Giro 2020 con Vini d’Italia: Pecorino (IGT)

El italiano Diego Ulissi venció en el embalaje en Monselice al líder portugués Joao Almeida y consiguió su segunda victoria en el Giro d’Italia que llegó a la región del Veneto y este sábado tendrá la segunda etapa contra-reloj entre Conegliano y Valdobbiadene, sobre 34,1 kms a través de las colinas y viñedos del famoso vino espumante de Prosecco.

Almedida mantuvo la maglia rossa p0r undécimo día consecutivo y logró valiosos segundos de bonificación, extendiendo su ventaja en la clasificación a 40″ sobre el holandés Wilco Kelderman y de 49 sobre el español Pello Bilbao, antes de dos etapas cruciales; la del sábado y la dura de montaña el domingo.

Hablando de montañas, el vino de la etapa 13 es un blanco especial, un varietal de una uva con nombre de queso famoso y además relacionada con él: Pecorino.

Actualmente es el vino blanco autóctono con la mejor tendencia en Italia y ganando mercados internacionales debido a sus aromas florales de acacia y jazmín, buen cuerpo, frescura, mineralidad y bajo grado alcohólico.

La Pecorino es una uva de maduración temprana, actualmente en crecimiento en las regiones costeras y de ladera de Abruzzo y Marche donde se cultiva desde hace siglos pero que debido a la mayor productividad había sido remplazada por la Trebbiano y estaba a punto de desaparecer. De hecho, en los años 80 se logró salvar varias vides y luego de multiplicadas se empezó a producir vinos tras una década y extender las plantaciones. Hoy las hay también en Umbria y Toscana y en total cubren más de 1.200 hectáreas.

Entonces es otra variedad que se beneficia de la tendencia general en los grandes países productores como Italia, España y Francia, a rescatar uvas autóctonas o minoritarias, y de la nueva dimensión de la gastronomía internacional, siempre en búsqueda de nuevos aromas y sabores. El vino de nuestra cena, de color amarillo claro, seco y ligeramente mineral, acompañó una deliciosa cazuela de mariscos con arroz blanco aderezado con unos toque cítricos de sumac; un Pecorino 2018 de Indicación Geográfica Típica (IGT) producido en Terre di Chieti, en Abruzzo, al sur de Pescara.

Es un vino que se consigue entre US$8-10, galardonado con medalla de oro el año anterior en el importante concurso Berliner Wein Trophy, el más importante del mundo para los vinos de tipo genérico o de la llamada gama baja y media -de precios más módicos- destinados a la venta en los grandes supermercados europeos. Es un concurso en el que cato desde hace siete años, pero debido a mi cirugía de corazón estuve ausente el año anterior y este 2020, con lo cual nunca estuvo en mi mesa de cata y mi valoración no tiene sesgo.

Cuando el vino proviene de las laderas de montaña y suelos calizos, es generalmente más alto en alcohol y de mayor cuerpo que el Trebbiano, en algunos casos recordando por su mineralidad al Sauvignon Blanc, con aromas de higos, melón verde y algo de grosella. En esta categoría se incluyen los únicos DOC autorizados, los Pecorino de Offida. El nuestro, por provenir de una zona más plana tenía aromas más frescos de lima y tierra húmeda. Con la cazuela y las notas de pimienta y tomate fue el socio perfecto y con un pescado al gengibre sería igualmente estupendo.

Ahora bien, el nombre Pecorino que significa “ovejita” está más asociado con el queso Pecorino que se elabora con leche de oveja, es de pasta dura y sabor salado, y se emplea en la cocina italiana, en salsas o para gratinar. La relación etimológica de la uva tiene que ver con el hecho de que las vides eran alimento favorito para los rebaños de ovejas. Y casualmente, la salinidad del queso pecorino armoniza muy bien con la mineralidad del vino pecorino. Ese contraste me queda para una próxima cena. Salute!

* Información de la uva pecorino (en inglés): www.vinepair.com/articles/everything-you-need-to-know-about-pecorino-wine/

Comentar este artículo