decisión se había tomado en diciembre y es efectiva desde 2012.

Patrick Head, co-fundador de Williams (Foto: williams F1)

Los autos Williams llevan las siglas FW (Frank Williams) y tuvieron el cérebro de Head en su diseño; un duo genial.

La escudería fue oficialmente fundada el 8 de febrero de 1977 por Sir Frank Williams con un 70% de las acciones y Patrick Head con el restante 30% y responsable del diseño. La primera temporada se corrió con un chasis March de fábrica pero en 1978 gracias al patrocinio de capitales árabes y de la compañía Saudi Airlines, Head diseñó el primer modelo propio, el FW06, con el que se inició la larga historia de la escudería.

El primer F1 diseñado por Head; el Williams FW06 (Foto archivo)

Alan Jones en Mónaco 1977. Tres años después fue campeón mundial.

No se debe olvidar nunca que en Fórmula Uno los laureles los consiguen los pilotos y los campeonatos los equipos, pero la victoria depende de un real trabajo en equipo en el que los héroes anónimos son los ingenieros. Un piloto extraordinario poco podrá hacer al mando de un auto mediocre y al contrario, un piloto apenas corriente podrá conseguirlo todo con un auto fuera de serie. La historia de la Fórmula Uno está llena de ejemplos.

Patrick Head era el último ingeniero activo de la generación dorada de los años 70 en la Fórmula Uno; la de Colin Chapman y Harvey Postlethwaite (ya fallecidos), John Barnard, Robin Herd, y los sudafricanos Gordon Murray y Rory Byrne. Llegó en el momento del efecto suelo y se retira en la época de la telemetría, los ordenadores, los dispositivos electrónicos, los materiales cerámicos y la gestión electrónica del motor.

Ingeniero mecánico especializado en chasises gracias a su trabajo inicial con el constructor británico Lola, los autos diseñados por Head siempre se caracterizaron por líneas puras y sencillas, de gran aerodinámica y fluidez. La idea primordial fue siempre la busqueda de un perfecto balance entre el chasis y el motor, bien fuera atmosférico o los monstruos turbocargados.

El Williams FW07 (Foto: picasaweb.google.com)

El suizo Clay Regazzoni logró en 1979 en Silverstone la primera victoria de Williams.

Gracias a su dinámica innovadora, durante los años 80 y 90, los autos Williams se beneficiaron de relaciones privilegiadas con motoristas como Honda y Renault y dominaron la categoría. La última asociación victoriosa fue con BMW y a partir del año próximo se espera una vuelta al primer plano con los propulsores Renault, el tercero más victorioso de la categoría y campeón en los dos últimos años con Red Bull.

A Patrick Head le llegó la edad legal de retiro -los 65 años- y Frank Williams literalmente se queda sin cabeza, confiando en que la restructuración de su escudería con el controvertido Mike Coughlan a la cabeza del diseño, le devuelva pronto su lustre. Coughlan, ex-ingeniero de McLaren entre 2002 y 2007 ya pagó su culpa por el involucramiento en el escándalo de espionaje para Ferrari, pero nunca tuvo la dimensión técnica de Head.

El dominante Williams FW11B-Honda turbo (Foto: picasaweb.google.com)

El brasileño Nelson Piquet consiguió su tercer título con Williams en 1987.

Las estadísticas no mienten. Entre 1977 y 2011, Patrick Head diseñó o dirigió la construcción de 27 modelos del equipo, desde el FW06 de la temporada 1978 hasta el FW33 del año anterior. Gracias a ellos, Willliams se convirtió en una de las cuatro más importantes escuderías de la historia, ganó 9 campeonatos mundiales de constructores y siete títulos de pilotos, venció en 113 Grandes Premios y logró 126 poles y 130 vueltas más rápidas.

En los años 80 Patrick Head construyó los Williams que rivalizaron con los McLaren de su gran amigo John Barnard, y en los 90 continuó el éxito fabricando los autos dominadores de la década en colaboración con otro ingeniero ilustre que reclutó, Adrian Newey. El entendimiento fue perfecto y los autos tuvieron un nivel de superioridad similar al del McLaren MP4 de los años 80, el Ferrari de la época Schumacher o el Red Bull de hoy. Cinco títulos (1992, 93, 94, 96, 97) lo atestiguan.

El último Williams campeón, el FW19 (Foto:picasaweb.google.com)

El canadiense Gilles Villeneuve, último campeón mundial con Williams en 1997.

Los triunfos volvieron de 2001 hasta 2004, pero a partir de allí el equipo se estancó. Como el propio Frank Williams lo reconoció en su mensaje de despedida y agradecimiento, durante sus 34 años trabajando en la escudería, Patrick Head fue el líder del equipo técnico que ganó la mayoría de carreras y campeonatos.

Aunque Head  no estaba al frente del departamento técnico después de mayo de 2004, su legado ya estaba escrito. En 2011 había vendido la mayoría de sus acciones en el equipo e iniciado su retiro debido a diferencias con el nuevo e impopular presidente de Williams, Adam Parr, responsable de haber puesto la escudería en la bolsa de valores para conseguir capitalizarla.

Pero el aporte de Head supera las fronteras de Williams. Bajo la orientación técnica de Patrick Head, el equipo fue un innovador tecnológico desarrollando las suspensiones activas, las cajas semiautomáticas y los chasises con materiales compuestos, resinas y fibras de alta resistencia.

El nombre de Head también está directamente relacionado con los más importantes equipos a través de sus alumnos. Además de su contribución siempre innovadora, tuvo bajo sus ordenes y guió  a la mayoría de los grandes ingenieros de la Fórmula Uno de hoy; Adrian Newey (Red Bull), Neil Oatley (McLaren), Ross Brown y Geoff Willis (Mercedes).

El colombiano Juan Pablo Montoya logró en 2004 en Brasil la última victoria con un Williams.

En la carrera de Patrick Head con Williams hay pocos puntos negros y sus chasises -contadas excepciones- fueron modelo de confiabilidad. Compartió los grandes momentos de triunfo y las épocas en blanco por falta de motores competitivos, los títulos que se esfumaron (1981, 1986, 1994) y los procesos dolorosos como el accidente que paralizó a Sir Frank en 1986 y obligó a Head a hacerse temporalmente cargo del equipo, y la trágica muerte de Ayrton Senna durante su tercer Gran Premio con el equipo Williams, en Imola en 1994.

La justicia italiana determinó en abril de 2007 que Head fue responsable de la muerte del brasileño, al dictaminar que el accidente fue causado por una falla de la columna de la dirección y que la falla se debió a un mal diseño y a modificaciones mal hechas. Esa responsabilidad correspondía a Head, quien fue culpado de homicidio involuntario por falta de control, pero los terminos del juicio ya se habían cumplido pues pasaron 13 años del accidente cuando se dio el veredicto. La duda siempre existirá pues se dice también que Senna mismo había pedido la modificación que adelantaron Head y su diseñador Adrian Newey en el auto.

Es cierto que los últimos años de Williams desde 2005 se parecen a una travesía del desierto, sin mayor brillo y más cerca de la supervivencia que de la gloria del pasado. Pero esos procesos los sufren los grandes equipos y casi siempre se superan. Ferrari esperó por un título de pilotos entre 1979 y 2000 (21 años) y por el de constructores entre 1983 y 1999, McLaren no gana en constructores desde 1998 y tuvo que esperar nueve años -de 1999 a 2008- para ganar un título de pilotos.

Williams todavía tiene tiempo por delante, pero Patrick Head, uno de sus cérebros fundadores ya no tendrá participación en esa nueva historia.

* Como accionista minoritario de Williams, Patrick Head seguirá involucrado en otras funciones, entre ellas director de Williams Hybrid Power, una empresa subsidiaria que desarrolla tecnologías para usos comerciales en buses y trenes. Pero además, seguirá siendo asesor de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para temas relativos a motores y reducción de costos tecnológicos.

2 comentarios en “Frank Williams pierde la cabeza”

  1. Juan Carlos Salgado dice:

    Muy buena y oportuna la nota, Juan

  2. Difícil panorama para una escudería que no ha ganado una carrera en tantos años. ¡Buen blog!